Domingo , enero 20 2019
Inicio / Columnistas / “Pandilla” Caminera agazapada en las rutas

“Pandilla” Caminera agazapada en las rutas

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter
Por: Cirilo Ibarra Enciso.
Por: Cirilo Ibarra Enciso.

Los controles extorsivos de la Patrulla Caminera volvieron con todo durante las fiestas de fin de año. En todas las rutas del país se observaron las represiones, nunca estuvieron los inspectores en alguna tarea de prevención. La “Pandilla” Caminera, como fue bautizada por los conductores, siempre estuvo agazapada, “como león rugiente”, esperando a quien “devorar”.

Luis Christ Jacobs, director de la Patrulla Caminera, quien se cree impoluto, se pasa hablando de la prevención de los siniestros de tránsito, pero hasta hoy nada, absolutamente nada ha logrado en ese sentido.

Los accidentes en Paraguay son la principal causa de muertes violentas y hasta aumentaron en los últimos tiempos, siendo los choques en las rutas los que dejan un promedio de 2,8 muertes por día, unas 82 víctimas fatales al mes.

Pero, como no hay peor ciego que el que no quiere ver, Christ Jacobs empieza a mirar otro lado y busca culpable. No encontró “mejores culpables” que los intendentes, destacando que “los municipios hacen daño tremendo”, al referirse a la expedición de licencias, que supuestamente se otorga a conductores sin preparación y que desconocen las normas de tránsito.

¿No será que el ladrón juzga por su condición?  Luis Christ Jacobs fue intendente municipal de Hohenau (Itapúa) y probablemente actuó de esa manera entonces. Porque con absoluta propiedad manifestó que “la entrega de registros de conducir es uno de los factores de debilidad más grande que tenemos”.

Agregó que “constitucional y legalmente es una competencia municipal, y lastimosamente nuestros municipios no entienden el daño que le hacen al hacerle el favor al vecino al darle una licencia sin preparación”, dijo.

El mismo director de la Caminera remarcó que “solamente con educación las personas entenderán la importancia de las señales y normas, porque el común de los conductores no respeta el límite de velocidad de las rutas, porque su vehículo soporta circular a más de 100 km/h”. Agregó que “no entienden que es la ingeniería vial la que no tolera una velocidad alta, y para evitar daños mayores se establecen los límites”.

Viendo estas declaraciones de Luis Christ, pareciera que este “señor” está perdido y pese a los años que lleva en esa institución, desconoce aún la función de la misma y vale recordarle que la educación de las personas y  hacerles entender la importancia de las señales y normas, es también su responsabilidad, no solo de las municipalidades.

Oportuno remarcar de vuelta lo que establece el Manual de Funciones de la Dirección de la Patrulla Caminera, actualizado en junio del 2017. En la primera parte, señala que la misma debe “atender en materia de tránsito en la red vial nacional y tendrá por función, el control, vigilancia y patrulla general del tránsito terrestre en puestos camineros fijos y en operaciones de patrullajes móviles permanentes a nivel nacional”.

No dice que los inspectores de la Caminera solamente deben estar agazapados en lugares pocos visibles y que deben salir solamente para multar. No dice el Manual que es una entidad netamente recaudadora o de fomento de las coimas, porque sus agentes siguen muy apegado a ese “sistema” bien fortalecido.

Hace unos meses, Christ destacó su nuevo “juguete”, el mal llamado multa electrónica. Quiso dar a entender que con eso se disminuirían los siniestros viales, señalando que “ofrecerá las facilidades de pago de las multas, que se brindará a través de las redes de pago electrónico”.

Refirió que el software, desarrollado con técnicos nacionales, permitirá que la bases de datos sea utilizada en el futuro para su conexión con al Registro Nacional de Faltas y la aplicación de la reducción de puntos a las diversas categorías de licencias de conducción.

Definitivamente, todo es para recaudar y durante las fiestas de fin de año como hormigas salieron los inspectores. De San Lorenzo a Ciudad del Este, por ejemplo, existen 5 puestos de control y aquellos en nada ayudan. En Caacupé se colocan al bajar todo el cerro, para sorprender a los conductores, excepto a algunas empresas de transporte, que abonarían mensualmente en la Caminera una cierta suma mensual para evitar los controles, según la denuncia.

Otra cosa, Luis Christ, en vez de estar hablando de las falencias en los municipios, debería mirar a sus funcionarios y enseñarles a los que no saben nada, por ejemplo para llenar el Acta de Contravención de Infracciones. Éste señala una parte: “Queda Ud, notificado” y está el espacio para las firmas de dos testigos, con número de documentos. Asimismo, debe firmar el conductor y el interviniente. Sin embargo, solamente el interviniente firma.

Asimismo, muchos de los inspectores desconocen la Ley de las chapas provisorias, que las mismas tienen validez de 20 días hábiles. Un conductor, el pasado 29 de diciembre le brindó clase al inspector Osmar Augusto Flecha, en el puesto de Ruta I, km 28. Quería aplicar la multa a un conductor, porque su vehículo fue adquirido hace dos meses y estaba circulando con chapa provisoria. Pero esa chapa provisoria fue sacada en la víspera.

En resumen, increíble es lo que se tiene que vivir en las rutas del país con “Don” Luis Christ Jacobs y su “Pandilla” Caminera.

Commentarios

comentarios

Mira también

Presidente, no es el fin del mundo

Esta situación que le tocó vivir al presidente de la República, Mario Abdo Benítez, y …