Miércoles , noviembre 14 2018
Inicio / Editorial / Las cosas bien hechas

Las cosas bien hechas

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Soledad Núñez ha roto todos los esquemas. Cuando Cartes la nombró ministra de la Secretaría Nacional de la Vivienda y el Hábitat, mucha gente dijo que su único mérito como integrante de Techo no la capacitaba para un desafío semejante, que era demasiado joven, inexperta, etc. Pero he aquí que justamente esa juventud, ese dinamismo y su tremenda sensibilidad social la han impulsado a posicionar a la Senavitat como una de las secretarías de Estado más eficientes actualmente.

Hace unos días, la ministra anunció que la secretaría a su cargo había alcanzado una ejecución presupuestaria récord, lo que ha permitido llegar a las viviendas culminadas y en ejecución que se tienen hasta ahora.

Desde el inicio de este gobierno se gestionó la culminación de más de 12 mil viviendas, y entre ellas, 9.500 fueron iniciadas en este periodo. Había 3.500 viviendas que habían sido empezadas y abandonadas en gobiernos anteriores en urbanizaciones fantasmas  que estaban repartidas en todo el territorio nacional. Pues bien, el equipo actual las detectó, y luego de realizar un intenso trabajo técnico, jurídico y financiero en la búsqueda de alternativas que le permitieran reactivarlas, lo logró y ha podido entregarlas a sus legítimos dueños, ciudadanos sin techo.

También se ha dicho que los datos que da a conocer Senavitat están maquillados y que la realidad es bien diferente. Este rumor no resiste ningún tipo de análisis serio puesto que los datos cantan por sí solos. Las más de 12 mil viviendas entregadas están siendo habitadas por familias paraguayas que hasta ahora no han podido tener un techo digno. Y las 10 mil viviendas que están ahora en ejecución se deben a programas habitacionales impulsados por la secretaría, como los de subsidio directo a familias en situación de pobreza y pobreza extrema, como Sembrando Oportunidades, el Programa Che Tapýi (financiado con una donación de la República de China Taiwán) y el Fondo Nacional de la Vivienda Social (financiado con Recursos del Tesoro).

Dos convenios importantes firmados con la Entidad Binacional Yacyretá y la Itaipú Binacional contribuyen fuertemente a la construcción de viviendas sociales en el Departamento de Ñeembucú y el Barrio San Francisco de Asunción.

Lo que esto demuestra es que con una adecuada gestión se pueden lograr cosas importantes. Porque la Senavitat no solamente ha llegado al récord de su ejecución presupuestaria, sino que ha buscado acuerdos y programas para aumentar la capacidad financiera de la institución, en el entendimiento de que el monto que recibe del Presupuesto General de la Nación no es suficiente para paliar aunque sea en alguna medida la gran necesidad de miles de familias paraguayas que viven en condiciones lamentables.

El gobierno nacional ha prometido que este año se concretará la entrega de 20 mil viviendas a ciudadanos de escasos recursos. Y los datos públicos, que demuestran el intenso trabajo que realiza la Senavitat de la mano de la ministra Núñez, nos dan la seguridad de que este objetivo está muy cerca de convertirse en una realidad.

Muchas veces la falta de recursos es nada más que una excusa para evitar el compromiso de arremangarse y pelear por lograr los objetivos que uno persigue. Afortunadamente, al frente de la Secretaría de la Vivienda está una persona que no conoce de excusas y ha encontrado la forma de vencer hasta a los más terribles temporales.

Commentarios

comentarios

Mira también

Partidos, en crisis

La decisión del PLRA de realizar un taller de formación de líderes resulta, a primera …