viernes , febrero 21 2020
Inicio / Impreso / Obsesión por la huelga docente tiene claros objetivos políticos

Obsesión por la huelga docente tiene claros objetivos políticos

Gabriel Espínola, de la OTEP-A y Silvio Piris, de la FEP, están impulsando la huelga de docentes del próximo 23 de febrero con objetivos políticos claros.

En los discursos y declaraciones a la prensa, tanto Gabriel Espínola, secretario general de la Organización de Trabajadores de la Educación (OTEP – Auténtica); como Silvio Piris, de la Federación de Educadores del Paraguay (FEP), se nota que no tienen ni la más mínima intención de llegar a un acuerdo con representantes del gobierno para evitar que se realice la huelga, prevista para el 23 de este mes, inicio del periodo lectivo 2017. Ambos dirigentes tienen el mismo discurso que los principales exponentes de “Colorado Añetete”.

ASUNCIÓN.- Espínola asegura que tanto la mesa técnica como el posterior estudio de mejoras salariales, son elementos “distractores”, ya que según sus declaraciones, “se quieren mezclar las cosas, confundir a la ciudadanía y desconvocar a la huelga docente”. En tanto, Silvio Piris sostiene que el dialogo con representantes del gobierno es una “pérdida de tiempo”.

Ambas posturas intransigentes los delata claramente que no tienen ninguna reivindicación gremial, sino política, ya que responden a directrices emanadas de uno de los movimientos internos del Partido Colorado, denominado “Colorado Añetete”, que actúa directamente en base a las pautas dadas por el senador Mario Abdo Benítez, quien torpemente se declara disidente al oficialismo de la referida nucleación partidaria.

La línea política de ambos dirigentes será barajada en una asamblea a realizarse el próximo 10 de febrero, donde camuflarán sus verdaderas intenciones por el tan mentado reajuste salarial, a pesar de las propuestas ofrecidas por los ministerios de Educación, Hacienda y Trabajo, de otorgar el 7.7% a partir de marzo.

Sin embargo, estos dirigentes sindicales están tergiversando la propuesta y bajo engaño a sus pares educadores, están llevando a cabo un plan político con el objetivo de instalar la anarquía y perjudicando a 1.500.000 estudiantes, si es que no se inicia este 23 de febrero las clases. El argumento poco sólido dado por Piris y Espínola, revela que el verdadero objetivo de la movilización es intentar desestabilizar al gobierno, auspiciado por “Colorado Añetete”.

“El 23 (de febrero), si es que el gobierno sigue subestimándonos, puede convertirse en una fecha histórica donde el sector docente de una vez por todas se levantó contra un gobierno que pretende instalar nuevamente la dictadura en el país”, había dicho Piris en declaraciones radiales, dejándolo en evidencia que lo único que busca es instalar el caos y no precisamente obtener las reivindicaciones salariales, buscando ocultar sus verdaderas y oscuras intenciones.

Los sindicalistas exigen incrementos del 10 al 15% a partir de julio, en el marco del programa del salario básico profesional del educador. “Si la propuesta seguirá siendo la misma, ya no queremos reunirnos”, aseguró Piris, al tiempo de expresar que están dispuestos a dialogar si otros números se bajan sobre la mesa. “Nos mantenemos en el aumento de entre el 10 y el 15%”, ratificó. Estas afirmaciones dejan al desnudo sus intenciones contra este gobierno. Según versiones, la postura asumida por los dirigentes gremiales del sector, estaría siendo orientada por los líderes de “Colorado Añetete”, movimiento interno de la ANR, actualmente en disidencia al gobierno.

SE CIERRAN EN SUS POSTURAS

El secretario general de la Organización de Trabajadores de la Educación (OTEP – Auténtica), Gabriel Espínola, aseguró que la medida de fuerza prevista para los días 23 y 24 de febrero próximos tendrá un importante acatamiento de sus colegas.  “Estarán movilizados más del 60% de los profesores”, dijo. De nuevo, Espínola le da especial énfasis a la cantidad de los posibles huelguistas, mucho antes de realizarse el congreso que anuncian, lo que revela que tienen todo muy bien organizado para concretar sus objetivos, que a todas luces, son políticos.

