lunes , marzo 30 2020
Inicio / La visión de ADN / No, “volver a empezar”

No, “volver a empezar”

La situación va volviendo a la “normalidad”. Por hacer un juego de palabras poco agraciadas, todo vuelve a la “normalidad, anormal”. Nos referimos al ciclo-ultra repetido-  de las cíclicas crecientes del río y los damnificados por el mismo.

De pronto llega la creciente (los pronosticadores, dan en el blanco, más o menos, nomás) y empieza a salir la gente. Primero unos pocos, los que “empujaron” al río para plantar sus chabolas, y luego más y más, hasta que emigra ya mucha gente. Este año casi se batieron todos los récords. La riada alcanzó a pobladores de clase media, a los “chuchis” del barrio Sajonia y demás.

Inmediatamente, el pedido de auxilio es general. Chapas, colchones, terciadas, plásticos negros, kits de alimentos y lo que haya, por montones, por cifras siderales, lo imaginamos, porque no hay aporte de datos oficiales, pero debe constituir un desangre salvaje de las arcas del Estado. Solo el Estado, porque la Municipalidad de Ferreiro se mostró incapaz de mover un solo dedo. Terrible.

De paso anotamos que alguien posiblemente vinculado a la SEN, se estará volviendo rico con la montaña de compras, sin control, debido a la urgencia de la ayuda. Si se mete la mano en esa bolsa negra, seguro se encontrarán “pirañas” de todo tipo.

El fenómeno se repite cíclicamente. En mayor o menor medida, con  las mismas características, con  la misma exigencia de tirar millones a la basura, ya que no hay soluciones definitivas.

¿Qué decimos? ¡Hay soluciones! Las hubo en la época del presidente Horacio Cartes. Se sacó limpiamente, sin deberle un peso a nadie, a más de 1.000 familias del infierno de los bañados. Ahí está el barrio San Francisco, para quien dude de lo que afirmamos.

Querríamos equivocarnos, pero posiblemente el sitio desalojado por esas familias ya esté totalmente ocupado por otras, nuevamente. Lo reiteramos no tenemos el dato, pero el temor de que así sea, es casi una certeza.

Desde el barrio “San Francisco” en adelante se ha hecho poco y nada en la materia. Titubeos, ministerios que no salen del “power point”, hasta la desidia de Ferreiro con el dinero de Taiwán, son fantásticos planes que no se concretan nunca.

Y llegará otra riada y volverá a salir la gente. Se gastarán fortunas en asistencia. La imagen del país por los suelos con  los damnificados por poco instalándose al costado del Panteón de los Heroles, etc.

Los bañadenses deben salir ya de esos sitios, si posible habría que cercar la zona y poner una custodia militar, para que nadie entre de nuevo, hasta que se vayan concretando planes de extender la costanera, construir las ciudades sociales, etc.

Pero así como están las cosas, no. Ahora, termina el ciclo de la “gran inundación del 2019”. No habría que esperar que empiece otra. Manos a la obra, ¡señores!

En este drama ciudadano y del país, basta ya de aquello de “volver a empezar”.

Commentarios

comentarios

Mira también

Nunca es tarde

Fue en una conversación casual entre amigos, en estos días calurosos de finde. Por supuesto …