viernes , octubre 18 2019
Inicio / Impreso / Mario Ferreiro y sus recaudadores

Mario Ferreiro y sus recaudadores

Por: Cirilo Ibarra Enciso.

La “jauría” de los inspectores de la Policía Municipal de Tránsito de Asunción puede recaudar, a nombre de la comuna, alrededor de 2.000 millones de guaraníes cada fin de semana. Si, en las barreras de “control” que establecen en distintos lugares con el único y primordial objetivo de recaudar, nunca prevenir.

La PMT está para regular, controlar y organizar el tránsito vehicular y peatonal, de manera preventiva. Su misión debe ser el tránsito eficiente. En Asunción, se constituye en un ente represivo y hasta extorsivo.

Por ejemplo, si monta una barrera frente al local de fiesta, probablemente ningún conductor alcoholizado se va animar a salir con su vehículo y sería la forma de evitar la famosa “exposición al peligro”. Pero no, porque de esa manera no van a recaudar, mejor es ubicarse a dos o tres cuadras y mejor aún si es en algún lugar estratégico para sorprender.

Así recaudan ponchada de plata, pero ¿para quién?  Difícil saber, porque es muy evidente que esa recaudación no llega a las arcas de la Municipalidad o por lo menos no se invierte en lo que corresponde.

Los ingresos provenientes de las multas deben ser destinados exclusivamente a mantenimiento y mejoramiento de las actividades de tránsito, incluyendo obras viales. Sin embargo, los peores en este momento en Asunción son el tráfico y el estado de las calles.

Corresponde que el intendente Mario Ferreiro cuente dónde van a para los alrededor de 2.000 millones de guaraníes de cada fin de semana. Tal vez sea para la repartija entre todos de ese producto de las informales y hasta poco creíbles pruebas de alcotest.

Una multa en el supuesto caso positivo es de G. 1.900.000. Y sin ningún trámite y menos discusión, hay que pagar. Los agentes de tránsito, aparte de ser prepotentes e intratables, ya se constituyen en jueces para determinar la culpabilidad de un conductor. Total y absolutamente ilegal.

Ni siquiera los fiscales tenían esa facultad, en el tiempo en que ellos realizaban los controles. Cuando se trataba de faltas administrativas, los presuntos infractores eran llamados al Ministerio Publico para ejercer su defensa, como corresponde. Y si resultan “culpables” se les establecen multas consistentes en donación de mercaderías a entidades de beneficencia.

Si los casos son más graves, son derivados a los juzgados de turno y un magistrado determina la culpabilidad de los “procesados”.

Pero, tras un fallo de la Corte Suprema de Justicia, de abril pasado, por el que le retira toda acción al Ministerio Público, “dado que no se puede determinar la falta gravísima”, según la disposición, la facultad se auto adjudican los “zorros”.

Es verdad, con esa decisión la Corte pasa a las municipalidades y a la Patrulla Caminera el ejercicio del control y aplicación de sanciones a los infractores. Pero no de la manera actual, dependiendo del humor y quizás de las necesidades de estos recaudadores, para “asaltar” a los descuidados conductores.

Tiene que ser el Juzgado de Faltas de la Municipalidad el que determina la aplicación de la multa. Los inspectores de la Policía Municipal de Tránsito solo deben elaborar la boleta de intervención, labrar acta con los datos específicos sobre el procedimiento.

“Dicha boleta será derivada al Juzgado de Faltas, con oficina en la Municipalidad de Asunción”, dice una aclaración de la propia comuna.

Pero nadie puede intentar si quiera ejercer su derecho ante los “hambrientos zorros”. Ellos se creen la ley y ante el mínimo reclamo amenazan con agregar a la infracción desacato a la autoridad y que los conductores, si van a reclamar, que llamen a sus abogados.

Se creen ilustrados en leyes, pero ni saben lo que establece la propia Municipalidad de Asunción en su página web, como una orientación a la ciudadanía con el título de: “¿Qué debo saber sobre los procedimientos e intervenciones de la PMT?”…

¿Puede la PMT cobrar la multa en el lugar de la infracción?

No. Los inspectores de la Policía Municipal de Tránsito, no tienen un recibo consigo, solo una boleta de intervención, la que emite señalando la infracción y retener momentáneamente, si el conductor no está en condiciones de conducir.

Pero ellos cobran y volviendo a lo que se recauda cada fin de semana, vale señalar que según un inspector, en un puesto cae un promedio de 100 conductores alcoholizados. Es decir, con la multa de 1.900.000 a cada uno, serian 190 millones de recaudación. En una noche montan por lo menos 5 barreras. El cálculo es de cerca de 1.000 millones de guaraníes y considerando viernes y sábado, se embolsan alrededor de G. 2.000 millones. Por favor Mario Ferreiro, si van a seguir recaudando esa plata, por favor que vaya a las arcas de la Municipalidad y no más a los bolsillos de unos cuantos. Y ya que les encanta recaudar, que se utilice el dinero en bacheo de calles y que los inspectores salgan a la noche a ordenar el tránsito.

Commentarios

comentarios

Mira también

Duplicación de rutas 2 y 7: pagan US$ 798.000 por indemnización

CAAGUAZÚ.- Para avanzar con el proyecto de duplicación de las rutas 2 y 7, en …