Lunes , septiembre 24 2018
Inicio / Editorial / Operativo rápido, eficaz

Operativo rápido, eficaz

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Este es el país del oparei, en donde las investigaciones más rimbombantes van a parar al olvido ante la falta de resultados. Más de la mitad de la población habrá pensado que esto mismo era lo que iba a ocurrir con el atentado en el que se enfrentaron 2 grupos diferentes de la mafia del narcotráfico.

Pero he aquí que de manera sorpresiva, en apenas 2 días, las fuerzas de seguridad identificaron a los actores del ataque, los detuvieron y decomisaron el vehículo y el arma utilizada para la matanza. Así, de golpe, sin dilación de ninguna clase, sin presiones del gobierno y sin que la mafia haya podido siquiera reaccionar.

Claro que esto dejó en offside a mucha gente, especialmente a los grandes empresarios periodísticos Aldo Zuccolillo y Antonio J. Vierci, y los políticos disidentes y opositores, todos los cuales se rasgaron las vestiduras y utilizaron el ataque para culpar al gobierno y responsabilizar a Horacio Cartes de haber convertido Asunción en algo similar a Sinaloa o Ciudad Juárez, mecas del narcotráfico mexicano.

Es que en este país, en donde tradicionalmente los grandes delincuentes están protegidos por los gobernantes, las cosas no pasan así. Aquí las investigaciones se dilatan, se enturbian y se chicanean. Cuando, por algún milagro, después de meses de dar largas al asunto se logra mínimamente identificar a los culpables, lo más probable es que no se tenga ni idea de dónde están o se escapen en las mismas narices de los policías.

El resultado del operativo de las fuerzas de seguridad realizado el viernes echó por tierra esta mala fama y dejó a las claras que, cuando hay una firme decisión del gobierno de luchar contra el crimen organizado, los resultados son rápidos y concretos, algo que ningún gobierno anterior tuvo siquiera en consideración, con el resultado de grandes delincuentes impunes y disfrutando de una inmerecida libertad.

Pero demuestra también, y fundamentalmente, que la sarta de estupideces que empresarios periodísticos y políticos lanzaron en contra de Cartes no fueron más que un intento de obtener rédito político para conseguir alguna posibilidad de triunfo en unos comicios en donde no tienen ninguna chance, porque la gente ya no les cree. Fueron las claras instrucciones del gobierno, de identificar y atrapar a los culpables, la base del éxito del operativo.

Hay un tercer mensaje en lo ocurrido el viernes pasado, cuando se aprendió a los 4 presuntos delincuentes que habrían protagonizado el atentado. Desde el vamos se supo que lo ocurrido era un ajuste de cuentas entre 2 grupos mafiosos rivales, y que el hecho no afectaba los índices de inseguridad de la población. Pero ahora quedó claro que ninguno de los grupos de narcos que pululan en la frontera del país tendrá una entrada fácil a la capital.

Asunción no es, ni será nunca, igual a Sinaloa. Y no porque los mafiosos locales no tengan las mismas ansias de apoderarse de un centro urbano como este, sino porque las autoridades y la población no están dispuestas a permitirlo. Si los delincuentes aprenden esta lección desde el vamos, ahorrarán mucho tiempo y pérdidas inútiles de vida. Y esto, mal que les pese a Zuccolillo y sus cómplices, se debe a la firme decisión del gobierno de luchar contra el narcotráfico.

Commentarios

comentarios

Mira también

Por mal camino

Lo que se logró durante el gobierno del presidente Horacio Cartes no fue casualidad. Antes …