lunes , agosto 19 2019
Inicio / Editorial / Nunca debió ser la misma

Nunca debió ser la misma

La mayoría de los senadores metió en la misma bolsa a “Payo” Cubas y Enrique Riera por los incidentes ocurridos durante la última sesión de la semana pasada.

Les aplicaron a ambos, sin distinción, 60 días de suspensión, sin goce de sueldo.

Una actitud absolutamente pusilánime, por llamarla de alguna manera, ya que las responsabilidades de uno y otro en el consabido suceso, son tan diferentes como el agua y el aceite.

“Payo” es un reincidente consuetudinario, ya fue objeto de la misma sanción, hace apenas un par de semanas y por el solo hecho de haber reprisado sus “hazañas” en tan corto lapso de tiempo, resulta evidente que no tiene propósito de enmienda alguno y merecía por lo menos el doble de la sanción, o definitivamente la apertura de un proceso de expulsión de la Cámara.

Fue también él quien precisamente provocó la ira de Riera hasta niveles intolerables para el parlamentario colorado, quien cegado por la rabia, incurrió precisamente en lo que buscaba su “contricante”: el escándalo, la violencia, tener mucha prensa para seguir su carrera hacia la dictadura suprema de la República, como el mismo lo confesó.

Que no haya equívocos. Por su reacción violenta, Riera también merecía la sanción. Lo que decimos es que nunca  la gradación de la pena debió ser la misma.

Es una muestra más de la mezquindad política que tienen muchos parlamentarios hacia sus colegas de Honor Colorado. Siguen sin digerir el hecho de que HC haya hecho el mejor gobierno del que se tenga memoria en años recientes.

Pero volviendo al tema “Payo” Cubas. Con la actitud tibia de la mayoría del Senado en aplicar una sanción leve al belicoso colega, lo único que se está haciendo es prolongar la agonía de la imagen del cuerpo. “Payo” no va a parar.

Volverá con más ímpetus. Los dejará en ridículo ante la ciudadanía, seguirá vociferante, echándoles agua a la cara, y ganando diariamente terreno ante la opinión pública.

Posiblemente luego lo van a querer echar, pero ya será tarde.

Ahí van a quemar de nuevo el Congreso.

Commentarios

comentarios

Mira también

“Não é assim meu amigo”

El mal paso dado con la firma del acta entreguista de Itaipú, acerca del que …