viernes , julio 19 2019
Inicio / Columnistas / Que le avise a Petta cuál es su ministerio

Que le avise a Petta cuál es su ministerio

Por: Cirilo Ibarra Enciso.
Por: Cirilo Ibarra Enciso.

“Es el Ministerio de Educación, no es ministerio de librería, no es de comedor, ni de constructora”, dijo el viceministro de Educación, Robert Cano. Oportuna aclaración, pero primeramente que le avise al titular de esa cartera, Eduardo Petta, porque él está convencido que es “de librería”.

Desde hace dos meses, no existe otra cosa más que la distribución de los kits escolares. Nadie dice que esa tarea no tenga trascendencia, pero se debería desarrollar paralelamente al objetivo número 1 del MEC, “promover la innovación, ciencia y tecnología al servicio del desarrollo nacional y local. Maximizar la innovación en todas las actividades nacionales y promover el desarrollo científico y tecnológico e impulsar la creciente participación del sector privado”.

Cuando se iba a instalar el gobierno de Mario Abdo Benítez, tanto se habló de la transformación o la reforma educativa. Tanto se habló de la necesidad de generar y llevar a la práctica nuevos modelos educativos, que respondan a las exigencias de la sociedad y su paradigma de desarrollo.

Pero… ¿qué pasó? Y pasó que se termina priorizando otras cosas y en casi 6 meses de gestión no se habla aún de la educación propiamente dicha. Y todo comenzó con el nombramiento como ministro del menos indicado y lastimosamente en poco tiempo ya se vio que se trató de un tremendo error.

Petta ingresó al Ministerio de Educación para buscar “planilleros” y perseguir a los funcionarios. De entrada, supuestamente encontró 1.200 docentes planilleros (4 de setiembre 2018) y hasta hoy no se sabe quiénes son.

Después empezó a perseguir a funcionarios, a través de sus personas de confianza, la mayoría de ellas estuvieron con él en la Policía Caminera (2008-2011). Entre las nuevas incorporaciones aparece una “tilinga” (así la conocen), Killy Moleda, “¿y que puede saber un burro del caramelo si nunca fue confitero?”, manifestó un antiguo funcionario del MEC que fue enviado al “freezer” por el solo hecho de que no le gusta el color de su piel a la Moleda.

Ésta es la directora de Bienestar Estudiantil, que es la dependencia que se encarga de la distribución de los kits escolar y tiene como secretaria a Emilia Leite, otra de la misma calaña, también perdida en el estamento de la educación, porque es enfermera.

En tanto Óscar Zarza, quien fue jefe de la Caminera en Valenzuela, en la época de Petta, fue contratado a instancia de Killy Moleda y hoy funge de técnico en el departamento de  kit escolar, en la Dirección de Apoyo Social y Gestión de Riesgos.

Y con éste equipo, el ministro Petta no habla de otra cosa que la distribución de los útiles escolares y el mismo viceministro de Educación, Robert Cano, quien remarcó que el MEC “no es de librería”, termina señalando: “estamos en general, en distintos aspectos, bastante bien” y citó como ejemplo, que los kits escolares ya se están distribuyendo en todo el país, en algunos departamentos incluso el 100%, ayudados por el buen tiempo”.

Y ni hablar de Petta, para él y para el mismo presidente de la Republica, Mario Abdo Benítez, el Ministerio de Educación en este momento es sinónimo de útiles escolares.

Es decir, para Eduardo Petta es un “ministerio de librería”, aunque Cano diga otra cosa y Mario Abdo se pasa alabando la gestión del MEC y entre sus últimos twitter, por ejemplo, se puede leer: Ya se entregaron 194.822 kits escolares en todo el país! Juntos podemos hacer la diferencia y ser protagonistas de la transformación de nuestra educación. Cada esfuerzo suma, entre todos construimos el #ParaguayDeLaGente!”.

O sea, para el jefe de Estado, la transformación de la educación es la distribución de los kits. Lo dijo claramente.

Y para Petta, el MEC es también “de constructora”, aunque Cano lo niegue, porque donde se vaya habla de otras de infraestructura, pero nada importante se ha logrado en los 6 meses de gestión

Y justamente ese fue el motivo del enojo de Robert Cano, porque hubo reclamos sobre la pésima infraestructura educativa y porque en esas condiciones muchos niños iniciarán las clases este mes.

“Tenemos que reflexionar si el MEC necesita cargar con esa pesada responsabilidad. A nosotros nos dan con un palo por cuestiones que son sumamente importantes que hoy están bajo nuestra responsabilidad, pero habría que ver si corresponde o no que debamos seguir siendo el comedor más grande del país, la más grande empresa constructora del país o la librería más grande”, dijo Cano.

En este punto debería también ponerse de acuerdo con Eduardo Petta, porque él “sueña” con toda la plata de Fonacide, que se maneja en el ámbito de la Educación. Está moviendo todos los resortes posibles para “echar” manos a esos recursos. Según las malas lenguas, existe un gran negociado esperando los fondos provenientes de la Itaipú. Dios quiera que no, pero como dice el refrán “cuando el río suena es porque piedras trae”.

Es hora realmente que el ministro de Educación se dé cuenta del trascendental lugar que ocupa y haga algo un poco más sustancioso por la educación.

Commentarios

comentarios

Mira también

Duplicación de rutas 2 y 7: pagan US$ 798.000 por indemnización

CAAGUAZÚ.- Para avanzar con el proyecto de duplicación de las rutas 2 y 7, en …