Domingo , septiembre 23 2018
Inicio / Política / Lugo y su vínculo con el EPP, nunca fue aclarado

Lugo y su vínculo con el EPP, nunca fue aclarado

Existen evidencias de que Fernando Lugo visitó a los cabecillas en la cárcel.
FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Fernando Lugo Méndez, ex obispo, ex presidente de la República y actual senador de la Nación siempre fue tildado de ser uno de los protectores de los miembros del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), aunque se puso a disposición de la fiscalía, nunca fue investigado. Existen evidencias de que visitó a los cabecillas en la cárcel, entre otros.

ASUNCIÓN.- La familia del ganadero, Luis Alberto Lindstron Picco (63), asesinado por los autodenominados Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) acusó al expresidente Fernando Lugo de ser “el padre biológico” del grupo delictivo. En ese sentido Ramón Lindstron, Amado Lindstron y Aníbal Lindstron se presentaron el 8 de junio de 2013, a la mañana en la comisaría 10ª de la ciudad de Tacuati y observaron la camioneta acribillada de su hermano Luis Lindstron.

En la ocasión Ramón destacó,  “Ustedes los periodistas siempre están con nosotros, pero solo en estos momentos, después esto termina y nos quedamos solos de nuevo”. También señaló que el EPP tiene tentáculos hasta en el Congreso Nacional.

Ramón Lindstron acusó al expresidente Fernando Lugo de haber promovido y apañado las acciones de los criminales. “Lugo es el padre biológico de esta mierda que se llama EPP”, manifestó visiblemente afectado.

Aníbal Lindstron, el menor de los cuatro hermanos, reveló que Luis Lindstron venía recibiendo cada vez más constantes amenazas de los miembros del EPP.

Aníbal Lindstron recordó que el 18 de abril de 2013, tras el asesinato del tractorista Santiago Morel Leiva, en el mismo sector de la estancia “Paso Itá”, los peones hallaron una nota que le fue entregada a Luis Lindstron y en la cual le advertían que lo volverían a secuestrar o que lo asesinarían.

TETE A TETE CON LOS TERRORISTAS

A pesar de negarlo en varias entrevistas, durante su ejercicio sacerdotal y luego del obispado, Lugo llegó a conocer personalmente a varios a los máximos dirigentes del autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), entre ellos al principal ideólogo, Alcides Oviedo Brítez, en su época de seminarista, a finales de los 80 e inicios de los 90.

A quienes mejor conoció fue a los familiares de Manuel Cristaldo Mieres (alias subcomandante Santiago, segundo al mando en el EPP), quien proviene de una familia campesina de Correa Ruguá, San Pedro, con mucha participación en el laicado católico, en San Pedro. Manuel, al igual que su hermano Pablo, estudió en el seminario de la diócesis, y Lugo llegó a gestionar para él una beca ante la Gobernación de San Pedro.

También conoció muy de cerca a la entonces monja Francisca Andino, quien desarrolló una intensa labor pastoral de acompañamiento a comunidades eclesiales de base y organizaciones campesinas en las diócesis de San Pedro y Caaguazú, hasta que entró a formar parte del comité político del Partido Patria Libre y abandonó los hábitos religiosos.

La exmonja está presa en el penal de mujeres, condenada a 22 años de cárcel, más 8 años por seguridad, por el caso Cecilia, compartiendo celda con Carmen Villalba, fundadora del grupo armado. Desde la prisión, Francisca Andino reivindicó que “el Ejército del Pueblo Paraguayo es un grupo de bases campesinas que decidió armarse para luchar y no es un grupo de traficantes o mafiosos”.

 VISITA A DELINCUENTES

En febrero de 2006, el entonces obispo Fernando Lugo visitó en la cárcel de Emboscada a seis personas detenidas en Puentesiño, Concepción, por transportar explosivos y víveres a los miembros del grupo armado, que en la época aún no se hacía llamar Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP). Según el registro de visitas, Lugo visitó a Pablo Cristaldo Mieres, Liliana Villalba, Rosa Villalba, Alejandro Ramos, Isidoro Bazán y Sebastián Zárate Cardozo, capturados a bordo de una camioneta que transportaba explosivo plástico, pólvora, cordón detonante, proyectiles, además de alimentos, a los miembros del grupo, ocultos en el Parque Nacional Paso Bravo.

Lugo explicó que solo fue junto a Pablo, hermano de Manuel Cristaldo Mieres. “Por él pongo la mano en el fuego. No tiene la culpa de ser hermano de uno de los involucrados en el secuestro de Cecilia”, aseguró.

Por otra parte, una breve grabación de una conversación telefónica, realizada a fines de 2004 o principios de 2005, la Fiscalía pinchó los teléfonos del Partido Patria Libre como parte de la investigación por el secuestro de Cecilia Cubas, y fue una de las reiteradas piezas que se utilizan para acusar a Fernando Lugo de presuntos vínculos con el EPP.

La grabación fue revelada durante el juicio oral por el caso Cecilia Cubas, en 2006. En la oportunidad, Fernando Lugo se puso a disposición del juez Pedro Mayor Martínez y del fiscal Rogelio Ortúzar, pero fue desvinculado del caso.

El fiscal Ortúzar admitió que la grabación “no tiene consecuencias jurídicas”, pero confirma que Lugo y Martínez “tenían vinculaciones”, a pesar de que el obispo siempre lo había negado.

Commentarios

comentarios

Mira también

El fiscal, Ysaac Ferreira, se ratificó en las acusaciones contra Ulises Quintana, y presentó más pruebas.

Fiscalía brindó numerosos elementos contra Quintana

ASUNCIÓN.- Para el fiscal antidrogas, Ysaac Ferreira, el diputado desaforado y con prisión decretada, Ulises …