Sábado , septiembre 22 2018
Inicio / Editorial / Las matemáticas no mienten

Las matemáticas no mienten

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

De todas las cuestiones que despiertan interés en el ser humano, la única que no se puede rebatir es el resultado de un cálculo matemático. Es certero y directo, sin apelaciones posibles. Y uno de los métodos más eficientes para establecer la representatividad en un órgano colegiado, es el sistema D’Hondt, que utiliza la matemática como base.

De acuerdo al Código Electoral, las Juntas Cívicas que se integran poco antes de unas elecciones, deberán estar integradas vía D’Hondt, de acuerdo al número de senadores que tengan los partidos políticos. Como la ANR tiene 19 representantes en la Cámara Alta, le corresponden el primer lugar (19), el tercero (9,5) y el quinto (6,3). Al PLRA, que tiene 13 senadores, le corresponden el segundo lugar (13), y el cuarto (6,5). El Frente Guasu solamente tiene 5 integrantes, por lo que es imposible que pueda tener un representante en estos colegiados.

Explicado de esta manera, reproduciendo exactamente lo que dicen la ley y el funcionamiento del sistema de representación proporcional, resulta por demás claro que solamente la ANR y el PLRA pueden tener representantes en las Juntas Cívicas. Y en eso se basó la Justicia Electoral cuando dio a conocer la integración de las mismas.

Nadie entiende cuál es la interpretación de la ley que pretende hacer el Frente Guasu, luego del escándalo que armó al ver que no tendría ningún representante, algo que caía por su propio peso. Sin embargo, sin ninguna reflexión o análisis serio, los luguistas convocaron a una conferencia de prensa para advertir, espantados, que desde la Justicia Electoral se estaba armando un gran fraude para alterar los resultados de las elecciones de abril.

Por lo visto, están convencidos de que si ellos no meten la nariz en cada agujero que puedan, la trampa se enseñoreará de los comicios. Por eso llegaron hasta la representación local de la OEA, en donde denunciaron al gobierno, al TSJE y a Rita la Cantaora, por montar un colosal fraude electoral.

Para colmo, con su denuncia, pretenden ensuciar a una de las instituciones que mejor han funcionado en todo este proceso democrático, la Justicia Electoral. Si bien los miembros del TSJE están denunciados por una cantidad de negociados, ninguno tiene que ver con el fraude electoral, porque desde la creación del organismo, tanto la organización como el juzgamiento de las elecciones fueron siempre impecables y nadie ha objetado los resultados. Es más, hasta los observadores internacionales, como los de la OEA, han reconocido siempre el trabajo de la institución.

Por eso pensamos que esta denuncia del FG al organismo internacional no tiene ningún sentido, porque cualquier funcionario de la OEA puede agarrar una máquina de calcular y aplicar el sistema D’Hondt, lo que le bastará para saber que los luguistas mienten porque, de ninguna manera, les alcanzan los números para integrar las mencionadas juntas.

A lo mejor sí tiene sentido, y la intención no sea otra que la de ensuciar la cancha, para justificar posteriormente una derrota de la chapa opositora. Si es así, hubieran buscado otros motivos, porque este no les cree nadie. En todo caso, si el FG quiere integrar las Juntas Cívicas en las elecciones del 2023, lo que tiene que hacer ahora es una buena elección en el Senado y aumentar el número de integrantes de su bancada. De lo contrario, ya les adelantamos que, en esos comicios, otra vez quedarán fuera de juego.

Commentarios

comentarios

Mira también

¿Si éste es “Cucho”, quién será “Don Gato”?

  El pasado miércoles 6 de setiembre, agentes de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad), en …