Jueves , noviembre 15 2018
Inicio / Impreso / Maduro y Ortega: comparados por “aplastar” a su propia gente

Maduro y Ortega: comparados por “aplastar” a su propia gente

El presidente de Nicaragua Daniel Ortega, junto con su homólogo de Venezuela Nicolás Maduro.
FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Como Venezuela el año pasado, Nicaragua está sacudida desde abril por multitudinarias protestas reprimidas por el gobierno de Daniel Ortega y en las que más de 400 personas han muerto. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y su homólogo nicaragüense fueron comparados por “aplastar” a su propia gente. Igualmente, se trae a colación  que la forma de actuar de ambos es muy similar al del fallecido dictador Anastasio Somoza, quien fue presidente del país centroamericano y parte de la Revolución Sandinista en el año 1979.

MANAGUA.- “Es muy irónico y cínico que, en el 39 aniversario de la caída de Somoza, el régimen de Daniel Ortega está aplastando a su propia gente como el presidente Maduro en Venezuela lo está haciendo”, dijo el embajador Todd Robinson, consejero para asuntos de América Central en el Departamento de Estado de Estados Unidos.

“Tienen esta idea de que sus países tienen que pagar para que ellos puedan seguir en el poder y esto es nefasto”, afirmó el alto funcionario de Estados Unidos.

Cabe destacar, que Robinson era el encargado de negocios de la embajada de Estados Unidos en Caracas, pero fue expulsado por Nicolás Maduro después de que el gobierno de Donald Trump, desconociera su reelección en los comicios del pasado 20 de mayo.

Como Venezuela el año pasado, Nicaragua está sacudida desde abril por multitudinarias protestas opositoras, violentamente reprimidas por el gobierno de Daniel Ortega y en las que más de 400 personas murieron.

“Vamos a utilizar todas las herramientas que tenemos para seguir presionando al gobierno de Ortega”, señaló el funcionario. Estados Unidos ya impuso semanas atrás sanciones a tres funcionarios cercanos a Daniel Ortega y restringió visados a personas vinculadas con su gobierno.

“Los responsables de la violencia tendrán que responder ante la comunidad internacional por sus acciones”, advirtió.

Robinson negó injerencia de Estados Unidos u otros países en los asuntos internos de Nicaragua, como afirmó Managua tras aprobarse en la Organización de los Estados Americanos (OEA) una resolución de condena a Ortega, que también lo exhorta a acordar un calendario electoral en acuerdo con la oposición. Pero el mandatario se ha negado rotundamente a este pedido.

EL SANDINISMO HISTÓRICO LE DA LA ESPALDA AL PRESIDENTE

 Daniel Ortega y esposa, la vicepresidente Rosario Murillo, parecen vivir en otra realidad muy diferente a la que transmiten las imágenes, los testimonios y los más de 400 muertos como consecuencia de las protestas contra el gobierno nicaragüense. Mientras Murillo proclamaba una “gran victoria” y la vuelta a la normalidad en el país -tras “tres meses de terrorismo golpista, el pueblo de Nicaragua quiere paz”-, siguen las manifestaciones. A ellas, se suma ahora el rechazo declarado de algunos miembros del sandinismo más histórico contra la gestión que ha hecho Ortega de la crisis.

“El principal responsable de la situación que estamos viviendo es el Estado de Nicaragua, y éste tiene un gobierno que debió haber tomado todas las medidas para no llegar a estos niveles de sangría que el pueblo está sufriendo”, declaró Humberto Ortega, hermano del presidente nicaragüense.

El exjefe del Ejército de Nicaragua, entre 1979 y 1995, que luchó junto a su hermano para derrocar la dictadura de Somoza, además de pedir que dejasen de operar los grupos paramilitares, criticó el despido de 40 trabajadores sanitarios -médicos, enfermeras- por haber atendido a personas que protestaban contra el gobierno.

Estos despidos movilizaron el viernes al sector sanitario que se manifestó contra esta represalia. Una nueva movilización a la que se sumó, según confirmó el propio Humberto Ortega, la médica Tania Fonseca, hija del fundador del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), Carlos Fonseca Amador, a la que se pudo ver llorando y consolando a los médicos despedidos del hospital estatal Escuela Óscar Danilo Rosales Argüello.

MILES DE NICARAGÜENSES MARCHARON EN CONTRA Y A FAVOR DE LA IGLESIA

La multitudinaria marcha opositora en Managua.
La multitudinaria marcha opositora en Managua.

 Nicaragua se convulsionó el sábado con el cruce de dos marchas multitudinarias, una en respaldo de los obispos católicos atacados por el régimen autocrático de Daniel Ortega y otra, organizada por el oficialismo que considera golpistas a la iglesia y a toda la disidencia.

La marcha opositora se movilizó pacíficamente a lo largo de una de las principales avenidas de Managua ondeando banderas nacionales y del Vaticano y llevando carteles en apoyo a los clérigos.

La Iglesia media en una crisis que ha dejado ya más de 400 muertos en su mayoría estudiantes fusilados en las calles por grupos de tareas paramilitares. Estas tropas de atacantes usan procedimientos similares a las bandas de represión de las pasadas dictaduras militares en la región lo que provocó un creciente rechazo de líderes de izquierda contra el gobierno nicaragüense.

La marcha oficialista organizada por Ortega, también en Managua, lanzó cantos de repudio a los obispos y a la oposición. A pie, en motocicletas y en vehículos, las columnas incluían empleados públicos y miembros de la Policía Nacional. Marcharon desde las afueras de la estatal Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN) hasta la Rotonda Hugo Chávez, en un recorrido de unos 5 kilómetros.

En el trayecto expresaron su respaldo al “proceso revolucionario encabezado por el comandante Daniel Ortega”. “Estoy aquí para apoyar al comandante, el único presidente que ha sabido sacar adelante el país y eliminar la corrupción”, dijo Carlos Daniel Gámez, uno de los participantes en la marcha.

Commentarios

comentarios

Mira también

Promueven campaña por una Navidad sin violencia

ASUNCIÓN.- El próximo 2 de diciembre, en la Costanera de Asunción, adultos se unirán para …