miércoles , junio 19 2019
Inicio / Curiosidades / Ratas están ganando la guerra contra los gatos

Ratas están ganando la guerra contra los gatos

Una investigación ha monitorizado una planta de reciclaje de residuos durante 79 días. Solo registraron dos muertes de ratas por parte de gatos.

NUEVA YORK.- La sabiduría popular neoyorquina dice que las ratas de las cloacas no le tienen miedo a nada y que tienen el tamaño de gatos. Parece ser que en las callejuelas y los bajos fondos, estos animales fieros y astutos solo tienen un enemigo natural: los gatos. Ahora, un estudio que se acaba de publicar en la revista Frontiers in Ecology and Evolution ha desvelado que estos felinos apenas cazan ratas en Nueva York. Los roedores están ganando la guerra, y lo único que hacen los gatos es comerse pequeñas presas, como aves, alterando el ecosistema urbano.

Por primera vez, un equipo de investigadores ha monitorizado lo que ocurre en el entorno «natural» de las ciudades. A través de vídeos y de un sistema de marcaje por medio de microchips, los investigadores registraron lo que ocurría en una planta de reciclaje de residuos habitada por una abundante colonia de ratas y un grupo de gatos. Así, observaron que las ratas cambian su comportamiento y comienzan a salir menos al aire libre en presencia de los felinos. Lo hacen con tanto éxito, que en 79 días solo murieron dos ratas bajo las zarpas de los gatos. Por tanto, los hallazgos muestran que usar gatos para controlar la epidemia de ratas tiene más inconvenientes, la amenaza contra la fauna urbana, que beneficios.

“En presencia de gatos, las ratas ajustan su comportamiento y se hacen más escurridizas, pasando más tiempo en las madrigueras”, ha dicho Michael H. Parsons, primer autor del estudio e investigador en la Universidad de Fordham (Nueva York). “Esto hace que nos preguntemos si realmente soltar gatos para controlar las ratas merece la pena”.

Los autores de esta investigación han constatado que los gatos prefieren atacar presas más pequeñas e indefensas, como pájaros, antes que a las ratas. Dado que estas comienzan a esconderse, el resultado es que son menos visibles, y la gente asume que su número ha bajado, aunque no sea así realmente.

Commentarios

comentarios

Mira también

Permafrost del Ártico se derrite 70 años antes de lo esperado

Los últimos veranos muy cálidos en el alto Ártico canadiense entre el 2003 y 2016 …