Viernes , noviembre 16 2018
Inicio / Editorial / No rompan los… acuerdos

No rompan los… acuerdos

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Las aguas se agitaron a raíz de declaraciones de los senadores Arnoldo Wiens, Blanca Ovelar, Oscar “Cachito” Salomón y Eduardo Petta, integrantes de la bancada “Añetete”, anunciando que no asistirían a la sesión del Congreso a ser convocada para tratar la renuncia de HC a la presidencia de la República, con el objeto de obstruir su juramento como senador nacional. Ni siquiera se esforzaron en darle cierta coherencia a la postura, algo muy difícil por cierto, o inventaron un viaje o fabricaron algún certificado médico “trucho”. Nada de eso. Directamente echaron mano al arsenal de idioteces que produce ABC, como si buscaran congraciarse con su longevo dueño y repitieron el verso de que “el señor Cartes debe aclarar su relación con Darío Messer”, sin medir la falta de seriedad de sus expresiones, ni tampoco las posibles consecuencias políticas.

Más allá de que el argumento resulta insostenible y solo está en las mentes febriles de algunos enemigos jurados del presidente, los mencionados legisladores deberían volver sobre sus pasos por algunas razones muy simples. Por un lado, porque no son nadie para desconocer lo que resolvieron los órganos jurisdiccionales al respecto (léase Tribunal Superior de Justicia Electoral y Corte Suprema de Justicia) ni menos aún el resultado de la voluntad popular, pilar fundamental de la democracia; por el otro, porque no harían más que sembrar el germen de la crisis en la base de sustento político del presidente electo, ya antes de que asuma sus funciones, lo cual resulta un absoluto delirio.

Es muy probable que Wiens, un improvisado en materia política, no haya considerado estos factores, al igual que sus colegas, exceptuando a Petta, quien siempre se movió en función a sus intereses ultra particulares, pero que en la actualidad no tiene más trascendencia al estar retirándose de la escena. Es muy probable que hayan dado riendas sueltas a sus broncas personales hacia Cartes, que poco o nada interesa al país y a la ciudadanía. Y hay otras y otras conjeturas que podrían hacerse para intentar entender la posición de estos senadores. Pero la política no se practica de esa manera, salvo de parte de aquellos a quienes no les interesa de modo alguno los costos que eso supone.

Así les hicieron saber varios “pesos pesados” de dentro y fuera de las carpas “abdistas”. Nicanor Duarte Frutos, expresidente y senador electo, además de aliado de Marito, lo dijo con mucha claridad: “No sería inteligente dividir la bancada colorada en el Senado”, alertando sobre los problemas políticos que eso representaría para Marito cuando asuma el mando. De forma velada hizo lo propio el senador Juan Carlos Galaverna, al poner paños tibios respecto a esta cuestión, decir que hay más “ruido a lata” que otra cosa y adelantar que, en su opinión, “los menos tres (refiriéndose a Wiens, Ovelar y Salomón) serían menos de tres” y que, según sus cálculos, habrían 26 senadores dispuestos a dar el quórum necesario para que el Congreso sesione a los efectos de recibir la renuncia de Cartes. Y como remate, Juan Ernesto Villamayor, coordinador del equipo de transición del próximo gobierno, aclaró que “Mario Abdo Benítez ya manifestó en varias ocasiones que está a favor del juramento de Cartes como senador”.

En este contexto, fuentes oficiosas aseguran que dicha sesión se llevará a cabo el próximo miércoles 31, lo cual abonaría la tesis de “Calé” referente a los votos, pues el cartismo no se arriesgaría a solicitar la convocatoria si no los tuviese.

De cualquier modo, este episodio pone a prueba el liderazgo de Marito, lo admitan o no él y los integrantes de su primer anillo. Aunque  el tema se defina en ámbitos de su bancada en el Senado, es… “su bancada” y lo que ésta resuelva afectará para bien o para mal su gestión como presidente, al ratificar o dejar sin efecto acuerdos pre existentes entre su movimiento y el cartismo.

Por eso, es presumible que Marito y sus “delfines” hayan operado para que las cosas no se descompongan, diciéndoles a Wiens y compañía, palabras más, palabras menos: “No rompan los… acuerdos y actúen en equipo”.

Commentarios

comentarios

Mira también

Consejos, antes que diatribas

Primero asombro. Luego preocupación, ¿qué estaba pasando? Nadie se lo explicaba. La inquina del presidente …