Miércoles , noviembre 21 2018
Inicio / Columnistas / Proselitismo solapado

Proselitismo solapado

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter
José Rojas.
José Rojas.

La historia reciente, sobre todo aquella que se escribió después de la caída de la dictadura, no registra una propuesta similar a la que hoy el Poder Ejecutivo hizo a organizaciones agrarias que marchan sobre Asunción reivindicando sus derechos. Éstas hace tres semanas se manifiestan y el oído sordo a los planes de rehabilitación financiera revela otras intenciones; ya no las que los trajeron a acampar frente al Congreso. A estas se adhieren –incluso financian su estadía- las cooperativas de ahorro y crédito que también tienen sus reclamos y recibieron las respuestas del gobierno.

Estas manifestaciones debieron acabar hace varios días si no fuera por la “cola que metió el diablo”; que vio ventajas políticas que no encuentran por sus propias gestiones. Esta actitud al final prosperó y de nada servirá propuesta alguna que se haga; por más favorable que sea porque ahora el objetivo es otro.

A los dirigentes ‘sociales’ ya no les interesa que se resuelva la deuda de los pequeños productores; es más, prefieren que siga así, se debe alimentar el caldero político de sus pretensiones. Aceptar el plan gubernamental acabará con esos propósitos. Se debe mantener encendido el fuego.

Nada de lo que expliquen servirá para desmentir que están manipulados por los políticos del Frente Guasu cuyo objetivo es posicionarse para catapultar a Fernando Lugo como el gran solucionador del problema; pero para eso deberá llegar al Palacio de Gobierno. Rápido olvidaron que Lugo rechazó, en su momento la condonación. Tampoco recuerdan que de nada sirvió la condonación que se aprobó en 1999, producto de una marcha campesina que coincidió con el Marzo Paraguayo.

No podrán desmentirlo. Una fotografía muestra una reunión entre los dirigentes campesinos y la dirigencia del Frente Guasu captada minutos después de la reunión del viernes en Mburuvichá Roga. Nada es más elocuente: esa imagen revela la verdadera ‘asamblea de dirigentes campesinos’ a la que aludieron al abandonar la residencia presidencial tras recibir la propuesta oficial.

Es un despropósito ignorar que estas manifestaciones dieron un giro político desde aquel discurso de Lugo, quien se ponía a “disposición de los campesinos y cooperativistas”. Más pruebas resultan la incursión fuerte de dirigentes políticos como Elvio Benítez, Luis Aguayo y Jorge Galeano, quienes hace mucho tiempo dejaron de ser dirigentes agrarios.

A esta pandilla se le agrega la posibilidad de acercamiento de Nicanor Duarte Frutos, con indisimulada intención de reactivar en política que al no encontrar espacios en su propio partido sin rubor mira con atención a este sector.

Estas cercanías nos permiten al menos sospechar que las movilizaciones campesinas tienen otra motivación, desde hace dos semanas. Los cooperativistas en la calle, al menos parte de su dirigencia tienen una participación muy importante que es la de financiar estas marchas. Tampoco les interesa llegar a acuerdos con el gobierno; y les tomó el gustito de acercarse al poder de esta manera. Prueba de ello es el alejamiento de una cooperativa seria como Fecoprod.

No debería pasar desapercibida la acusación de Mirtha Gusinki quien presentó pruebas contra Luís Aguayo y Jorge Galeano como protectores de secuestradores y del EPP y acusó a Sixto Pereira como próximo a estos grupos criminales. Todos ellos muy cercanos a Fernando Lugo.  Este episodio no debería ir por separado debido a que todos ellos están vinculados a la trama político electoral emprendida por el Frente Guasu.

Estos hechos afectan de sobre manera a la izquierda y a los sectores populares organizados, porque sobre ellos pesan sospechas; situación que quedó flotando desde las primeras investigaciones del caso Cecilia. Ni Lugo en el gobierno logró disipar aquellas dudas y hoy éstas retornan con fuerza.

El ímpetu de la izquierda, con el Frente Guasu a la cabeza sabe que ese estigma no los dejará; entonces buscan alternativas que los ubiquen de nuevo en la palestra y estas manifestaciones ofrecen ese escenario. Es probablemente que el criterio de sus dirigentes los lleva a empujar las masas contra el gobierno para generar condiciones más favorables a la intención de Fernando Lugo que no tiene en una competencia limpia y abierta.

Commentarios

comentarios

Mira también

A transparentar, no “blanquear”

El pasado miércoles, el presidente Mario Abdo Benítez, por Decreto Nº 492, designó a Carlos …