Martes , septiembre 18 2018
Inicio / Columnistas / Los exabruptos del terrorismo de Estado

Los exabruptos del terrorismo de Estado

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter
José Rojas.
José Rojas.

Los exabruptos de Nicolás Maduro secundado por su canciller Delcy Rodríguez, más el autoritario intento por asumir la presidencia del Mercosur lo pintan de cuerpo entero al dictador venezolano, quien se oculta detrás de la figura de Simón Bolívar para arremeter contra la voluntad de su pueblo y extenderlo al Continente.

Delcy, en su cuenta de twitter acusó a Paraguay de insultar a su país, y atentar contra su independencia y libertad. Entabló una suerte de discusión con Eladio Loizaga, canciller paraguayo y hacia el apuntó su artillería verbal: “sus atrevidas amenazas a la patria de Bolívar insultan nuestra herencia de independencia y libertad y lo colocan en el fango de la historia”.

Delcy sufre de corta memoria, pero solidariamente quiero recordarle algunos episodios de la historia reciente que lo tienen a su presidente, Nicolás Maduro, como protagonista.

A propósito de insultar la libertad e independencia y la libre determinación en los asuntos internos de Paraguay, le recuerdo a la señora canciller de Venezuela que Maduro se erigió en junio del 2012 como dirigente político y militar a arengar a militares paraguayos y tratar de obligarlos a sacar las fuerzas a la calle y atemorizar al Congreso que en ese momento estaba desarrollando un juicio político contra Fernando Lugo.

Maduro les pidió a los altos mandos impedir la remoción de Lugo por el Senado, que lo destituyó horas después. Videos de seguridad del Palacio de López muestran vigorosas gestiones del entonces canciller de Hugo Chávez. El video muestra al canciller venezolano caminando hacia un salón y luego saliendo de lo que se asume fue parte de reuniones con altos mandos castrenses.

Maduro se hizo cargo del símbolo del poder político con la ocupación de la casa de Gobierno, él y sus asistentes civiles y militares.

Hubo intenciones reales de frenar, con los militares, el proceso de destitución en el Senado. Permaneció en Asunción hasta el viernes 22 de junio a la noche, junto a una numerosa comitiva de civiles y militares venezolanos que lo acompañaban.

¿Qué título le pondría la canciller Delcy a este episodio de Maduro en Asunción?

Este comportamiento de Maduro más el tipo de Gobierno que desarrolla contra su pueblo traicionan los principios de democracia y libertad que su alter ego Simón Bolívar propugnaba.

Esta base de autoritarismo del presidente venezolano lo descalifica para presidir el Mercosur. Muestra acabada de ese autoritarismo, su autoproclamación presidente del bloque regional sin apoyo de los demás países miembros.

Recuerdo también a Delcy que su país ingresó al Mercosur por medio de un golpe a ese mecanismo de integración.

Venezuela fue aceptada después de que Paraguay, en pleno acuerdo con su Constitución, destituyó a Lugo, lo que los otros países calificaron de ruptura democrática, en alusión al proceso que en 2012.

Maduro no puede presidir Mercosur porque viola principios reglamentarios que refieren al tipo de conducción política en su país. José Serra, canciller brasileño fue claro; “el gobierno venezolano es un régimen autoritario. No puede presidir el Mercosur”.

El país caribeño soporta una administración no democrática; porque un país que tiene presos políticos no es democrático y Venezuela los tiene.

Leopoldo López, dirigente opositor al régimen de Maduro fue condenado a 14 años de cárcel por el ‘grave delito de opinión’, y es mantenido preso en condiciones deplorables; pero no es el único.

En diciembre de 2015, durante la Cumbre de Jefes de Estado los de países del bloque firmaron en Asunción un protocolo en materia de derechos humanos y sus cláusulas descalifican a Maduro.

Uruguay dejó acéfalo el organismo regional y la oposición argentina, brasileña y paraguaya hicieron estallar la rabieta de Maduro y lo llevaron a declararse en batalla contra lo que ha calificado de triple alianza golpista de ultraderecha y en defensa de lo que considera un derecho de Venezuela.

Sin embargo no es como lo acondiciona Maduro. Venezuela, pasado el plazo de cuatro años que se le dio para adaptarse a las normas del Mercosur, no se ha adecuado a los estatutos del bloque, por lo que está inhabilitado a asumir la presidencia semestral.

En 2012 cuando ingresó Venezuela al Mercosur asumió el compromiso de respeto de todas las condiciones sobre las que se cimentan el Mercosur y tenía un plazo que venció en julio; por tanto, se podría incluso considerar suspenderlo del grupo en el futuro.

El protocolo señala como una condición, yo diría que sine qua non, el respeto irrestricto de los derechos humanos, la libertad de prensa, la libertad de opinión, la libertad de movimientos, la libertad de asociación. Nada de esto se cumple en territorio venezolano.

Hoy la presidencia del Mercosur es inexistente para tres de cuatro países y se declarará desierta alguna convocatoria de Maduro. Por la salud y fortaleza del bloque Maduro debería desistir de su intento por forzar lo que no le corresponde.

Commentarios

comentarios

Mira también

Intendente liberal estaría en la mira de la Fiscalía

  ASUNCIÓN.- Los tentáculos del narcotráfico llegaron a esferas insospechadas de nuestra política nacional, tanto …