Martes , noviembre 20 2018
Inicio / Editorial / Recuperadas para el pueblo

Recuperadas para el pueblo

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Mucha gente necia se llena la boca con diatribas hacia el Gobierno y en especial hacia el Presidente, hablando digámoslo sin vueltas, por boca de ganso, desconociendo absolutamente la realidad de la histórica revolución que está operando el “Nuevo Rumbo”, del que tanto se burlan, en nuestro país.

Tildarán de posiciones chupamedísticas a las que estamos exponiendo, pero lo hacemos con el absoluto convencimiento, de que por primera vez en la historia reciente del país, se está operando una transformación importante, demostrable desde todo punto de vista, con números que cantan y que dejan absolutamente mal parados a los tiroteadores de adentro y de afuera, que acusan sin pruebas, que calumnian, que tiran una mala onda espectacular y que a toda costa intentan destruir lo que trabajosamente se está construyendo como una nueva imagen del país.

Lo peor de todo, es que donde se mete la mano saltan problemas ancestrales, jamás solucionados… ¡Nunca nadie se ocupó de gobernar en serio este bendito país!.

Así en el ámbito de la política y el parlamento, con actitudes taimadas que evidencian un apego extraordinario al dicho de “para mí lo ancho, para ti lo agudo”, y agregamos nosotros… y el país que se joda. Así también en el caso de las escuelas que se caen, el interminable y para más politizado drama campesino, la carencia terrible de viviendas dignas, la frustración perversa en los rubros de educación y salud, pasando por todos los estamentos sociales hasta llegar a los tomateros cuyas frutas se maduran todas al mismo tiempo…el Gobierno lamentablemente no puede cansarse de solucionar los problemas.

La  lucha contra la corrupción está súper planteada. La transparencia es una realidad palpable, en fin.

Pero en todo este admirable proceso hay un logro, que es un faro que ilumina una antigua negra noche, un pozo sin fondo, donde se robaba salvajemente al país, donde se forjaron candidaturas presidenciales espúreas para proseguir con el latrocinio, etc, en gobiernos cuyas cabezas ahora se llenan la boca de críticas, con una caradurez digna de la máscara de hierro…

Nos referimos a Itaipú y Yacyretá. Orden directa del presidente Cartes. Dejar de robar. No más maletines. Invertir todo lo posible en obras sociales, no dar un paso atrás en este tema. Una directiva impensada totalmente en el pasado, donde lo primero que se hacía era ubicar a leales (léase ladrones expertos) en estos cargos de confianza para sacar el máximo “provecho” posible en beneficio propio por supuesto.

Y nuevamente todo está a la vista. Las grandes obras de infraestructura, viviendas, por donde se mire, se visualiza el letrero “Financiamiento de la Itaipú Binacional”. Igualmente, lo de Yacyretá aunque en menor medida.

Spalding soltó una cifra espectacular ayer nomás. Por supuesto no servirá para taparles la boca a los agoreros del apocalipsis. Anote esta cifra.  Y cuando lea diatribas en las redes sociales, circulen memes ridículos intentando menoscabar la figura del jefe de Estado, recuérdela. Sin  parangón en la historia. Podría preguntarlo incluso a los expresidentes, cuáles fueron sus números. Nada menos que 700 millones de dólares para obras sociales, solamente en este año que está terminando. Sumados a otros 300 millones de dólares que están dentro del presupuesto de la entidad, para este tipo de emprendimientos, se llega a la friolera suma de 1.000 millones de dólares. Leyó bien. Se lo ponemos en letras: Mil millones de dólares.

Recuperados para el pueblo. Así de sencillo. Así de real. Así de importante.

Commentarios

comentarios

Mira también

El paraíso de Mahoma

Eso es nuestro país para los narcotraficantes, sobre todo para los que son detenidos en …