lunes , diciembre 16 2019
Inicio / Impreso / Narcopolítica: Aprobarían CBI, pero solo en papeles

Narcopolítica: Aprobarían CBI, pero solo en papeles

ASUNCIÓN.- Las mentes de 125 congresistas instaladas ya en alguna playa con borde de agua salada y “cansadas” de tanto debate, optan por crear en papel la Comisión Bicameral de Investigación (CBI) y patear hasta marzo su integración y funcionamiento. No hay mucho apuro por escarbar las influencias del dinero narco en las campañas proselitistas. La vinculación del diputado Ulises Quintana con Reinaldo Cabaña, alias “Cucho”,  y la sospecha de serios acercamientos con la campaña de Mario Abdo Benítez y otros casos, parecen no tener importancia. Varios diputados levantaron la mirada con cierto interés, pero no encontraron eco en la mayoría y resignan intenciones hasta dentro de tres meses.

La creación de una Comisión Bicameral de Investigación (CBI) fue asumida con seriedad por varios legisladores, después del “sincericidio” del abogado de Reinaldo Cabañas, alias “Cucho”, quien dijo, hace unos días, que “son unos malagradecidos, mi cliente les dio de comer y muchas cosas más”, en directa alusión al presidente Mario Abdo Benítez y su ministro del Interior, Juan Ernesto Villamayor. Se menciona que el aporte de Cabañas pudo haber sido importante.

Este episodio y otros más, bajo sospechas, levantó la mirada de varios diputados y observaron con interés la creación de una CBI, sin embargo, casi de inmediato, comenzó a enfriarse y para silenciar reclamos ciudadanos explicaron que se creará la comisión sobre el papel y se lo integrará y entrará en funciones en marzo, a vuelta de las extensas vacaciones parlamentarias.

La Cámara Baja lo aprobó por unanimidad y es ahora el Senado, el que deberá proseguir con el trámite para elegir sus representantes, cinco diputados y cinco senadores que tendrán a su cargo la investigación de las influencias del dinero ilegal en las campañas políticas.

Esta es la primera vez que el Congreso Nacional se ocupará de manera directa de este flagelo que afecta no solo a nuestro país, sino a toda la Región.

El caso Quintana es hoy el más grave, porque involucra directamente al presidente de la República, quien ordenó a sus colaboradores bajar los decibeles con declaraciones cuya intención fueron minimizarlas.

Varios elementos acercan a Abdo Benítez al dinero sucio; dos de ellos, su cercanía con Quintana –dijo ser su amigo- y una fotografía con Reinaldo Cabaña, que pese a todos los intentos oficiales de reducir efectos, no convenció.

Otro caso llamativo es el de los familiares del diputado colorado Freddy D’Ecclessiis, del departamento de San Pedro, también cercano políticamente del jefe de Estado, quien se vio obligado a pedir permiso al Legislativo para aclarar su situación.

Commentarios

comentarios

Mira también

Duplicación de rutas 2 y 7: pagan US$ 798.000 por indemnización

CAAGUAZÚ.- Para avanzar con el proyecto de duplicación de las rutas 2 y 7, en …