Martes , agosto 21 2018
Inicio / Impreso / Nueva Mestre, historia de presunto fraude, estafa y muerte en el Chaco

Nueva Mestre, historia de presunto fraude, estafa y muerte en el Chaco

La colonia creada en el Chaco, con fondos provenientes de la Unión Europea.
FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Nueva Mestre es una colonia creada en Villa Hayes, entre 1993 y 1998. Supuestamente se invirtieron en la ejecución de aquel proyecto G. 14 mil millones, pero fue abandonado muy pronto, convirtiéndose en una triste historia de fraude, estafa y hasta de muerte. Uno de los que puede contar mucho sobre aquel emprendimiento es monseñor Mario Melanio Medina.

ASUNCIÓN.- Hace unos meses, cuando la ministra de la Senavitat, Soledad Núñez, lanzó el proyecto de soluciones habitacionales en el Chaco, saltó al tapete el caso Nueva Mestre. Los habitantes que aún permanecen en esa colonia piden también atención de la Secretaría Nacional de la Vivienda y el Hábitat (Senavitat).

Nueva Mestre es una colonia creada con recursos proveídos por la Asociación Solidaridad para el Desarrollo (ASES), que gestionó los fondos de la Unión Europea y logró alrededor de 14 mil millones de guaraníes para asentar a cerca de 150 familias en el lugar, en tres núcleos.

Sin embargo, es evidente que aquellos recursos no fueron bien utilizados y existen denuncias de fraude, estafa y de muerte durante la ejecución del proyecto y uno de los sindicados como responsable es monseñor Mario Melanio Medina, entonces obispo de Benjamín Aceval y Bajo Chaco.

El que hizo una acusación responsable contra el prelado, fue Nicanor Duarte Frutos, cuando era presidente de la Republica. Acusó al obispo de fraude y estafa en el proyecto de la colonia. Asimismo, dio a entender la responsabilidad de Medina en la muerte de un sacerdote, Ciro Martínez, durante aquel emprendimiento.

Un tiempo de después, ya durante el gobierno de Fernando Lugo, Monseñor Mario Melanio Medina se presentó ante la Fiscalía General de la República para solicitar que se lo investigue por la muerte de un sacerdote, el desvío de fondos de un proyecto y el supuesto encarcelamiento de labriegos. Nunca prosperó tal investigación.

Por otro lado, en su momento se pudo constatar que esa colonia era prácticamente un depósito de personas, sin las condiciones mínimas para una vida adecuada y saludable, sin los servicios básicos y prácticamente sin la asistencia prometida.

El costo social y humano es grande, porque centenares de personas se encuentran en la miseria y exclusión social en esa colonia, en uno de los departamentos con muchas necesidades, Presidente Hayes.

Se recuerda también hubo gran asistencia de una fundación italiana, que proveyó infraestructura para hacer funcionar un tambo industrial, pero éste se convirtió en un devastado establecimiento. Debió ser el principal medio de subsistencia comunitaria, instalado en una propiedad de 250 hectáreas, donde quedan unos pocos vacunos y una veintena de ovejas. Además de una gran infraestructura carcomida por la desidia, la herrumbre y el polvo.

MANIOBRA DE LOS LIBERALES

Durante el gobierno de la dupla Fernando Lugo-Federico Franco, hubo maniobras para que ciertos políticos liberales se apoderen de algunas parcelas de Nueva Mestre. Funcionarios del Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert) estuvieron a punto de entregar como tierras fiscales de esa colonia, tanto al diputado liberal Julio Enrique Mineur, como a un supuesto prestanombre de Iván Franco, hijo del expresidente Federico Franco.

Las tierras corresponden a la colonia Nueva Mestre, según indica la Ley 97/091 y las mismas debían ser destinadas únicamente a los sin tierras que acampaban a la vera de la ruta Transchaco, entre los km 134 y 218.

A varias personas, inclusive ya fueron entregadas las tierras, en abierta violación a esta ley y las beneficiadas fueron: Norma Perruchino de Aquino, esposa de Mineur;  María Leticia Valenzuela, esposa de Iván Franco; Gilberto Sánchez Ruiz, supuesto prestanombre de Franco;  y José Félix Grau Fernández.

El expediente Nº 807.127 fue tramitado a la velocidad de la luz bajo la presidencia del extitular del ente agrario, Luís Ortigoza, quien antes de asumir el cargo fue asesor de Federico Franco.

TRAS LUGO, SE AVANZÓ MÁS

Cuando asumió Federico Franco la Presidencia de la República, en el 2012, más rápido avanzaron con las gestiones. El 11 de abril del 2013, Ortigoza adjudicó la propiedad a Sánchez Ruiz por un total de 191 hectáreas, a pesar de que el entonces consejo del Instituto de Bienestar Rural (IBR), hoy Indert, había establecido que como máximo solo se podían entregar 50 hectáreas a cada beneficiario.

La planilla oficial del censo que realizó el ente agrario a los ocupantes del lugar revela que los mismos lotes 26 y 27 solicitados por Sánchez Ruiz están a nombre de Liz Leticia Vera Bogarín, esposa de Iván Franco.

La esposa de Mineur solicitó tres lotes que suman 250 hectáreas. El título fue expedido el 12 de junio por el extitular del Indert, Juan Carlos Ramírez Montalbetti.

Las entregas irregulares fueron confirmadas en una verificación que realizó la actual administración de Justo Cárdenas. La intervención inició el 25 de setiembre de 2013 y finalizó en enero. El trabajo de revisión de expedientes comprendido desde el 2008 hasta agosto del 2013, fue realizado por Fredy González, Enrique Cantero y Blanca Arana.

NO QUIERE PUEBLO FANTASMA

Primo Zarza, coordinador de las actividades en Nueva Mestre, se resiste a ver convertida la colonia en un pueblo fantasma. Aunque reconoce que algunos vecinos comenzaron a emigrar y a vender sus tierras. Con la intención de salvar la colonia, volvieron a organizarse después de algunos años y Zarza preside una Asociación Campesina Nueva Mestre.

En el 2005 realizaron un Diagnóstico Rural Participativo y un Plan de Desarrollo que ya presentaron al Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert). No hubo respuesta.

El mismo contempla reactivar el tambo y hacer una colonia agropecuaria productiva. “Necesitamos ampliar el tendido eléctrico, pastura, alambrada. Crear una nueva cooperativa. No podremos lograr arraigo si no producimos y para esto necesitamos la presencia permanente de instituciones, como el Indert y el Ministerio de Agricultura”, reclamó entonces.

La colonia Nueva Mestre fue una respuesta al problema de las familias sin techo que vivían en precarias condiciones, a lo largo de la Transchaco, en la franja de seguridad de la ruta.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Commentarios

comentarios

Mira también

Gremio de abogados se manifestaron contra magistrados de Canindeyú

SALTO DEL GUAIRÁ (Por Ma. Elizabeth Cruz).- Miembros del Colegio de Abogados de Canindeyú, se …