sábado , diciembre 14 2019
Inicio / Impreso / Lula cumplió una semana en prisión y la izquierda busca un rumbo electoral

Lula cumplió una semana en prisión y la izquierda busca un rumbo electoral

El expresidente brasileño Lula da Silva.

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, cumplió este sábado una semana en prisión y la izquierda sigue sin definir cómo encarar el proceso para las elecciones presidenciales de octubre, que parece marcado más por la Justicia que por la política. El exmandatario fue condenado a más de 12 años de cárcel por corrupción y lavado de dinero.

BRASILIA.- Como ha ocurrido desde el sábado 07 de abril, cuando Lula ingresó en la sede de la Superintendencia de la Policía Federal en Curitiba, donde ocupa una celda de 15 metros cuadrados, cientos de personas le manifestaron a distancia su apoyo desde el campamento “Lula Libre”.

La “solidaridad” con el exmandatario también fue expresada por unas quince personas que extendieron una pancarta en la que se leía “Free Lula” frente al Cristo Redentor de Río de Janeiro, durante un acto que duró unos pocos minutos pues ese tipo de manifestaciones son prohibidas en ese lugar.

El campamento de Curitiba está instalado hasta en algunas aceras y fuera de un “perímetro de seguridad” de unos cien metros en torno al recinto, establecido por las autoridades a fin de garantizar la actividad del centro policial.

“Lula está incomodando”, porque “no es una figura normal”, sino que es “el mayor líder popular que el país ha tenido en su historia y el único presidente que salió con una aprobación récord del 87 %”, declaró la presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), GleisiHoffmann.

También reiteró que, a pesar de su situación judicial, Lula da Silva sigue siendo el candidato del PT para las elecciones presidenciales del próximo octubre.

“Es nuestro candidato por un motivo muy simple: es inocente”, subrayó Hoffmann, quien insistió en que el exmandatario “tiene derecho a ser candidato”, porque incluso “dejó de ser el candidato solo del PT y es el candidato del pueblo brasilero”.

Esa posibilidad, sin embargo, parece lejana y solo pudiera ser realidad si Lula superase los obstáculos jurídicos, que además de la cárcel incluyen otras seis causas penales en las que aún responde y normas que impiden a una persona con una condena ratificada en segunda instancia, como es su caso, postular a un cargo electivo.

En la izquierda brasileña, y en el propio PT, esas realidades no se tratan públicamente, pero fuentes de diversos partidos del arco progresista admitieron que el asunto deberá ser discutido.

Algunos sectores defienden una candidatura única de izquierdas, que pudiera ser encabezada por el candidato del Partido Democrático Laborista (PDT), Ciro Gomes, con el “petista” Fernando Haddad, uno de los hombres más cercanos al exmandatario, como compañero de fórmula.

También se conjetura que Haddad podría ser ese candidato único, pero, en cualquiera de los casos, según dijeron fuentes del PT, esos movimientos deberán ser “aprobados” por Lula.

Uno de los factores que dificulta las negociaciones es el hecho de que la defensa del expresidente, mantiene una fuerte ofensiva en los tribunales con el objeto de lograr su puesta en libertad.

Tribunal brasileño juzgará nuevo recurso presentado por la defensa

Cristiano ZaninMartins, abogado de LuizInácio Lula da Silva, pidió la reconsideración de la decisión anticipada de encarcelamiento del exmandatario brasileño. Lula fue condenado a 12 años por supuesta corrupción pasiva y lavado de dinero y hace una semana se encuentra en prisión en la sede de la Policía Federal de Curitiba.

“Pedimos la reconsideración de la decisión del tribunal de apelaciones de Porto Alegre (TRF4) que determinó el cumplimiento anticipado de la prisión cuando no se habían agotado los recursos en segunda instancia”, dijo en una nota el abogado Cristiano ZaninMartins.

Martins, agregó que era eso o someter el caso a un análisis para revertir la orden de prisión contra Lula.

El líder del Partido de los Trabajadores (PT)  fue encarcelado elsiete de abril luego de ponerse a la orden de la Policía Federal (PF), para que ésta acatara el mandato de encarcelamiento inmediato librado el jueves cinco de abril por el juez federal, Sergio Moro.

Lula da Silva se consideró a sí mismo como un preso político y denunció su persecución jurídica, el exmandatario comenzó a cumplir 12 años de cárcel en la Superintendencia de la PF en la ciudad brasileña de Curitiba, lugar donde se instaló un campamento para brindarle apoyo y realizar una vigilia permanente.

Organizaciones de derechos humanos y movimientos populares denunciaron ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la violencia cometida por la Policía Federal y Militar contra los manifestantes que salieron a las calles en favor del expresidente el mismo día de su encarcelamiento.

Los organismos señalaron que cerca de 2.000 personas fueron sorprendidas con balas de goma y bombas lacrimógenas mientras acompañaban de forma pacífica al exmandatario.

Commentarios

comentarios

Mira también

Tras la victoria de Johnson, los próximos pasos del Brexit

LONDRES. La salida del Reino Unido de la Unión Europea está un paso más cerca …