Sábado , agosto 18 2018
Inicio / Impreso / Ola mundial de repudio por matanza en Nicaragua

Ola mundial de repudio por matanza en Nicaragua

El entierro del estudiante Gerald Velázquez, muerto en los enfrentamientos del fin de semana.
FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

La comunidad internacional intensificó la presión sobre el gobierno de Nicaragua para que cese la represión y desarme a los paramilitares después de casi 300 muertos en tres meses de protestas, exigiendo la salida del poder del presidente Daniel Ortega. EE.UU., 13 países latinoamericanos y el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, pidieron al Ejecutivo el fin de la represión contra las manifestaciones.

MANAGUA.- “El número de muertos es totalmente inaceptable. Es evidente que hay un uso letal de la fuerza por entidades ligadas al Estado que no es aceptable. Por eso mismo es tan importante que termine la violencia y que el diálogo político permita encontrar una solución inclusiva”, dijo el secretario general de la ONU en San José, a 400 km de Nicaragua, durante una visita para participar en la conmemoración de los 40 años de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

A su lado, el presidente costarricense, Carlos Alvarado, condenó de nuevo la violencia ejercida contra los estudiantes universitarios perpetrada el fin de semana, mientras se prepara para atender un aumento en la llegada de migrantes nicaragüenses que se declaran perseguidos o que perdieron sus empleos durante esta crisis.

Paralelamente, 13 países de América Latina exigieron el “cese inmediato a los actos de violencia” en Nicaragua y el “desmantelamiento de los grupos militares”.

Por su lado, el Departamento de Estado de Estados Unidos condenó los recientes ataques contra estudiantes, periodistas y miembros del clero en Nicaragua y advirtió al presidente Daniel Ortega, de que cada nueva víctima en las protestas “mina aún más” su legitimidad. Washington, que ha sido muy crítico con el mandatario, reiteró su petición para que se celebren elecciones “anticipadas, libres, justas y transparentes” como vía para salir de la crisis.

En tanto, el ministro español de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, aseguró en Bruselas que en Nicaragua “la situación va de mal en peor”, y anunció que se reunirá con el ministro para Políticas Nacionales de Nicaragua, Paul Oquist, para abordar la situación.

La vicepresidenta y esposa de Daniel Ortega, Rosario Murillo, aseguró que el gobierno actúa para liberar el territorio de los bloqueos de carreteras y para “restaurar la paz”. Ha afirmado también que las protestas responden a “un plan terrorista y golpista acompañado por una infame y falsa campaña mediática nacional e internacional. El golpe lo quiso imponer esa minoría llena de odio, esa minoría siniestra, maligna, pero no lo lograron ni lo lograrán

PARAGUAY ENTRE LOS QUE EXPRESARON SU PREOCUPACIÓN POR LA VIOLENCIA

 Trece gobiernos latinoamericanos -Paraguay, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Perú y Uruguay- a través de un comunicado señalaron cuanto sigue:

Expresan su preocupación por la violación de los derechos humanos y las libertades fundamentales y su más firme condena a los graves y reiterados hechos de violencia que se vienen produciendo en Nicaragua y que han provocado hasta la fecha la lamentable pérdida de más de 300 vidas humanas y centenares de heridos,  la represión y violencia contra estudiantes y miembros de la sociedad civil, así como la tardanza en brindar asistencia médica urgente a los heridos.

Exigen el cese inmediato a los actos de violencia, intimidación y amenazas dirigidas a la sociedad nicaragüense y el desmantelamiento de los grupos paramilitares. Además, instan a reactivar el diálogo nacional en Nicaragua, dentro de un clima de respeto a las libertades fundamentales, que involucre a todas las partes para generar soluciones pacíficas y sostenibles a la situación que se vive en Nicaragua y el fortalecimiento  de la democracia, los Derechos Humanos y el Estado de derecho en ese país.

POLICÍAS Y PARAMILITARES ATACARON NUEVAMENTE LA CIUDAD DE MASAYA

Fuerzas combinadas de policías y paramilitares de Nicaragua atacaron este martes a manifestantes opositores en la ciudad de Masaya, al sureste de la capital, según informaron autoridades religiosas y defensores de derechos humanos. La ofensiva ocurre luego de otra lanzada este domingo con un saldo de al menos 5 muertos.

Álvaro Leiva, presidente de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH, no gubernamental), dijo que en la acción participan “más de 1.500 hombres con armas de guerra de alta potencia”.

El operativo armado comenzó en las primeras horas de este martes cuando las fuerzas gubernamentales rodearon la ciudad y dispararon contra el barrio indígena de Monimbó, principal foco de resistencia en Masaya (situada a 25 kilómetros de Managua), donde estudiantes exigen la renuncia del presidente Daniel Ortega.

Testigos indicaron que las campanas de las iglesias sonaron temprano para alertar a la población, después de que varios francotiradores tomaron posiciones en algunos edificios públicos.

“Nos están atacando por varios puntos aquí en Monimbó”, dijo el líder del movimiento estudiantil en Masaya, Cristian Fajardo, quien a través de las redes sociales pidió a la población del país “que levanten barricadas y abran zanjas” para seguir la protesta.

Por su parte, el cardenal Leopoldo Brenes, presidente de la Conferencia Episcopal, exhortó por Facebook al pueblo de Masaya a “resguardarse en sus hogares o lugares seguros para evitar una muerte más”, y a los fieles instó a mantenerse en oración permanente.

Commentarios

comentarios

Mira también

José Paris juntos a tres de los protagonistas de “Sin Vueltas”, Pedro Guggiari, Mariana Pineda y Felipe Goroso.

Programa “Sin Vueltas” de Unicanal festejó 500 capítulos

“Sin Vueltas” festeja 500 programas en vivo en la televisión. Se trata de un programa …