Sábado , septiembre 22 2018
Inicio / Editorial / Metidas de pata

Metidas de pata

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

El nuevo gobierno da señales sumamente preocupantes, pese al cortísimo lapso de tiempo en que Mario Abdo está sentado en el sillón de los López.

Las metidas de pata se han sucedido de manera alarmante y si bien todo el mundo comprende…. Bueno, todo es tan reciente, tienen que asentarse, etc., no hay ninguna señal que se escuchen las voces de advertencia que se producen en todo momento desde la calle, hasta algunas alertas (pocas) en el Parlamento, pasando por supuesto por las muy belicosas redes sociales.

La ultima “metida de pata” del gobierno, no hay manera de tildarla de otra forma, es la anulación del traslado de la embajada paraguaya en Israel, de Tel Aviv a Jerusalén. La volvieron a traer a la antigua capital.  Ignoramos que habrá pasado por la mente de “noni noni” Castiglioni (Mina dixit), o del mismo Marito, al asumir dicha decisión. Pensaron que los israelíes se iban a andar con medias tintas, que en vano se han pasado toda la vida peleando duramente por existir nada menos. La reacción de Netanyahu aparentemente, no lo sabemos a ciencia cierta, les tomo de sorpresa. “Exagerada”, dijo el presidente.  En similar tenor su canciller. Para no extendernos mucho más en el tema, cualquier persona de la calle puede tener una idea de la importancia de las relaciones de todo orden, desde la seguridad, hasta económicas, con el pueblo de Israel.  El gobierno de HC visualizó esta ventaja indubitable y se acercó lo más que pudo al gobierno de ese país eje del oriente medio. Pero no. Aquí por soberbia, “porque no se le consulto el tema cuando ya era presidente electo” y liviandades por el estilo, se dio la orden de dar marcha atrás como si nada. El resultado un perjuicio tremendo, innecesario, para el pueblo paraguayo.

Pero sigamos con otras notorias metidas de pata del flamante “gobierno de la gente”. El nombramiento de dos feroces políticos al frente de Itaipú Binacional y Yacyretá. Ayer justamente el Senado le dio la luz verde a José Alberto Alderete. Político bronco, de la vieja escuela, sin preparación alaguna para el cargo, salvo para ejecutar ciertos menesteres políticos a los que estamos tan acostumbrados, léase meter la mano en la lata y llenar la entidad de punteros y recomendados. Lo mismo en Yacyretá, Nicanor tiene un ejército de gente ansiosa, sus ahijados de Renovación Colorada, a los que tiene que responder. Por supuesto, lo hará…desde Yacyretá. El gobierno entregó así las dos principales riquezas que tiene el país para ejecutar obras sociales que no importen deuda externa y demás.

El gobierno de HC, hay que decirlo mil veces, “ahorró” en dinero que se dispendiaba, solamente en Itaipú, más de 60 millones de dólares que aplicó directamente a obras en beneficio del pueblo paraguayo pobre (ahí están las mil viviendas).  De Itaipú jamás salió un maletín para las autoridades de turno durante su gobierno. Habrá que ver si ahora las cosas seguirán igual. Lo mismo en Yacyretá.

El rosario de equivocaciones sigue, pero para muestra basta un botón. Está también el nombramiento de “escombros” como lo diría Mons. Ismael Rolón. Por doquier, en varias entidades.

Malos signos, que se toleran a duras penas, por la inexperiencia de las nuevas autoridades, pero que de persistir podrían precipitar al gobierno a un estrepitoso fracaso que hará que la gente añore, ya lo anticipamos, la era de Horacio Cartes.

Commentarios

comentarios

Mira también

Así no, Cachito

    No hay nada que cueste más que tener tolerancia ante quienes hablan mal …