Martes , septiembre 25 2018
Inicio / Editorial / Las andanzas de “Zucco” y “Miki”

Las andanzas de “Zucco” y “Miki”

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Parece mentira, pero todo lo que viene publicando ABC  Color sobre el “caso Messer” termina volcándose en contra de su dueño y de los herederos que están al frente de sus empresas.  Le pasa a diario cuando, en el afán de vincular al presidente de la República a dicha causa, insiste en su amistad con el ciudadano de origen brasileño. ¡He ahí la prueba!, grita desaforado, la que de validarse como tal vincularía automáticamente a “Don Acero” al “fifagate”, por citar un ejemplo, dada su relación de toda la vida con Nicolás Leoz, procesado por el mega escándalo que se ventila en los EE.UU. Y vuelve a pasarle al responsabilizar a HC por la supuesta demora de jueces y fiscales en ejecutar la orden de captura del empresario, pues nos trae a la memoria la rotunda negativa del Banco Atlas, regenteado por su yerno “Miki” Zaldívar, a brindar información sobre las cuentas del ex titular de la Conmebol, a donde habrían ido a parar al menos parte de las grandes coimas que recibió durante el ejercicio de su presidencia, según las denuncias.

Desde ya que Cartes nada tiene que ver con lo que haga o deje de hacer un amigo suyo, ni tampoco con lo que hagan o dejen de hacer jueces y fiscales, pertenecientes a otro poder del Estado, pero Zuccolillo, así como el marido de su hija Natalia, el tal “Miki”, sí tienen responsabilidad, y mucha,  en ocultar informaciones que son consideradas clave para develar el desvío de fondos millonarios de la Confederación a cuentas personales de Leoz en el Banco Atlas,  de las cuales la Secretaría de Prevención de Lavada de Dinero (Seprelad) no estaría al tanto.

ABC “carga” contra la jueza María Griselda Caballero por haberse “demorado” 24 horas en ordenar la detención de Darío Messer y, valiéndose de uno de sus títeres, el hasta ahora miembro del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados (JEM), Eduardo Petta, exige que sea investigada y sancionada. Sin embargo, cuando al Banco Atlas se le requirió información sobre el ex mandamás del fútbol sudamericano, el yerno de “Don Acero”, seguramente siguiendo sus indicaciones, no se tomó 24 horas para responder el pedido, ni 48, ni 72, ni 96, sino… ¡744!, es decir 31 días, encima para decir no al requerimiento, apelando a la figura del “secreto bancario”.

Lo cierto es que de la Conmebol se esfumaron nada menos que 128 millones de dólares, de acuerdo a la denuncia que hizo pública hace ya un año su actual presidente, Alejandro Domínguez, vinculando a Zuccolillo con las maniobras de vaciamiento perpetradas por Leoz en contra de la institución, según pudo constatarse tras una meticulosa auditoría.

Como advertimos en ocasión de las denuncias de corrupción en el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados, respecto a que la finalidad de ABC no era “destapar la olla” sino aprovechar el escándalo con fines puramente electorales, ahora el tema Messer tampoco tiene por objetivo avanzar en cuestiones relativas al “lavado de dinero”, ni nada que se le parezca. Lo que pretende es solo golpear de algún modo a Horacio Cartes, pero sus argumentos son tan inconsistentes que a nadie podría hacer daño, más que a él y los suyos, metidos hasta el pescuezo en este tipo de chanchullos.

A propósito, ¿en qué quedaron aquellas denuncias tan graves? No debemos permitir que pase lo mismo que con el JEM. No debemos aceptar que se manipulen temas tan delicados con fines políticos y/o personales. Hablemos de “lavado”, sí. Pero hablemos en serio y que sus responsables sean investigados, procesados y condenados, sean quienes fueren, como por ejemplo, los que integran la poderosa pandilla liderada por Aldo Zuccolillo.

Commentarios

comentarios

Mira también

De pantalones largos

Ayer, el Ministerio Público y el Poder Judicial se pusieron, definitivamente, los pantalones largos, en …