Domingo , junio 17 2018
Inicio / Columnistas / Peor expresidente, sí puede ser senador

Peor expresidente, sí puede ser senador

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter
Por: Cirilo Ibarra Enciso. Periodista de ADN en Mariano Roque Alonso
Por: Cirilo Ibarra Enciso. Periodista de ADN en Mariano Roque Alonso

Existen cuestiones que resultan difíciles de comprender, para cualquier ciudadano común y más todavía cuando se trata de situaciones tan absurdas. Y este sería uno de esos casos, el debate actual sobre si el presidente Horacio Cartes y el expresidente Nicanor Duarte Frutos pueden o no ser senadores activos.

Pero para nada está discusión la candidatura de Fernando Lugo y sin entrar a analizar desde el punto de la legalidad, se puede decir que el exobispo fue el peor presidente. O sea, entre los mencionados, el “nefasto” sí puede ser senador.

A ésta altura, uno se pregunta, ¿Qué hace Lugo en el Parlamento?, siendo inclusive presidente del mismo, cuando su lugar realmente es la cárcel. Solo basta recordar los motivos que impulsaron a los congresistas a tratar su destitución y las denuncias de escandalosos robos durante su gestión.

Entre otras cosas, en el libelo acusatorio (en su Juicio Político) se mencionó: “Definitivamente la gestión del presidente Fernando Armindo Lugo Méndez ha perjudicado enormemente los intereses supremos de la Nación, que de continuar, apeligra gravemente la convivencia pacífica del pueblo paraguayo y la vigencia de los derechos y garantías constitucionales, por lo que se halla sobradamente justificada hacer lugar a la presente acusación contra el presidente por la Honorable Cámara de Senadores, por mal desempeño de funciones”.

Se enfatizó que la causal de mal desempeño en sus funciones aparece en su actitud de desprecio ante el derecho y las instituciones republicanas, socavando los cimientos del Estado Social del Derecho proclamado en nuestra Carta Magna. Su complaciente actuar lo hace cómplice por acción y omisión en todos los casos antes citados, que legitiman la presente acusación.

Y muchas otras cosas más que se presentaron como muestra de corrupción durante la gestión del entonces jefe de Estado. Las denuncias a los presuntos escandalosos robos, en los que tal vez Lugo no haya tenido directa participación, pero era de igual manera responsable, porque “se delega autoridad no responsabilidad”.

La gran corrupción en el Ministerio de Obras Públicas, cuando el titular de esa cartera era el hoy candidato a presidente de la República, Efraín Alegre (PLRA). Hasta el presente no fue aclarado varios millones de dólares “desaparecidos” o que por lo menos no tienen documentos respaldatorios de utilización.

Asimismo, la impresionante corrupción en el manejo del aeropuerto durante el gobierno de Fernando Lugo. En el 2010 se descubrió varios hechos de despilfarro en la Dirección Nacional del Aeropuertos Civiles (Dinac), que hasta tenían fuerte olor a robo. La instalación del Radar en Mariano Roque Alonso fue una de las que demandó gran derroche y hasta millonaria pérdida.

En el mes de octubre del 2009, la Comisión Bicameral de Presupuesto aprobó US$ 14,4 millones para la compra de radares. Esa suma se incrementó a casi 17 millones de dólares, por errores de los técnicos de la Dinac.

La empresa española Indra, proveedora de los equipos, aumentó su precio inicial establecido en más de 2 millones de dólares. Esa gran corrupción fue en el 2010, cuando también era ministro de Obras Públicas, de la que depende la Dinac, Efraín Alegre.

No se puede soslayar otro gran robo detectado en la construcción de dos plantas desaladoras en el Chaco, entre el 2009 y 2010. Se sindica como supuesto responsable al entonces ministro de la Secretaría de Emergencia Nacional, Camilo Soares, hombre de confianza del gobierno de Fernando Lugo.

Y a pesar de todas estas cuestiones, la prensa “amiga” de Frente Guasu y de la dupla presidenciable Efraín Alegre-Leo Rubín, “ni Horacio Cartes, ni Nicanor Duarte pueden ser senadores activos” y a cuantas figuritas que quieren hablar del tema tienen espacios en los diarios, en las radios y en los canales de televisión.

Una de las últimas publicaciones de ABC adjudica a Eusebio Ramón Ayala y expresa: “La figura de la senaduría vitalicia en la Constitución Nacional es la contrapartida de la no reelección”. Agrega que no se puede renunciar a ese título honorífico cumplido el mandato, razón por la cual ni Horacio Cartes, ni Nicanor Duarte pueden ser senadores activos.

En otro parte enfatiza que el art. 189 de la Constitución impide que Nicanor Duarte Frutos y Horacio Cartes sean candidatos a senadores en los próximos comicios generales. Si desean prestar servicios a la República desde una banca, solo podrán hacerlo como senadores vitalicios, con voz pero sin voto, tras haber prestado el juramento de rigor. En efecto, la norma citada dispone que “los expresidentes de la República, electos democráticamente, serán senadores vitalicios de la nación, salvo que hubiesen sido sometidos a juicio político y hallados culpables”.

Y aquí de vuelta el caso Lugo, imponiéndose la pregunta: Y Lugo… ¿no fue hallado culpable de mal desempeño de funciones? ¿O por qué fue destituido? Para los periodistas “fatericos alquilados”, entre los tres expresidentes, Lugo es el “santito”.

Commentarios

comentarios

Mira también

Uno de los atractivos de “Rohayhuve Che Barrio” que divirtió a los presentes.

“Rohayhuve Che Barrio” llegó a Trinidad

ASUNCIÓN.- “Rohayhuve Che Barrio”, una iniciativa de la Municipalidad de Asunción, llegó con todo su …