Miércoles , noviembre 21 2018
Inicio / Impreso / Policías que antes “cuidaban” al contador, ahora lo tienen alojado

Policías que antes “cuidaban” al contador, ahora lo tienen alojado

El suboficial César Medina, custodia al contador Ignacio Urbieta Cantero. El agente, según los datos, conoce muy bien al procesado.
FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Policías de Delitos Económicos y Financieros, de la oficina regional de Ciudad del Este, se hicieron dueños y señores del destino del principal sospechado por el caso de  megaevasión, el contador Ignacio Urbieta Cantero, dejándolo internado en un sanatorio privado, pisoteando las disposiciones judiciales al respecto. Según los datos, corrió mucho dinero de por medio, ya que entre el procesado y algunos policías, existe un “vínculo comercial” desde hace mucho tiempo. Antes cuidaban y protegían empresas ligadas al contador y ahora lo alojan en la dependencia policial.

CIUDAD DEL ESTE.- Desde el día que lo detuvieron a Ignacio Urbieta Cantero, el lunes 14 de marzo pasado, los policías del departamento Contra Delitos Económicos y Financieros, mostraron un manto de protección hacia el considerado “cerebro” de la megaevasión. Luego esta sobreprotección quedó demostrada durante la Semana Santa, cuando los propios agentes actuaron como jueces, sacándolo de la celda y dejándolo internado en un sanatorio privado, por cuatro días, pisoteando las resoluciones judiciales. Hasta el momento, esta inconducta, por llamarlo de alguna forma, no fue sancionada por parte de la Comandancia de la Policía Nacional y mucho menos de parte de la jueza de la causa, Dólica Giménez de Liuzi.

Pero, esta sobreprotección, de los agentes hacía Urbieta Cantero, tiene su historia, o mejor dicho, su “vinculo comercial”. Según los datos proporcionados a este diario, uno de los agentes de Delitos Económicos, el suboficial César Medina, era o sigue actuando como guardia de seguridad de una empresa del microcentro de esta ciudad, de la cual Urbieta Cantero, lleva la parte administrativa. En otras palabras, la firma paga un cierto monto de dinero al citado suboficial por los servicios de custodio. La suma, según los datos, o una parte de la misma, también alcanza a los propios jefes policiales. Por allí, según las fuentes, proviene la tan llamativa protección y cuidados que brindan los citados policías al ahora procesado y recluido Ignacio Urbieta Cantero. En otras palabras, todo pasa por el dinero.

La grave irregularidad cometida por los agentes Contra Delitos Económicos y Financieros, se produjo durante la Semana Santa. El contador, por disposición judicial, estaba guardando reclusión preventiva, en dicha unidad policial, hasta que el pasado Martes Santo, lo sacaron del recinto para trasladarlo al sanatorio privado Manuel Riveros, donde estuvo internado por cuatro días.

El Miércoles Santo, el contador, fue trasladado al sanatorio Manuel Riveros para la realización de estudios médicos y, aunque debía retornar de inmediato, permaneció en el sitio. El imputado, habría solicitado, por medio de su abogada, Cintia Cuenca Garcete, a la jueza de la causa Dólica Giménez de Liuzzi, arresto domiciliario e internación por problemas de hipertensión. La magistrada pidió la constitución de médicos forenses en el lugar de reclusión de Urbieta y éstos no sugirieron internación, aunque sí la realización urgente de varios estudios. Por otro lado, la jueza de Garantías de Turno, Zunilda Martínez, explicó que el miércoles por la tarde le informaron que Urbieta había quedado internado en el citado sanatorio, pero la magistrada dispuso, que el contador retornará a su celda. Eso no lo cumplieron los policías.

Urbieta Cantero, es uno de los principales investigados por los presuntos hechos punibles de asociación criminal y producción de documentos no auténticos, tras descubrirse que  287 empresas utilizaron facturas falsificadas provenientes de 13 presuntos proveedores, para evadir al fisco. De esta forma, se supo que el monto total de los documentos falsos rondaría los 270 millones de dólares, en tanto que la evasión sería de un poco más de 50 millones de la moneda norteamericana. De la misma forma, también está procesados, Alfredo Brítez González (también recluido) la auditora externa Lilian Andresa Esquivel y Víctor Manuel Mármol.

Commentarios

comentarios

Mira también

Durante el acto de presentación de los equipos y los especialistas del área de la Fundación Tesãi.

Fundación Tesãi da otro salto gigante en la medicina moderna

El nuevo equipo de estimulación magnética transcraneal, único en Paraguay por sus características  para el …