Lunes , septiembre 24 2018
Inicio / Editorial / Prueba de fuego

Prueba de fuego

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

El Operativo “Berilo” que interrumpió la modorra en la que vivía el capo narco Reinaldo Javier “Cucho” Cabañas, protegido por un montón de gente, políticos, parlamentarios, policías, fiscales y quién sabe si va a salir también algún miembro de la Iglesia, va a poner a prueba -está empezando a hacerlo- a las nuevas autoridades de la República.

Primero a la Fiscalía. Que al estilo de la fantástica película “Leal”, se está transformando luego de sucesivos descalabros. La fiscal general, Sandra Quiñónez, dio un paso esencial en la víspera. Le dio su apoyo visitándola “in situ” a la fiscal Lorena Ledesma, la protección institucional, que el jefe tenga huevos como se dice en le jerga popular, es vital. Y el caso lo requiere, sin ninguna duda.

Luego, el Parlamento ya que llegará casi con seguridad, nunca se sabe, la imputación, evidencias sobran, y el pedido de desafuero del Dip. Ulises Quintana, referente principal de Colorado Añeteté en el Alto Paraná. Y vamos a detenernos un segundo en la figura de este hombre ya que se puede pensar que es un don nadie y que se intenta solamente perjudicar al oficialismo. Quintana apadrinó la candidatura de González Vaesken. Primero se la quitó de las manos a Juan Carlos Barreto (h), porque “no le gustaba”, entonces el mismo se marchó al otro movimiento, se candidató paralelamente el caballo oficial, dividieron a HC y ganó el de Añeteté. Todo orquestado por Quintana. Este político también apadrinó la candidatura del actual presidente de la Junta Departamental del Alto Paraná, Wilberto Cabañas, quien se impuso cuando nadie se lo esperaba. En “su zona”, ganó también su candidato a la presidencia de la República nada menos, y además la Gobernación del departamento. Obviamente, la mano de Ulises Quintana, y de alguien más atrás de él como salió a luz ahora, estuvo en todas. Ese es el hombre de quien se habla ahora.

El Parlamento posiblemente hará su acostumbrado show, pero es de esperarse que la ciudadanía movilizada ahora, les haga cumplir su papel en un tema súper delicado, sin dar muchas vueltas. Quintana debe perder su investidura e ir a la cárcel nada menos que por el delito de narcotráfico, que tiene una alta expectativa de pena. Lógicamente, todo ello si resulta culpable, como aparentemente se presentan los hechos.

Más gente que será puesta a prueba con este caso. El movimiento Colorado Añetete, es su hombre, deben pronunciarse. No bastan las generalidades grandilocuentes. Debe saber la ciudadanía que no apañarán a este tipo de políticos. Deben hacer una purga interna para desembarazarse de estos males.

Y finalmente el propio Ejecutivo.  Hay declaraciones explicitas del Presidente. Pero habrá que ver finalmente si la investigación llega a buen puerto. O si todo se detiene en personajes de menor cuantía.

Solo dos atributos se requieren en esta emergencia. Valor para tomar determinaciones que pueden complicarnos la vida y patriotismo para mirar solamente el bien del país y no de amigos ni correligionarios.

Que si hay culpables, caiga quien caiga, que si necesario fuere, sea otro “Cucho-Gate”, por parodiar al famoso caso norteamericano.

Commentarios

comentarios

Mira también

Pobre Marly…

Hay temas que deben ser investigados independientemente de la poca o nula autoridad moral del …