Viernes , septiembre 21 2018
Inicio / Impreso / Pyongyang acusó a Washington de una actitud “gansteril” en negociación nuclear

Pyongyang acusó a Washington de una actitud “gansteril” en negociación nuclear

El secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo y Kim Yong Chol, mano derecha del líder norcoreano Kim Jong-un.
FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Varias horas de negociaciones y dos visiones contrarias: Estados Unidos calificó como “muy productivas” las conversaciones para desmantelar el arsenal nuclear de Corea del Norte, mientras que Pyongyang consideró “muy lamentable” la actitud de Washington. El Ministerio de Exteriores norcoreano acusó al secretario de Estado norteamericano Mike Pompeo, de buscar, como si fuera un “gánster” y un “ladrón”, concesiones unilaterales y amenazó con abandonar el compromiso con la desnuclearización.

PYONGYANG.- En las antípodas, el jefe de la diplomacia estadounidense hizo un balance mucho más optimista. Dijo que las conversaciones fueron “muy productivas”, que el régimen mantiene su voluntad de acuerdo y que se han pactado nuevas reuniones.

La incógnita es si la incendiaria reacción de Pyongyang -cuyo lenguaje hiperbólico y amenazante ya llevó a cancelar brevemente la reunión del 12 de junio entre el presidente estadounidense, Donald Trump, y el dictador norcoreano, Kim Jong-un- revela un escaso margen de éxito de las conversaciones y la ausencia de un verdadero compromiso. O responde a una estrategia para evitar hacer concesiones de calado de un país hermético que lleva décadas desarrollando un programa nuclear que considera clave para su supervivencia.

“La actitud y la posición de Estados Unidos mostrada en el primer encuentro de alto nivel fue sin duda lamentable”, dijo un portavoz del Ministerio de Exteriores en un comunicado difundido por la agencia oficial de noticias norcoreana. “Esperábamos que EE.UU. trajera una propuesta constructiva, pero el lado estadounidense solo vino con su demanda, unilateral y como de gánster, de una desnuclearización CVID (el acrónimo inglés de una desnuclearización completa, verificable e irreversible)”.

Fue el tercer viaje de Pompeo a Corea del Norte desde abril y el primero desde el encuentro que celebraron Trump y Kim, en Singapur. En esa cita, la primera de los líderes de dos Estados enemistados durante décadas, se acordó un vago compromiso de Corea del Norte con la “completa desnuclearización de la península coreana”. No se pactó ningún calendario ni proceso de inspección. Los detalles se debían cerrar en negociaciones posteriores y ese era el objetivo de Pompeo en su visita a Pyongyang.

El secretario de Estado se reunió con Kim Yong Chol, considerado la mano derecha del líder supremo, pero no se vio con Kim Jong-un. Ambos se intercambiaron cartas de Kim y Trump. En la antesala del viaje, afloraron informaciones sobre el temor de los servicios de inteligencia estadounidenses de que Pyongyang trate de engañar a Washington, como ya hizo en negociaciones pasadas, y oculte parte de su arsenal nuclear, con el que el año pasado amenazaba con atacar a la primera potencia mundial.

Pompeo trató de disipar ese miedo, como ha hecho Trump en los últimos días al vender como un gran éxito su reunión con Kim. “Son asuntos complicados, pero hemos logrado avances en casi todos los asuntos centrales. En algunos lugares ha habido un gran progreso, en otros todavía hace falta más trabajo”, dijo Pompeo antes de viajar a Tokio, donde se reunirá con sus homólogos japoneses y surcoreanos para abordar las conversaciones con Corea del Norte. “Están igual de comprometidos. Kim sigue comprometido”, agregó.

Commentarios

comentarios

Mira también

Despiden a discapacitado de dependencia del MOPC

ASUNCIÓN.- Cristian Cabrera, una persona con discapacidad, con un brazo atrofiado y sin una pierna, …