Jueves , noviembre 15 2018
Inicio / Editorial / “No merece” titulares

“No merece” titulares

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Mediante un acuerdo con Taiwán, nuestro país contará a partir del año próximo con una de las mejores, si no la mejor, universidad tecnológica de la región. Hasta el momento, se inscribieron cerca de 2.800 jóvenes para el cursillo de ingreso que se iniciará el 14 agosto, del que tomarán parte un total de 400 seleccionados, en base a las calificaciones obtenidas en el colegio. Éstos deberán completar un semestre de clases de matemáticas, física e inglés, antes de los exámenes finales a realizarse en el mes de enero, de los cuales los 100 mejores cursarán sus estudios para ser ingenieros de las áreas civil, industrial, electromecánica e informática, con financiamiento y soporte de la nación asiática.

El formidable emprendimiento no toma en consideración las características socioeconómicas de los postulantes y aquellos que no puedan costear sus estudios recibirán becas del Estado paraguayo, según las instrucciones dadas en su momento por el presidente de la República, Horacio Cartes.

La colaboración del gobierno de Taiwán es inestimable, no solo porque cubrirá los sueldos de los profesores que vendrán de dicho país, sino porque aportará toda la experiencia acumulada en la isla respecto a la malla curricular y dotará a los laboratorios de todos los equipamientos necesarios para llevar adelante la formación de nuestros jóvenes. El Estado paraguayo, por su parte, correrá con la inversión en la infraestructura edilicia y administrativa.

El convenio fue suscrito a comienzos de diciembre del 2017 entre autoridades del
Gobierno Nacional y el embajador de Taiwán, Alexander Yui, en presencia del jefe de Estado, quien resaltó entonces que la iniciativa tiene por objeto reforzar el despegue industrial el Paraguay, brindándole una fuerte base científica para asegurar una formación de elevada calidad en los futuros profesionales, quienes, a su vez, complementando sus conocimientos con otros de índole pedagógico, estarán en condiciones de formar a las siguientes camadas de estudiantes.

Ahora, estamos a las puertas de dar inicio a la primera fase del proyecto, la del cursillo de ingreso, como punto de partida de esta apuesta de carácter verdaderamente estratégica, que responde a la necesidad de superar el retraso que tenemos en lo concerniente a la falta de profesionales capacitados para impulsar las obras requeridas en el país y estar en condiciones de incorporarse a las compañías de nivel mundial, incluyendo las de origen taiwanés, interesadas en desarrollar determinados proyectos en nuestro territorio.

Se trata, pues, de una iniciativa extraordinaria, del tipo que para un sector de la prensa “no merece” grandes titulares, pero que representa una apuesta estratégica por la educación, que la actual administración viene realizando desde hace ya varios años, como lo demuestra el millar de compatriotas capacitándose en el exterior en diversos campos, incluyendo maestrías y doctorados, además de la docencia.

En la actualidad, está fuera de toda duda que la mayor y mejor de todas las industrias es la del conocimiento, con énfasis en la innovación tecnológica, que es la esencia de la Universidad taiwanesa que abrirá sus puertas en marzo del 2019. Es de esperar, por tanto, que las autoridades próximas a tomar las riendas del país, honren el esfuerzo realizado en este ámbito y, de ser posible, lo potencien por el bien de todos.

Commentarios

comentarios

Mira también

Partidos, en crisis

La decisión del PLRA de realizar un taller de formación de líderes resulta, a primera …