Domingo , octubre 21 2018
Inicio / Editorial / ¿Quiénes son los idiotas?

¿Quiénes son los idiotas?

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Los medios hegemónicos no se resignan; ni los que encabeza Aldo Zuccolillo, ni los de Antonio J. Vierci. Unos y otros siguen presionando al candidato a presidente por la ANR, Mario Abdo Benítez, para que rompa relaciones políticas con Horacio Cartes y el movimiento que éste lidera, a sabiendas que esa es la única posibilidad de que sus candidatos (Efraín Alegre-Leo Rubín) tengan alguna chance en los comicios venideros. Pero hasta ahora fracasaron y nada hace suponer que los dirigentes de las distintas facciones coloradas terminen “pisando el palito”. Ya lo hicieron en el 2008 y el resultado fue la llanura, que sería el destino inexorable si marcharan divididos a estas elecciones, lo cual, a juzgar por los discursos y los hechos, no tienen la menor intención de experimentar nuevamente.

Sus periodistas mejor pagos, desde los charlatanes que se pasan gritando a los adversarios de sus patrones, en tanto y en cuanto no los tengan en frente, hasta los más experimentados, como Alcibiades González Delvalle, ya al filo del retiro tras su muy extendida carrera, intentan por todos los medios generar roncha entre los líderes republicanos. A Marito quieren herirle en su amor propio, le tocan la oreja y lo tratan de idiota útil, cuando no directamente de inútil, por “dejarse manejar por HC y su gente”, y le reprochan el hecho de que éstos se muestren con él, ocupando un lugar destacado en los actos proselitistas.

¿Y qué pretenden con sus objeciones estos “genios” de la política y de las comunicaciones? ¿Qué el presidenciable colorado denote contra Cartes y haga campaña en solitario? ¿Qué no “se muestre” con los dirigentes del oficialismo, para confirmar a los electores que están igual de divididos que hace 10 años, cuando mordieron el polvo de la derrota? ¿De verdad lo subestiman tanto y piensan que es tan idiota como para caer en una trampa que se divisa a leguas de distancia o, en realidad, son ellos los que hacen gala de su profunda idiotez al creer que Marito, al igual que sus adversarios de las pasadas internas, son todos suicidas en potencia?.

Repasemos algunos números, para demostrar cuán estúpida es la zancadilla con la cual los “Dones” y sus escribas pretenden hacer tropezar al coloradismo. El pasado 17 de diciembre Marito obtuvo 564.811 votos (50,93%) y el candidato oficialista, Santiago Peña, 480.114 (43,29%). En consecuencia, cualquier novato en política se dará cuenta que para encarar el desafío electoral de abril próximo con probabilidades de éxito, lo primero es contar con todos esos votos (1.044.925) como piso, para luego salir a buscar a los colorados que no participaron de dichos comicios, a unos 200.000 más, como mínimo, porque con la cantidad registrada en las internas aún no garantizan la victoria. En otras palabras, si el objetivo de la ANR es retener el poder, no tiene ninguna otra alternativa más que SUMAR, mientras que algunos, tal vez creyéndose muy “vivos”, intentan convencer a los “maritistas” que la mejor opción es… RESTAR. ¡Vaya disparate!

Pero además, hay una cuestión de fondo que tiene que ver con cuestiones democráticas elementales, que ni a Zuccolillo, ni a Vierci, ni a sus “prestigiosos” esbirros les importa tres cominos. En los partidos políticos pueden librarse las mayores disputas internas pero, una vez que sus miembros se expidieron, en este caso escogiendo a sus candidatos, todos deben cerrar filas en torno a ellos, independientemente del sector al cual pertenezcan. Si no fuera así, ¿para qué existen los partidos? ¿Por qué cada sector no se presenta por su cuenta, y listo?

Pero claro, resulta imposible hablar de democracia con dinosaurios como éstos. No forma parte de su naturaleza. Ellos solo actúan en función a sus intereses corporativos y a sus ansias de vendetta, buscando derrotar a sus enemigos políticos como sea, incluyendo trampas por demás estúpidas, como la que a diario le ponen a sus pies a Marito.

Commentarios

comentarios

Mira también

El “Grupete” recargado

El nuevo mandatario tiene una rara habilidad para meterse en problemas. Los ha generado y …