Viernes , septiembre 21 2018
Inicio / Columnistas / Los veletos no son de confianza

Los veletos no son de confianza

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

 

Por: Cirilo Ibarra Enciso. Periodista de ADN en Mariano Roque Alonso
Por: Cirilo Ibarra Enciso. Periodista de ADN en Mariano Roque Alonso

“La confianza se gana con mil actos y se pierde con tan solo uno”, dice un refrán, que evidentemente no conocen algunos políticos colorados de San Pedro. La referencia es concretamente al diputado Freddy D’Ecclesiis, quien tras alistarse por algunos meses en la carpa de la disidencia y despotricar contra el presidente Horacio Cartes, decidió retornar al oficialismo.

Similar caso fue el de Agustín Ovando, intendente de Santaní. Éste, para muchos es un “traicionero”, porque hace un poco más de un año ganó las elecciones municipales gracias a la chapa de HC, pero después trabajó contra Pedro Alliana, en las elecciones de la ANR. Su poca “gente” habría votado íntegramente a Mario Abdo Benítez.

De ahí que, es fácil la deducción, los veletos no son de confianza. Un “pensador” de la Cadena Fraternal Internacional de la Masonería, Hernando Sequera, describe muy bien esto de cómo ganarse la confianza y muy bien viene al caso. Él señala que generalmente se piensa que una persona se gana la confianza de otra como si esto fuera el resultado del azar, de una mera casualidad. “Nunca nos detenemos a pensar que la misma es el resultado de un proceso complejo y del cual la mayoría no tenemos plena conciencia. Si obtienes la confianza de alguien en lo personal y /o grupal es porque la has construido”, subraya.

En este caso del diputado D’Ecclesiis, por ejemplo, lejos de construir, ha destruido. Pero, tras una conversación que mantuvo con el presidente Horacio Cartes el miércoles pasado, en Mburuvicha Róga, volvió al oficialismo.

Habría recibido un “akã ky’o” de padre y señor mío, que sin dudas se merecía y con crece. Aunque buscó por todos los medios presentarse ante el señor Cartes como el gran caudillo sanpedrano. Dijo que tiene un gran equipo en el departamento, con el concurso de siete intendentes y de otros dirigentes.

Lo escuchó el presidente, pero la confianza no se ganará fácilmente y va tener que ir demostrando su capacidad y el buen juego de ese “gran equipo”.

Uno de los intendentes que acompañó al diputado fue justamente Agustín Ovando, de San Estanislao. Y este se encuentra en la misma senda de D’Ecclesiis, porque fue uno de los que llegó al colmo de colaborar en el intento de “desestabilizar” al gobierno, cooperando en cierre de la ruta III “General Aquino”.

Y volviendo al diputado, hasta debería dejar de lado su diferencia con la diputada Perla de Vázquez, con quien tuvo fuerte pelea, que inclusive llegó a los niveles judiciales, que terminó en la condena de la diputada Perla por calumnia, además de estar obligada a pagar G. 10 millones a la abuela de D’Ecclesiis, Manuela Peralta.

En momento político, como el actual de nuestro país, lo que menos debe propiciarse dentro de los movimientos, es la diferencia. Tampoco los supuestos enojos, que al parecer tienen otros objetivos, tal vez sean medidas de presión. Pero, ya no corre, lo que si corre y claramente es que se logra la pérdida de confianza. Así que… a tranquilizarse los veletos.

(*) Periodista de ADN en Mariano Roque Alonso

Commentarios

comentarios

Mira también

Chiara D’Odorico interpretará al piano la obra de Moreno González.

Concierto de la OSN con estreno de la obra de Moreno González

ASUNCIÓN.- El maestro Luis Vera Resquín dirigirá a la Sinfónica Nacional (OSN) en su octavo concierto …