Domingo , noviembre 18 2018
Inicio / Mundo / Lula y Rousseff, entre marchas y cálculos para impedir el impeachment

Lula y Rousseff, entre marchas y cálculos para impedir el impeachment

En documento filtrado de las declaraciones de Marcelo Odebrecht aseguran que la expresidente brasileña Dilma Rousseff se benefició con recursos de la constructora para su campaña.
FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva a la cabeza de las manifestaciones y Dilma Rousseff en el despacho presidencial en Brasilia buscan frenéticamente demostrar su fuerza, recomponer la base aliada y frenar el impeachment impulsado por la oposición. El foco del gobierno es ahora impedir una estampida de sus demás aliados y, con cargos en la mano, Lula y Rousseff negocian las inciertas fidelidades.

BRASILIA.- El expresidente Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2010) encabezó una marcha en la capital brasileña “en defensa de la democracia” y contra “el golpe” que, según la izquierda, la oposición fomenta a través del procedimiento de destitución de Rousseff por presunto maquillaje de las cuentas públicas.

Este jueves, en una jornada de alta tensión, la Corte Suprema decidió retener la investigación en la máxima instancia judicial y dejar de lado al juez Sergio Moro, quien investigaba el megaescándalo de Petrobras.

El Partido de los Trabajadores (PT) de Lula y Rousseff, que ya comenzó la batalla en el ámbito institucional, quiere presionar desde la calle, en momentos en que la aprobación del gobierno está en un ínfimo 10%.

El PT y movimientos sociales convocaron manifestaciones en 31 ciudades, aunque las principales deberían ocurrir en Brasilia, donde ya por la mañana unos 500 manifestantes bloquearon la entrada del Banco Central, en una protesta contra el pago de la deuda pública.

Hace dos semanas, el PT y los movimientos sociales reunieron cerca de 300.000 personas, 80.000 en Sao Paulo con Lula vestido de dirigente obrero como en sus viejos tiempos de opositor al régimen militar (1964-85). La oposición, por su lado, había sacado a la calle unos días antes a más de tres millones, al grito de “¡Fuera Dilma!”.

Lula fue nombrado jefe de gabinete por Rousseff, pero su designación está bloqueada por la justicia por sospechar que podría tratarse de una artimaña para obtener fueros privilegiados en las investigaciones sobre Petrobras.

Las sospechas fueron levantadas por la divulgación, por el juez Moro, de conversaciones pinchadas entre Lula y Rousseff.

El foco del gobierno es ahora impedir una estampida de sus demás aliados y, con cargos en la mano, Lula y Rousseff negocian las inciertas fidelidades.Desde la salida del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) del gobierno, Rousseff se enclaustró en el palacio presidencial de Planalto para reconfigurar su equipo gubernamental.

“El gobierno tiene una doble estrategia: recomponer la base aliada e impedir que el PMDB junte 342 votos”

Protesta del Frente Nacional de Luta frente al Banco Central de Brasil, en Brasilia.
Protesta del Frente Nacional de Luta frente al Banco Central de Brasil, en Brasilia.

“El gobierno tiene una doble estrategia: recomponer la base aliada e impedir que el PMDB junte 342 votos” para aprobar el impeachment en la cámara de Diputados, indicó el miércoles un asesor del gobierno que pidió el anonimato.

Las incertidumbres sobre el futuro inmediato han relegado a segundo plano los Juegos Olímpicos de Rio, que se celebrarán en poco más de cuatro meses (del 5 al 20 de agosto).

La crisis política de Brasil comenzó hace dos años con las revelaciones sobre los sobornos pagados por grandes constructoras a Petrobras y a políticos para amañar licitaciones y en 2015 detonó con los arrestos de jerarcas de la industria y de algunos dirigentes políticos.

Commentarios

comentarios

Mira también

La primera ministra Británica Theresa May.

Semana “decisiva” para el Brexit

La primera ministra británica, Theresa May, cuyo proyecto de acuerdo sobre el Brexit negociado con …