lunes , junio 17 2019
Inicio / Impreso / La prensa debe publicar denuncias

La prensa debe publicar denuncias

Leo Rubín, candidato a vicepresidente.
Leo Rubín, candidato a vicepresidente.

La actitud de los medios de comunicación, que minimizaron en sus ediciones la denuncia hecha por una indígena en contra del candidato a vicepresidente por la alianza “Ganar”, Leo Rubín, solamente demuestra que el corporativismo está más vigente que nunca y que pesó que el denunciado fuera el hijo de un hombre de prensa muy respetado como es el dueño de Radio Ñandutí.

ASUNCIÓN.- Ahora resulta que los medios que han dado espacio a la denuncia de violación, por parte de una indígena en contra de Rubín, son atacados como amarillistas. Cuando que la cosa debería ser al revés; esos que ocultan los hechos y callan a la supuesta víctima son quienes tendrían que ser cuestionados y criticados por su afán corporativista de proteger al hijo de un colega respetado como es Humberto Rubín.

Según esta prensa “amiga”, este escándalo forma parte de una campaña sucia de cara a las elecciones generales de abril, en donde el denunciado competirá por la Vicepresidencia de la República, como candidato de la alianza opositora. Pero nos resulta muy fácil imaginar que si quien hubiera sido denunciado fuera el otro candidato a vicepresidente, Hugo Velázquez, de la ANR, el tema hubiera sido principal titular de tapa de los diarios ABC y Última Hora.

Lo cierto es que la misión más importante que tiene la prensa es informar lo que ocurre, y mucho más cuando se trata de un posible delito, sin importar que el sospechoso sea una persona reconocida o Juan de los Palotes. Tampoco importa quién sea la supuesta víctima, blanca, indígena o africana.

Claro que, a fuer de sinceros, ocupa mucho más espacio cuando la denuncia afecta a una persona pública, pero eso ocurre en cualquier parte del mundo y es así como tendrían que proceder los medios paraguayos.

La publicación de este tipo de denuncias no tiene nada que ver con el amarillismo, porque aquí no se inventa nada y las personas están muy bien identificadas. Los que quedan como irresponsables son los medios que, por una defensa corporativista, decidieron ocultar el caso, buscando así esconder la basura bajo la alfombra.

Nadie dice que la denuncia sea cierta, pero tampoco se puede afirmar que no lo sea. Habrá que esperar lo que diga la prueba de ADN que Rubín se hizo el martes en un laboratorio de la capital.

RECIÉN SE ANIMA A CONTAR

La abogada Nelly Servín, exdirectora de Codeni en Mcal. Estigarribia, Chaco, fue la que recibió, en el 2015, la denuncia de la indígena que, supuestamente, había sido violada por Leo Rubín. Ella reconoce que no hizo nada porque le advirtieron que debía callarse por tratarse de personas muy ricas.

Servín no dice, en ningún momento, en el audio dado a conocer hace 2 días, que haya sido presionada o amenazada por el entorno de Rubín, sino que fueron sus propios colegas quienes le advirtieron que sería peligroso hacer la denuncia, lo que le bastó para callarse durante 3 años.

Aseguró que ahora decidió hacer la denuncia porque “se me quedó en el alma que no pude hacer nada (…) Yo sé que me expongo y expongo a mis hijos contando esta historia, porque no todos se pueden animar porque es un desafío muy grande, pero yo hago libre y voluntariamente; estoy consciente de lo que estoy diciendo. Que se demuestre la verdad. Porque ya pasaron 3 años que se quedó en el oparei; nadie hizo nada, porque en la época que yo recibí esta denuncia nadie me hizo caso sino que más bien me decían ‘cállate porque este tiene plata y nosotros no tenemos’. Eso me dolió”.

DE ESTO NO SE HABLA

Una denuncia por violación es siempre una pelota tatá para los colegas, amigos o conocidos del denunciado. Pero en el caso de Leo Rubín, nadie, ni del oficialismo ni de la oposición, quiso referirse al tema. Pareciera que prefieren cubrir el escándalo con un manto de aparente complicidad.

Lo extraño es que, al ser Rubín candidato a vicepresidente de la República, los opositores que integran la alianza Ganar no estén interesados en que se aclaren las cosas, de manera a limpiar el nombre de quien acompañará al presidenciable Efraín Alegre en las elecciones de abril próximo.

Tampoco los oficialistas quisieron dar su opinión sobre el tema, como si sintieran vergüenza ajena. Casi siempre, la respuesta fue que el caso debía ser aclarado en base a las pruebas de paternidad, que el mismo Rubín decidió hacerse.

DEFIENDE A SU HERMANO

Como era de esperarse, el diputado Hugo Rubín salió en defensa de su hermano Leo, candidato a vicepresidente de la República por la oposición, acusado de haber violado a una indígena; dijo estar convencido de su inocencia y que esto formaba parte de una campaña sucia.

El legislador dijo que “estoy convencido de la inocencia de Leo y estoy más convencido cuando el mismo pidió la prueba de ADN. Este tipo de campañas sucias no me sorprende. Ayer vi que ponían la foto de mi sobrino y de la niña que tiene discapacidad. Es abominable que comiencen a divulgar las fotos”.

Manifestó que su hermano tiene asesoramiento nacional e internacional y que su inocencia quedará demostrada. Sin embargo, cuestionó que ante la posibilidad de que la prueba de ADN salga negativa, hay sectores que ya están diciendo que Leo no es el padre de la niña, pero que sí violó a la madre.

Commentarios

comentarios

Mira también

Academia Club Media busca formar a una nueva generación de artistas digitales

Luego del éxito del primer trimestre de la Academia Club Media en Paraguay, se abre …