Viernes , febrero 23 2018
Inicio / Editorial / Pólvora en Chimangos

Pólvora en Chimangos

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

La expresión, bastante conocida, proviene de la gauchesca argentina. “No gastes pólvora en chimangos”, se aplica cuando le pones empeño a algo que no vale la pena. No sirve, es totalmente estéril. El Chimango es una especie de buitre pequeño que se alimenta de carroña, muy común en la pampa argentina, cazarlo no tiene sentido porque no es útil como alimento, ni tiene plumas vistosas, ni nada que sea “de provecho”, como decían nuestras abuelas.

Por supuesto, nuestra intención al pintar este cuadro no tiene la intención de hacerle la competencia a Martín Fierro ni mucho menos.

Queremos utilizarlo para hacer una analogía con lo que está ocurriendo actualmente con el fiscal general del Estado, Javier Díaz Verón.

Era difícil de creer que iría prosperando un pedido de juicio político contra el mismo. Cuando en las carpas liberales se empezó a hablar del tema, más de uno habrá pensado, ¡que disparate!, solamente los liberales son capaces de tamaño dislate.

Lo decimos simplemente porque el fiscal prácticamente ya no es fiscal. Está de partida hace más de un año. Tiene el mandato vencido, debe irse a su casa, incluso salió la terna de la gente que podría reemplazarlo… por ello sostenemos que ya no resulta útil gastar pólvora en este chimango.

Pero no, como Paraguay es el país del revés, la idea fue cobrando fuerza, se están cumpliendo los pasos legales, el parlamento se reúne mañana, y van sumando votos para esta “fenomenal cruzada anticorrupción”.

Por supuesto, el capitán del barco no es otro que el viejo pirata Aldo Zuccolillo Moscarda (88), quien desde su nave insignia, el diario ABC, lanza día tras día anatemas de todos los calibres, en todas las tipografías catástrofes posibles, contra el mencionado funcionario, quien en vano trata de defenderse ante la catarata que amenaza con ahogarlo.

Las espingardas, una suerte de escopetas de cañón largo que disparaban bolas de plomo y que eran usadas por los bucaneros, están nuevamente de moda en el viejo barco pirata que pronto será fantasma. Sólo que no disparan bolas de hierro, sino “audios”, eufemismo conque han sido bautizados los fonopinchazos new age que están despedazando a todo el mundo.

El tema ejerce una suerte de extraña fascinación sobre la sociedad paraguaya. Todo el mundo sabe que son  ilegales y que los autores de esos operativos deberían estar presos. Pero no, le dan crédito y algunos magistrados basándose en los mismos, hasta han enviado a gente a la cárcel. Un despropósito que podría convertirse en  una bola de nieve  que arrastrará sobre todo a los “enemigos” del pirata AZ y por supuesto, protegerá  a sus “amigos”.

Nada es válido, todo este tema de los audios, la entrega de los “packs de llamadas” a celulares, etc, son  ilegales. Pura basura. No se puede seguir dándoles “patentes de corso”, a estos mega-delincuentes que se burlan de la Constitución y las leyes como siempre cacarea el dueño del barco pirata.

Que quede claro que estamos a favor de un saneamiento total y absoluto de la Justicia. Debe hacerse. Es perentorio encima. Pero no de esta manera. No con estos recursos. Es una campaña política sucia, malintencionada y mentirosa que debe cesar de inmediato.

Commentarios

comentarios

Mira también

“Acero”, ni lo sueñes

El diario ABC Color emprendió el mismo camino que recorrió hace un año, cuando provocó …