Miércoles , septiembre 19 2018
Inicio / Columnistas / Lugo y Filizzola que se vayan a la cárcel

Lugo y Filizzola que se vayan a la cárcel

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter
Por: Cirilo Ibarra Enciso. Periodista de ADN en Mariano Roque Alonso
Por: Cirilo Ibarra Enciso. Periodista de ADN en Mariano Roque Alonso

El trágico suceso, conocido como “la masacre de Curuguaty”, ocurrido hace seis años, ya generó y seguirá generando sinfín de controversias. Sin embargo, lo que sí no se podrá discutir que allí fueron asesinadas 17 personas y así como están las cosas, quedarán impunes los responsables.

Uno se imagina, 17 muertos en aquel enfrentamiento entre campesinos y efectivos policiales y ahora resulta que no hay culpable y probablemente ya nunca haya.

Con esto, no es que uno dice que los campesinos absueltos la semana pasada eran los responsables. De ninguna manera, al contrario, si no existen pruebas que los incriminen, deben estar en libertad y enhorabuena.

Pero en ese caso, ¿Quiénes serían los responsables de aquella matanza?

En realidad, existe uno declarado culpable, en el ámbito político por cierto, pero culpable al fin. Ese es Fernando Lugo Méndez, quien fue destituido de la presidencia de la Republica, porque se lo consideró “autor moral” de lo sucedido.

Solamente que en aquel momento, por negligencia, descuido o tal vez a raíz de algún arreglo, sus antecedentes no fueron remitidos a la Justicia Ordinaria. Y este “culpable” para el Congreso, no solamente se salvó de la prisión, sino hasta fue premiado, elegido y reelegido senador de la Nación.

Y para colmo de males, hasta fue presidente del Congreso. Ese es Fernando Armindo Lugo Méndez, quien es el que realmente debió y debe estar en la cárcel, al igual que su ministro del interior de entonces, Carlos Filizzola.

Ambos, no solamente están lejos de la posibilidad de ser juzgados por aquella masacre, siguen y seguirán disfrutando de la buena vida y la poca vergüenza en el Parlamento. En tanto, el Frente Guasu, del que es líder el exobispo, se toma el atrevimiento de decir que fue “una farsa golpista el Juicio Político llevada adelante por el Parlamento y la oligarquía paraguaya días después contra el entonces presidente constitucional Fernando Lugo, que en las elecciones del 2008 derrotó al conservador Partido Colorado que gobernó al Paraguay por 61 años consecutivos (35 años de tiranía militar de por medio)”.

Y si la cuestión fuese algo montado para sacar a Lugo del poder y de la política, hubiese sido enviado ante la Justicia Ordinaria para que responda sobre las acusaciones. Una de ellas, la presentada en la Cámara de Senadores, como el escrito que decía: “Ha quedado demostrado con los hechos acaecidos en los Campos Morombi, Curuguaty, departamento de Canindeyú, la patente inoperancia, negligencia, ineptitud e improvisación de este gobierno liderado por presidente Fernando Lugo Méndez, que amerita la acusación por mal desempeño de funciones”.

Agrega que “Fernando Lugo es el directo responsable de que nuestro país (entonces) esté viviendo días de luto. Tanto él como su incapaz exministro del Interior, Carlos Filizzola, deben responder ante la ciudadanía por los trágicos acontecimientos registrados en el departamento de Canindeyú.

Nunca respondieron, porque no se hicieron las cosas como tenían que ser y la consecuencia es que estos nefastos personajes sigan viviendo a costilla del pueblo y tal vez por culpa de ellos, varios campesinos pasaron años en prisión.

También en aquel momento, para la fundamentación de que Fernando Lugo era el “culpable” de la masacre, el escrito de la Cámara de Diputados siguió diciendo: “hoy por hoy (el exobispo) representa lo más nefasto para el pueblo paraguayo, que se encuentra llorando la pérdida de vidas inocentes, debido a la criminal negligencia y desidia del actual presidente de la Republica”.

Agrega que “desde que asumió la conducción del país, gobierna promoviendo el odio entre los paraguayos, la lucha violenta entre pobres y ricos, la justicia por mano propia y la violación del derecho de propiedad, atentando de ese modo permanentemente contra la Carta Magna, las instituciones republicanas y el Estado de Derecho”.

Remarca que “no cabe duda que la responsabilidad política y penal de los trágicos eventos registrados 15 de junio del presente año, que costó la vida de 17 ciudadanos paraguayos entre policías y campesinos, recae en el presidente de la República, Fernando Lugo, que por su inacción e incompetencia, dieron lugar a los hechos acaecidos, de conocimientos públicos, los cuales no necesitan ser probados, por ser hechos públicos y notorios”.

Teniendo a la vista esto, queda claro que los campesinos que estuvieron presos, si es que son autores de algunos disparos en aquella “matanza”, los “autores morales” ni de reojo fueron vistos por los jueces.

La Sala Penal de la Corte anuló la condena y absolvió de culpa a los campesinos. Los magistrados alegan que hubo “vicios” en el proceso y que no se pudo probar a ciencia cierta que los acusados tuvieron participación criminal.

Aquí entonces se deja la sensación de que los 12 campesinos y 5 policías murieron “de onda nomas”. Increíble, pero al parecer, a decir de representantes del Ministerio Público, no quedará así. Y ojalá se pueda reabrir el caso, pero que la cabeza del proceso sean Fernando Lugo y Carlos Filizzola y que ya vayan a parar a la cárcel. Al parecer ese es el lugar de ambos.

Commentarios

comentarios

Mira también

Taller de capacitación sobre “Arqueología: Ciencia, Cultura y Turismo”.

Capacitan en “Arqueología: Ciencia, cultura y turismo”

ASUNCIÓN.- Funcionarios de las Misiones Jesuíticas de Santísima Trinidad y de Jesús de Tavarangüé, en …