Reiteró que ya no desean dialogar con el gobierno, afirmando que “tanto la mesa técnica como el posterior estudio de mejoras salariales, son un elemento para distraer a la dirigencia”, subrayó.

Las declaraciones de Espínola denotan que la postura intransigente que asumen tiene claras connotaciones políticas, ya que se cierran a las negociaciones que les ofrece el gobierno. Las reivindicaciones salariales es apenas un elemento para disfrazar sus verdaderas intenciones.  Informó que convocarán a un congreso unitario para el próximo 10 de febrero a fin de confirmar dos días de paro si no se da un acuerdo antes.

ESTA SEMANA ENTREGAN  PROPUESTA AL CONGRESO

En el transcurso de esta semana se enviará el pedido de ampliación presupuestaria al Congreso, solicitando el 7,7% de aumento que propone el Gobierno, como muestra de voluntad política para evitar la huelga prevista por los docentes para el próximo 23 de febrero, según informó el ministro de Educación, Enrique Riera. Explicó que el presidente Horacio Cartes le instruyó a enviar el pedido de aumento salarial para los docentes del 7,7% con el objetivo de evitar la huelga docente.

Algunos gremios ya aceptaron esta propuesta; pero los principales, en su mayoría, la siguen rechazando y amenazando con no iniciar las clases el 23 de febrero, agregó.  Igualmente, se comprometió en que este aumento, que sería tratado en marzo, una vez que se retomen las actividades en el Congreso, en buscar unos G. 36.000 millones para aplicarlos en el rubro de escalafón docente.

Aclaró que el aumento real para los docentes es de G. 280.000 al mes, “que no es poca cosa para gente que vive contando los centavos. No es lo ideal, pero es lo posible hasta ahora”, dijo.  “Es decir, dar mayores beneficios a los docentes”, expuso.

Por su parte, Miguel Marecos, del Sindicato Nacional de Directores (Sinadi), reiteró que aceptarán el 7,7% de suba salarial, con la condición de que se forme la mesa técnica y además exista un compromiso por escrito de una mejora salarial de hasta el 12% para la segunda mitad del año. Sin embargo, representantes de la OTEP, FEP y UNE, se mantienen absurdamente intransigentes, ya que siguen con la postura firme de llevar adelante la medida de fuerza.

VARIOS COLEGIOS DEL ALTO PARANÁ ESTÁN EN PROCESO DE REFACCIÓN

Esta semana prosiguen las obras de refacción total en el colegio Atanasio Riera del Área 1 de esta ciudad, que son encaradas por la Itaipú Binacional y fiscalizadas por el Ministerio de Educación y Ciencias (MEC). Además serán reparadas 4 instituciones más que se hallan dentro del área de influencia de la entidad, así como también la Coordinación Departamental. Estas acciones se llevan adelante en el marco de la emergencia educativa, con el apoyo de la Itaipú Binacional, con una inversión de más de G. 20 mil millones.

El listado total de las instituciones beneficiadas con las intervenciones en la infraestructura escolar, afecta a la Escuela Básica Nº 1632 Augusto Roa Bastos Área 1-Ciudad del Este, que tienen matriculado a 1.135 alumnos; a la Escuela Básica Nº 1.633 Espíritu Santo Área 4-Ciudad del Este, con 1.137 alumnos; la Escuela Básica Nº 1.189 Sagrada Familia Área 3-Ciudad del Este, que cuenta con 980 alumnos.  Asimismo, se realizarán en breve otras refacciones como en el  Centro Educacional Sagrada Familia del Área 3 (Educación Media), que tiene 319 alumnos matriculados y en el Colegio Augusto Roa Bastos de Hernandarias, que este año matriculó a 322 alumnos.

Commentarios

comentarios

Mira también

Hackathon Kuña Mbaretech será en marzo

ASUNCIÓN.- Hasta el martes 10 de marzo es el concurso de innovación abierto, “Hackathon Kuña …