Domingo , enero 20 2019
Inicio / Editorial / Pasos para atrás

Pasos para atrás

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Los últimos informes dan cuenta de que los paraguayos bebemos agua contaminada con todo tipo de impurezas, entre ellos, principalmente coliformes fecales y nitrato. No son solo las aguateras que proveen el líquido vital a poblaciones del interior, sino también el mismo Acuífero Patiño, el que está contaminado con altos índices de nitrato, que superan ampliamente los límites permitidos para que el agua sea potable.

Es muy extraño lo que ocurre en nuestro país, puesto que cuando mayores y más intensas son las campañas de concienciación en cuanto a un problema determinado, el retroceso parece más evidente. Hablábamos hace unos días sobre el aumento de casos de feminicidio, a pesar de las acciones que surgen desde el gobierno y de organizaciones no gubernamentales; y ahora nos toca comentar el tema ambiental, en donde estamos muy mal, mucho peor que años atrás, a pesar de las jornadas de capacitación, mensajes mediáticos y una cantidad de elementos que permanentemente nos recuerdan que, si no cuidamos el ambiente, éste dejará de cuidarnos a nosotros.

Hace unos días se publicaba que las aguateras de la ciudad de San Lorenzo proveían a los habitantes agua que contenía coliformes fecales, es decir, heces humanas. Y no es agua para lavar el auto, sino para consumir la que está llena de elementos que perjudican terriblemente la salud de los asentamientos humanos. Un informe de la ERSSAN a la Junta Municipal de la ciudad da cuenta que de las 66 aguateras habilitadas, 35 proveen agua contaminada a sus clientes, lo que supera el 50% y muestra la falta de higiene en la que se vive a escasos 12 kilómetros de Asunción.

Ahora, se habla de que las aguas del mismo acuífero, una de nuestras reservas naturales más importantes, también están contaminadas con nitrato, lo que supone un hecho de magnitudes gravísimas y consecuencias impensadas. Si esta fuente llega a disminuir su capacidad de potabilidad –y ya lo está haciendo- gran parte del país se quedaría cada vez con menos posibilidad de conseguir agua para consumir.

Esta contaminación afecta a ciudades del departamento Central como Lambaré, Villa Elisa, San Lorenzo (otra vez), Itá y Paraguarí. El Acuífero Patiño es la principal fuente de abastecimiento de agua para Asunción, Área Metropolitana, departamento Central y parte del departamento de Paraguarí. Se usa para consumo doméstico, agrícola e industrial.

Y que nadie se engañe pensando que la naturaleza se ensaña con nosotros. Al contrario, ni siquiera el calor excesivo es un castigo o algo por el estilo que recibimos de fuerzas todopoderosas, sino fruto de nuestra barbarie, de nuestra falta de previsión, por permitir que se deforesten los bosques y que cada vez haya menos árboles que protejan el ambiente y a nosotros.

La contaminación del agua es porque no somos capaces de procesar nuestra basura y la tiramos a lagos y ríos, sin pensar que es de allí de donde luego surge el agua que necesitamos para beber, y vivir. Las zonas afectadas tienen importantes industrias que, probablemente, no tienen un buen proceso de eliminación de desechos, por lo que todo va a parar a los cauces, con esta terrible consecuencia.

A la vista de los nulos resultados de las campañas de educación, se debería pensar en sanciones más graves para los infractores, a ver si así no aprendemos. Por ejemplo, establecer fuertes multas para quienes violen las leyes y contaminen los cursos de agua. Nada funciona mejor que cuando se le toca el bolsillo a la gente.

Commentarios

comentarios

Mira también

El país del revés  

Unicanal, anoche, programa “La Caja Negra”, que conduce el periodista Jorge Torres. De un lado …