Sábado , diciembre 3 2016
Inicio / Editorial / Que la Patria se los demande

Que la Patria se los demande

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Sabíamos que la mayoría que controla la Cámara de Senadores tenía como estrategia fundamental obstruir los proyectos más importantes del Poder Ejecutivo. Para ello se unieron hace ya dos años los disidentes de la ANR, entonces “G-15”, el “luguismo” y sus afines del liberalismo, con el expreso fin  de debilitar al gobierno, en la estúpida creencia de que así aumentarían las chances de unos y otros con miras al 2018. Lo que no sabíamos es que podían llegar tan lejos, como de hecho lo hicieron en la sesión extraordinaria del pasado martes, al modificar aspectos esenciales del Presupuesto General de la Nación, que dejarían al país ante el riesgo cierto de caer en cesación de pagos, además de sentar las bases para poner fin a años de estabilidad monetaria y aumentar considerablemente los gastos corrientes del Estado, al elevar los sueldos de los trabajadores de la salud y la educación con criterios puramente electoralistas.

Para cualquier observador medianamente informado, del Paraguay o de cualquier otro rincón del planeta, resulta incomprensible lo que está sucediendo. Un país como el nuestro, que a pesar de las condiciones regionales y mundiales adversas está entre los de mayor crecimiento económico en América Latina, que mantiene a raya la inflación desde hace más de 15 años, que cuenta con las mejores calificaciones de parte de los organismos financieros internacionales, puede sin embargo tirar todo por la borda debido a que así lo dispone un puñado de legisladores, movidos por criterios políticos tan mezquinos como perversos.

Aunque parezca demencial, es la pura realidad. Los senadores “anti-cartistas” no solo recortaron de US$ 590 millones a US$ 300 millones la emisión de bonos para el año 2017, parte de los cuales deberían destinarse al servicio de la deuda pública, sino que, además, le dejaron a Hacienda sin posibilidades de cubrir los vencimientos con otros fondos, al eliminar la línea presupuestaria destinada para tal efecto.

No satisfechos con ello, que de por sí es un torpedo bajo la línea de flotación de la economía paraguaya, también pusieron límites a la intervención del Banco Central en materia de política monetaria, a los fines de mantener contenida la inflación en el orden del 4%, aproximadamente, lo cual provocará una tendencia alcista del dólar y, en consecuencia, de los precios de innumerables productos provenientes de las importaciones.

El titular de la banca matriz, Carlos Fernández Valdovinos, afirmó sin rodeos que “esto es un retroceso a años de estabilidad monetaria en el país… que había ubicado al Paraguay como el país con menor índice inflacionario de la región”, el cual de confirmarse la “tesis” del Senado, podría dispararse, a la par de la cotización de la moneda norteamericana.

Y como “broche de oro”, disidentes, luguistas y afines, también resolvieron aumentar los sueldos de médicos y personal de blanco, así como de los docentes en porcentajes que van del 12 al 18%, lo que representa un aumento más significativo de los gastos corrientes en la administración pública, que al estar obligada a cubrirlos, tendría que cercenar otros programas fundamentales, como los de índole social, por ejemplo.

El tema ahora vuelve a Diputados, que probablemente se reafirme en su postura inicial, y después se tratará nuevamente en el Senado, en donde el bloque mayoritario espera reunir los votos necesarios para destruir el trabajo de años, en cuyo caso, lo único que cabría de parte del Ejecutivo sería vetar el Presupuesto por constituir un atentado contra los intereses nacionales.

Si éstos senadores vienen procediendo de muy mala manera desde hace dos años, ésta vez, sin ninguna duda, ya se pasaron de la raya con creces. Y la Patria se los demandará, oportunamente.

Commentarios

comentarios

Mira también

Una, delirante, otros, pollerudos

Lo que hicieron los senadores de la disidencia colorada y la oposición, en la sesión …