miércoles , febrero 19 2020
Inicio / Impreso / Marly, ¿una líder?

Marly, ¿una líder?

ASUNCIÓN.- No sabemos si por haber sido modelo, por ser rubia o por haberse casado con un senador trucho, pero parece que Marly Figueredo es considerada una “mujer líder”, por la integrante del TSJE María Elena Wapenka, quien la invitó a un acto de graduación de una escuela de formación política para quienes se destacan en sus respectivas comunidades con un liderazgo claro y positivo.

La exmodelo es una mujer muy atractiva, pero jamás fue conocida por alguna campaña que haya emprendido por el derecho de las mujeres, o de los indígenas o algún trabajo en contra de la violencia doméstica; en fin, por nada absolutamente que no fuera el contoneo de su cuerpo en las pasarelas o por fotos atrevidas, pero válidas en el rubro al que se dedicaba.

Nadie tiene derecho a meterse en la vida privada de nadie –aunque a gente del entorno de Figueredo le encanta y, de hecho, vive de los chismes- y menos juzgar lo que hace, pero debe haber ciertos límites, los cuales fueron alevosamente sobrepasados por Wapenka, al incluir a la señora del senador trucho entre mujeres líderes, invitándola a la colación de un curso en donde participaron varias de ellas.

Pero, además de la calidad de quienes egresarán de esta segunda promoción de la Escuela de Formación Política para Mujeres Líderes, estarán presentes como oradoras una jueza constitucional de la República de Ecuador y una experta internacional sobre temas de género, democracia y comunicación política.

Resulta alucinante imaginar la escena cuando Wapenka, otra que no brilla precisamente por sus luces sino por su “viveza”, presente a Marly ante las personalidades extranjeras que se han destacado en sus países por su lucha por defender las reivindicaciones de las mujeres.

¿Cómo la presentará? ¿Como exmodelo, o esposa de un político de dudosa trayectoria y poca solvencia mental? ¿Cuál será el mérito con que la identifique, haber estado presente en la audiencia del presidente con el Papa Francisco? Sea como fuere, no hay ningún argumento de peso que justifique la presencia de Marly en un acto en el que se distingue la lucha, el compromiso y la inteligencia de mujeres comprometidas con las  reivindicaciones femeninas.

Estamos convencidos de que Figueredo puede adornar cualquier palco oficial, de esos a los que le gusta a Marito estar acompañado por el trucho y su esposa, pero de ninguna manera se puede ofender a las mujeres que no necesitan belleza física para enaltecer y dignificar a su género. Seamos serios.

La propia Marly difundió la nota en sus redes sociales, resaltando lo de “mujer líder”.
La propia Marly difundió la nota en sus redes sociales, resaltando lo de “mujer líder”.

Commentarios

comentarios

Mira también

Duplicación de rutas 2 y 7: pagan US$ 798.000 por indemnización

CAAGUAZÚ.- Para avanzar con el proyecto de duplicación de las rutas 2 y 7, en …