Domingo , noviembre 18 2018
Inicio / Columnistas / De nuevo Añetete, ¿simple coincidencia?

De nuevo Añetete, ¿simple coincidencia?

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter
Por: Cirilo Ibarra Enciso.
Por: Cirilo Ibarra Enciso.

En dos trascendentes operativos de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad) y de la Unidad Especializada de Lucha contra el Narcotráfico, durante el nuevo gobierno, casualmente las personas involucradas serían “aportantes” del movimiento Colorado Añetete.

Es más, serían muy cercanos al presidente de la República, Mario Abdo Benítez. Por ejemplo, en el operativo “Berilo” en el Alto Paraná, fue detenido Javier “Cucho” Cabañas y oh, sorpresa, rápidamente se difundió una foto del presunto narco con Abdo Benítez en su quincho.

El sábado, en el operativo “Austral”, en Itapúa, se vislumbró la posibilidad de que el diputado Freddy D’Ecclessis (ANR Añetete) tendría alguna conexión con los responsables del cargamento de 448 kilos cocaína incautado en el sur.

También de inmediato se publicó la foto del presidente de la República, en plena campaña proselitista, con el parlamentario de San Pedro. Es decir, de nuevo Añetete en la picota, solo faltaría determinar si todos los relacionados con el tráfico de drogas son del mencionado movimiento colorado, o se trata de simple coincidencia.

Mientras tanto, los detractores de Horacio Cartes, durante 5 años que estuvo como presidente de la República, lo tuvieron como supuesto “narco” y se reiteró siempre aquella famosa filtración de WikiLeaks, que habló de un presunto narco del cartel de Sinaloa, detenido en Paraguay y que supuestamente “tenía intención de invertir en el país en cooperación con un empresario de apellido Cartes”.

Hace alrededor de un mes, el senador Rodolfo Friedmann instó a la Fiscalía que investigue al expresidente Horacio Cartes por narcotráfico, contrabando y lavado de dinero. Planteó en la Cámara de Senadores el caso, para impulsar una acción judicial. Sin embargo, ni sus compañeros de bancada Añetete lo apoyaron, tal vez por el temor de entrar en un terreno peligroso.

Ocurre que viendo estos últimos acontecimientos, quizás haya posibilidad de que el tiro salga por la culata, que los verdaderos narcos estarían por el referido movimiento o por lo menos quienes los protegen.

Esta vez, el diputado Freddy D’Ecclessis es sospechado y existen indicios para relacionarlo con el cargamento de 448 kilos de cocaína incautado el

sábado en Itapúa. Es difícil probar la participación del congresista, pero “cuando suena el río es porque agua trae”. En San Pedro es “vox populi” (voz del pueblo) que la familia D’Ecclesiis, incluyendo a Freddy, está en el tema.

De ahí es que el fiscal Marcelo Pecci imputó a los cinco detenidos en Itapúa y no descarta llamar a declarar también al diputado colorado Freddy D’Ecclessis. En el hangar de su familia fueron incautadas varias “narcoavionetas”.

Además, hay que recordar que su hermano, Víctor Raúl D’Ecclessis, tiene antecedente en la tarea ilícita, porque hace unos años, en su estancia del norte del país se descubrieron unos 200 kilos de cocaína.

Además, no se olvida aún cuando el entonces senador, Arnaldo Giuzzio, hoy director de la Senad, habló de una “gavilla de narcopolíticos” en la Cámara de Diputados. Fue el 20 de noviembre del 2014, en plena sesión ordinaria del Senado, presentó un informe de los políticos involucrados en el narcotráfico.

Entre los nombres que citó están los diputados Freddy D’Ecclessis, Bernardo Villalba, Marcial Lezcano y el diputado suplente Carlos Rubén Sánchez Garcete, alias Chicharõ. Esta lista de nombres la dio luego de una reunión que senadores de la Comisión de Lucha contra el Narcotráfico mantuvieran con el titular de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad), Luis Rojas.

Por otro lado, el expresidente de la República, Nicanor Duarte Frutos, hoy prácticamente también del equipo Añetete, tuvo alguna vinculación con los presuntos narcos del norte del país. El 6 de febrero del 2008, con la candidata presidencial de la ANR, Blanca Ovelar (hoy de Añetete), viajaron expresamente a Pedro Juan Caballero para asistir al velatorio de Walter Villaalta, un activo dirigente de base colorado asesinado brutalmente.

Faustino Villaalta, padre de Walter, fue presidente de la seccional colorada de la capital del Amambay, igualmente había sido asesinado en octubre de 2006. Christian, otro hijo de Faustino, fue capturado, en junio de 2007, con 195 kilos de cocaína en Bella Vista Norte, Amambay.

Walter, poco antes de su asesinato, cayó detenido en una estancia propiedad del político colorado Víctor D’Eclessis con casi 200 kilos de cocaína. Es decir, toda la familia Villaalta estaba vinculada al narcotráfico fronterizo.

Hoy, Freddy D’Esclessis se defiende señalando que la denuncia de Giuzzio relacionado con la “gavilla de narcopolíticos”, fue aclarado en su

momento y remarcó que él es “más limpio que el agua y más sano que un yogurt”. Y con relación a los antecedentes de su hermano, sostuvo: “los parientes no se eligen”.

Pero es difícil creer que no sepa en qué anda su hermano y si lo sabe, por lo menos sería cómplice. Además, admitió que un tío, de nombre Abraham y un primo, Iván, estuvieron presos por narcotráfico en los Estados Unidos. En síntesis, si Freddy D’Esclessis no es narcotraficante, se encuentra en los umbrales y sería encubridor.

Commentarios

comentarios

Mira también

La tuberculosis es la novena causa de muerte en el mundo

ASUNCIÓN.- El Ministerio de Salud lleva adelante una campaña denominada Escuchá tu interior. #NoSilenciesLaTos. En …