Domingo , septiembre 23 2018
Inicio / Impreso / Párroco minimiza patoteada de sus subordinados

Párroco minimiza patoteada de sus subordinados

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

CIUDAD DEL ESTE.- El sacerdote Darío Brítos, minimizó los actos vandálicos protagonizados días atrás en el colegio San Esteban, por integrantes del Consejo Económico de la parroquia Espíritu Santo, la cual el mismo preside. En contrapartida, padres de alumnos de la institución analizan una denuncia en contra de los protagonistas del incidente.

El colegio San Esteban está situado en el mismo predio de la parroquia del Espíritu Santo.
El colegio San Esteban está situado en el mismo predio de la parroquia del Espíritu Santo.

Padres de alumnos del colegio privado San Esteban, que funciona en el mismo predio que la parroquia del Espíritu Santo y del Seminario, denunciaron que días atrás, un grupo del Consejo Económico, de la citada parroquia, irrumpieron en la casa de estudios y comenzó a sacar los protectores de las rejas que cubren el perímetro de la construcción.

“Es con el cambio de administración de la parroquia se pretende volver a tiempos anteriores. Se desea que la gente que pasa por la calle vea el templo. Como estaba todo cubierto se decidió eso. Allí salieron los del colegio para frenar eso. Pero todo se solucionó y se despejo hasta cierto punto nomás. No hubo altercados. Todo fue muy tranquilo”, expuso ayer el padre Brítos.

Pero, el grupo de padres de la referida casa de estudios, indicaron que desde que asumió el padre Darío Brítos, comenzaron a cambiar muchas cosas, pero para peor. Comentaron que se pusieron esas placas por las rejas como seguridad porque cada tanto se robaba cosas del colegio o de la parroquia. Eso lo hicieron cuando el párroco del Espíritu Santo, era Kevin Lieberman.

Lo que molesta a los padres de los alumnos del colegio San Esteban es la forma prepotente con que actúan los subordinados del sacerdote Brítos. “Primero incidentaron el viernes, luego volvieron el sábado. El colegio es totalmente aparte en todo sentido con lo que es la parroquia. Existe un convenio con el Seminario para la formación religiosa. Esto se materializó mediante la gestión de Monseñor Livieres (ya fallecido). Ahora esta gente está actuando mal, e incluso, al parecer, esto lo sabe el obispo (por Monseñor Guillermo Steckling)”, indicó uno de los padres, quienes analizan presentar una denuncia contra los protagonistas de los incidentes, los cuales están plenamente identificados.

Commentarios

comentarios

Mira también

Algo fantástico, el pueblo está rodeado por grandes espejos de agua, de los esterales del Ñeembucú

Guazú Cuá, antiguo pueblo del sur que se resiste a “desaparecer”

El municipio de Guazú Cuá, uno de los 16 que conforman el departamento de Ñeembucú, …