Domingo , noviembre 18 2018
Inicio / Columnistas / Narco-solidarios

Narco-solidarios

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter
Por: Telmo T. Ibáñez Jara (telmoijara@gmail.com)
Por: Telmo T. Ibáñez Jara (telmoijara@gmail.com)

Jarvis Chimenes Pavao saltó a la palestra una vez más, fue motivo de tapas de diarios, titulares de los noticieros de los canales de TV, así como de las radioemisoras, las páginas virtuales se cansaron de hablar de los lujos que disfrutaba en la principal como peor Penitenciaría Nacional, la de Tacumbú. Finalmente, se ventilaron los favores del narco para con la sociedad.

No es secreto, Jarvis, así como otros narcos o al menos calificados como tales, por su buen vivir luego de una infancia y hasta juventud poco afortunada, al volver al barrio o ciudad de origen llama poderosamente la atención las rimbombantes inversiones sin poseer bienes patrimoniales resultado de herencias o premios de loterías u otros juegos de azar.

Son archiconocidos los nuevos dueños de humildes barrios, como de poblaciones rurales, patrones o padrinos de cuantas actividades hasta relacionadas con las eclesiales y educativas se dan en cada una de las comunidades incluso las más recónditas de nuestro territorio nacional, todos saben menos la Policía, la Fiscalía ni los jueces.

Es posible acaso salir con un par de ropas del pueblo de origen y volver con carretones, autos lujosos y hasta aviones, hacerse de estancias, mansiones lujosas sin justificar públicamente o al menos demostrar la forma en que tanta fortuna se llega a cosechar. Es decir con algún negocio cuyo éxito es tal como para amasar sideral recurso económico.

No son aislados los padrinos quienes son los hombres más solidarios de la sociedad, con aportes y hasta diezmos a las iglesias católicas como de otras religiones e incluso impregnan sus nombres como dejando evidencias o sellando el blanqueo de lo obtenido ilícitamente, por los indicios relacionados con el narcotráfico.

Esto no se puede negar aunque a partir de ésta columna empiecen los beneficiados con las dádivas a arrancar de sus portales la nómina de tan reconocidos como importantes padrinos que abundan como el tráfico hasta de la cocaína como las otras drogas que se han popularizado a nivel nacional como mundial, la marihuana.

Casi nunca se habla a profundidad con respecto al tema por temor y riesgos que esto significa, más aún si en los informes policiales se siguen mencionando incluso las fuentes de los denunciantes de un hecho ilícito y siga imperando la tremenda desconfianza hacia los uniformados, así como agentes fiscales y hasta jueces, quienes se enredan con éstos.

La culpa no la tienen solamente nuestras autoridades, además existe una gran complicidad de la ciudadanía que no solo avala, alaba y bendice los “solidarios aportes” de quienes por obra y gracia del “narcotráfico” financian desde los púlpitos hasta las construcciones enteras de iglesias, así como de escuelas, puestos de salud, locales policiales, ni hablar de las mejoras en las instituciones penales y de sus directivos.

No podemos negar ni detener la noche con un dedo, estamos en medio de un fuego cruzado, aunque la mayoría en el país busca afanosamente subir al vagón del progreso con el esfuerzo y el estoicismo que califica a los paraguayos desde tiempos muy remotos, la pasividad y la diplomacia por lo general evita choques que pueden resultar fatales.

Pareciera como si el mundo se viniera abajo, los enfrentamientos en las fronteras con el Brasil, en especial en Pedro Juan Caballero, entre los narcos de mayor peso, así como los permanentes ataques de motochorros, están ligados al narcotráfico, el primero entre los empresarios del rubro y los demás a nivel más popular.

Es momento oportuno de sacudirse, negarse a las “santas dádivas narco-solidarias”, de comprometer a nuestras autoridades e instituciones a partir del Ministerio Público a liderar pero en serio la lucha contra el narcotráfico, de lo contrario el panorama seguirá obscureciéndose y en pocos años más nuestras calles se convertirán en escenarios de atentados diarios.

Commentarios

comentarios

Mira también

J. Augusto Saldívar muestra sitios muy especiales para disfrutar de la naturaleza y pasar días en el verano.

J.A. Saldívar, ciudad convertida en mayor productora de frutihortícolas

La ciudad de Julián Augusto Saldívar, del departamento Central, más conocida como J. A. Saldívar, …