Martes , septiembre 18 2018
Inicio / Editorial / Los amenazantes delirios de Lugo

Los amenazantes delirios de Lugo

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Como desde hace un tiempo se habían llamado a silencio, parecía que los luguistas, por fin, entendieron que su líder no está ni estará habilitado para postularse a un segundo mandato presidencial hasta tanto no se reforme o enmiende la Constitución Nacional.

Pero he aquí que no habían entendido nada y siguen tan delirantes como antes. Fernando Lugo sigue pensando que está en campaña proselitista para el 2018 y que nada impedirá, no solamente que sea candidato a la Presidencia, sino que resulte ganador, como 10 años atrás.

El problema no está en que los luguistas deliren, ya que el tanteo es libre. Lo que resulta preocupante es que estén convencidos de que el apoyo popular puede imponerse a la Constitución y las leyes.

En una entrevista radial, el ahora senador de Frente Guasu dijo con absoluto desparpajo que nadie se atrevería a impugnar la candidatura de quien tuviera el 60% de popularidad, y esto es gravísimo. Por lo visto, Lugo piensa que aún estamos en alguna época pasada, en la que solo bastaba el apoyo popular para que una persona estuviera por encima de las leyes y el Estado de Derecho.

Esta expresión nos demuestra también que los luguistas saben que el exobispo y expresidente no está habilitado constitucionalmente para volver a postularse a la Presidencia de la República. Así que lo que piensan es apelar a los sentimientos primarios de sus seguidores e imponer a su candidato por encima de cualquier impedimento legal.

En realidad, hasta podríamos decir que en esa entrevista y con esa frase, Lugo hizo apología del delito, ya que lo suyo fue un llamado a la desobediencia de las leyes. Es más, solapadamente amenazó con algún tipo de violencia de sus seguidores, en el caso de que su candidatura fuera impugnada.

Otra cosa que dijo es que votó en contra de la enmienda constitucional porque no es el camino para modificar la Carta Magna y que el tema de la reelección ya no puede volver a tratarse en este período. Esto parece incoherente y alucinante, puesto que él mismo está pretendiendo ser reelecto, pero resulta que Lugo y sus seguidores piensan que no tiene impedimento para volver a postularse porque la Constitución prohíbe la reelección, solo de mandatos continuos y no alternados. Y al votar en contra de la enmienda, lo que hizo, según su delirante mente, fue cerrar la posibilidad de que Horacio Cartes pueda volver a postularse. Es un hecho que el líder de Frente Guasu no le tiene miedo a Nicanor Duarte Frutos, sino a Cartes.

Pero todo es fruto del delirio. Lo cierto y concreto es que, hasta ahora, ninguno de los tres está habilitado para volver a postularse. Y ni las amenazas, ni el llamado a la desobediencia de la ley evitarán que la candidatura de Lugo sea impugnada en el supuesto caso de que se anime a presentarse sin que la Constitución hubiera sido modificada.

Commentarios

comentarios

Mira también

Zapatero, a tus zapatos

Dicen por ahí que como diputado, Miguel Cuevas es un buen zapatero. Y debe ser …