Domingo , septiembre 23 2018
Inicio / Columnistas / Petta, manual “Del perfecto caradura”

Petta, manual “Del perfecto caradura”

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter
Por: Cirilo Ibarra Enciso. Periodista de ADN en Mariano Roque Alonso
Por: Cirilo Ibarra Enciso. Periodista de ADN en Mariano Roque Alonso

La caradurez es una seña particular del senador Eduardo Petta y con su afán de presentarse como el impoluto, no logra otra cosa que “afinar” su estampa de caradura. Y así busca y encuentra mil y una oportunidades de acogerse a los beneficios de la corrupción, con garantía de disfrutar una vida lujosa y regalada, extensiva a parientes, amigos y en especial a “amigas”, el caso de Noelia Aranda y Mirian Arroquia, por ejemplo.

Sin dudas un político como Petta es perjudicial, dañino como la peste para nuestro país y para muchos ya se ha convertido en un verdadero manual “Del perfecto caradura”.

Ahora que está a punto de quedarse sin el pan y la torta, tras su rotundo y humillante derrota en las internas para la Gobernación de Central, vuelve con su salida populista y dice a la ciudadanía que no debe pagar el impuesto a la profesión (de conductor), establecido en las leyes 620/76 y 881/81, que son de la “Tributaria Municipal”.

Promueve una rebelión y violan, porque insta a desconocer una disposición de un poder el Estado. Y aquí se imponen algunas preguntas para este maquiavélico personaje: ¿Esas leyes no estaban vigentes en el tiempo en que él estuvo como director de la Policía Caminera? (2008-2011). ¿A cuántos miles de conductores multó por no haber pagado ese impuesto? (perforación de licencias de conducir).

Además ¿Quién no recuerda aquella payasada que hizo con el entonces presidente de la Republica, Fernando Lugo? Sí, mayo del 2009 lo detuvo en la Ruta I cuando supuestamente manejaba con la “licencia de conducir que no estaba en regla” (falta del pago anual).

Por favor “señor” senador, cuando eso estaba vigente esas mismas leyes que hoy no quiere que apliquen las municipalidades. Parece que cuando le servía para recaudar y despilfarrar millones de guaraníes, con fuerte tufo a robo en la Caminera, no le importó nada. Hoy se le prendió la lamparita y empieza a pedir la rebelión a la ciudadanía.

Pero esas cosas, viniendo de Eduardo Romalino Petta San Martín no puede sorprender. El destituido fiscal de Encarnación “por mal desempeño de función”, se acomodó entre los colorados para seguir teniendo “zoquete”. Fue asesor de la Gobernación de Caazapá y de esa ciudad fue rajado a huevazos.

Después fue el supuesto implacable director de la Caminera, simpatizando con Frente Guasú. Cuando de vuelta fue echado de ahí, tuvo que implorar de vuelta un espacio entre los colorados y consiguió ingresar a la municipalidad de Asunción (época de Arnaldo Samaniego) con asesor de Seguridad Vial. Tampoco ese tiempo habló de que no se debe pagar el impuesto anual por la tenencia de licencias de conducir.

Cuando se percató, en la comuna capitalina, que no tenía ninguna posibilidad de entrar entre los colorados en el Parlamento, se refugió a Encuentro Nacional y ahí se produjo la mayor desgracia, su ingreso como senador.

Para el próximo ejercicio, de vuelta imploró un lugar en la ANR y se le dio, precandidatándose para gobernador de Central y ahí está, un nuevo rotundo fracaso en su vida.

Ahora volvió al “ataque” y planteo en el Senado la aprobación de un pedido de informe a las municipalidades y a la Contraloría General de la República sobre los cobros a los contribuyentes del impuesto por las licencias de conducir. Es lo que le queda a este sinvergüenza, porque la única ley que impulsó en los casi 5 años, calentando silla en el Congreso, fue la Ley General de Transito, para derogar la Ley 5016/2014 “Nacional de Tránsito y Seguridad Vial”.

Pero el presidente Horacio Cartes vetó ese proyecto y se quedó Petta con la sangre en los ojos y se quiere desquitar de los intendentes, simplemente porque uno de los que fueron asesores políticos del jefe de Estado, Dr. Basilio Núñez, es municipalista y fue intendente de Villa Hayes.

Ante esta situación, el camaleón parlamentario, tuvo que referirse de vuelta a la Ley 5016/14 para sostener su posición con respecto a la licencia de conducir. Por cierto esa normativa regula todo lo que tiene que ver con el tránsito y la seguridad vial, pero la Ley Nº 620 es la de “Tributaria Municipal”.

Y esa legislación, modificada y actualizada por la Ley 135/91, en su Art 16, en su inciso c, establece el cobro del Impuesto Anual a todos los Choferes.

Pero el parlamentario, para confundir más a la ciudadanía hasta habla de la Constitución Nacional, en la parte que se refiere a los tributos municipales, remarcando que debe ser abonado de acuerdo a la que establecen las leyes. Pero Petta no menciona el Art.166 de la Carta Magna, que dice: “Las municipalidades son los órganos de gobierno local con personería jurídica que, dentro de su competencia, tienen autonomía política, administrativa y normativa, así como autarquía en la recaudación

e inversión de sus recursos”. Es decir, hasta por ordenanza puede establecer los tributos municipales, que incluiría el impuesto anual a la patente profesional.

Pero la caradurez de Petta parece ser una cuestión genética y cada vez afina su “astucia” y busca que se le brinda pleitesía, tal vez como una encantadora forma de creer que volverá a ser caradura o corrupto inquilino del Congreso. Ojalá nunca más.

Commentarios

comentarios

Mira también

Algo fantástico, el pueblo está rodeado por grandes espejos de agua, de los esterales del Ñeembucú

Guazú Cuá, antiguo pueblo del sur que se resiste a “desaparecer”

El municipio de Guazú Cuá, uno de los 16 que conforman el departamento de Ñeembucú, …