Lunes , septiembre 24 2018
Inicio / Columnistas / Las cárceles del país debieran ser reformadores ciudadanos

Las cárceles del país debieran ser reformadores ciudadanos

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Esta delicada y patriótica misión debe de ser asumida por los directores penitenciarios, sean de las cárceles de Tacumbú de la capital del país Asunción, al igual que de los reclusorios regionales con que se cuenta en las ciudades de los departamentos del Alto Paraná, Caaguazú, Cordillera, Concepción y de otras regiones del país, donde están instalados estos presidios.

En la ciudad de Coronel Oviedo, ya se está iniciando con este loable emprendimiento, con la reciente instalación de una moderna maquinaria de una futura próxima industria del calzado. Los numerosos reclusos estarán participando de cursos formadores en este rubro, de tal forma en convertirse en profesionales y desde el lugar de su reclusión, puedan contar con un pequeño ingreso. De esta manera se sentirá importante y será útil a sí mismo y  a su familia.

Los directores de las penitenciarías deberían de abocarse de lleno a esta cuestión, con lo que desde estos lugares de privación de libertad, estarán colaborando con muchos reclusos en  la recuperación de su dignidad  y convertirles en ciudadanos honestos, útiles  y trabajadores.

Así se hace Patria y se colabora con el engrandecimiento de la sociedad nacional en su conjunto. Los días de ocios deben de ser aprovechados al máximo en esta verdadera gran cruzada en favor de los miles de presidiarios con que se cuentan en las numerosas cárceles de nuestro país.

Ante tal situación, estos presidios deben constituirse en verdaderos reformatorios de los miles personas privados de su libertad, de manera una vez absuelto de pena, puedan reinsertarse en la sociedad como una verdadera mano de obra calificada.

Asumir la posta está en manos del gobierno y en especial del director del Instituto Penales del Paraguay, quien debe fijar como norte en pos de los miles que viven en total estado de hacinamientos, tantos hombres como  mujeres, y trazar como objetivo fundamental la política reformatoria en estos lugares., en pos de la reinserción social ciudadana. Con esto se estará colaborando con la Patria en convertir en ciudadanos trabajadores y honestos, que ayer nomás se constituían en  seres  indeseables producto de sus actos delincuenciales.

Cambiemos la mentalidad carcelaria, es decir, que sean verdaderos reformadores de ciudadanos. Para eso estamos a tiempos, con lo que se disminuirá considerablemente el ingreso de personas en los reclusorios, caso contrario si no se traza este objetivo, seguirán  hacinados y abarrotados de presos y en el día de mañana pueden convertirse en una verdadera  bomba de tiempo y con peores casos que lamentar.

Commentarios

comentarios

Mira también

Contrabando, cuidado con ABC y Última Hora

Hace unos días, un agente del Departamento Técnico Aduanero de Vigilancia Especializada (Detave), Blas Cabañas, …