domingo , julio 21 2019
Inicio / Impreso / Sábado Santo: Esperando en oración y ayuno la resurrección

Sábado Santo: Esperando en oración y ayuno la resurrección

Jóvenes escenificaron la crucifixión de Jesús en Natalicio Talavera, Guairá.

Durante el sábado santo la comunidad cristiana permanece junto al sepulcro del Jesucristo, meditando su pasión y su muerte, su descenso a los infiernos y esperando en oración y ayuno la resurrección. Desde mañana, los templos volverán a lucir sus mejores ornamentos para recibir a la feligresía católica que con júbilo celebrará el Domingo de Pascua.

CIUDAD DEL ESTE.- El sábado santo también conocido como “el día del silencio”, donde la comunidad cristiana custodia al sepulcro de Cristo. Callan las campanas y los instrumentos de las iglesias. Los coros de las capillas ensayan el aleluya, pero en voz baja. Es día para profundizar y contemplar el altar está despojado. El sagrario, abierto y vacío.

La cruz de los templos permanece entronizada, iluminada, adornada con un paño rojo, con un laurel de victoria. Dios ha muerto, ha querido vencer con su propio dolor el mal de la humanidad.

En sábado santo se realiza la vigilia pascual que concluye con la liturgia eucarística y se acompaña a la Santísima Virgen María, que vela en soledad junto a la tumba de su amado Hijo.

Durante la velada se realizan tres actos importantes que inician con la celebración del fuego en donde el sacerdote bendice el fuego y enciende el cirio pascual. En este evento se entona el pregón que es un poema escrito cerca del año 300 que proclama que Jesús es el fuego nuevo.

Igualmente, se da también el culto de la palabra donde se leen siete lecturas, desde la creación hasta la resurrección. En este momento, la lectura del libro del Éxodo es la más importante, porque narra el paso de los israelitas por el mar Rojo cuando ellos huían de las tropas egipcias y fueron salvados.

El tercer episodio es cuando se renueva sus promesas bautismales renunciando a satanás a sus seducciones y a sus obras, se bendice la pila bautismal o un recipiente en representación, y se recita la letanía de los santos que nos une en oración con la iglesia militante y triunfante.

El Domingo de Pascua, es el aniversario del triunfo de Cristo. Es la feliz conclusión del drama de la pasión y la alegría inmensa que sigue al dolor. Un dolor y gozo que se funden, pues se refieren en la historia al acontecimiento más importante de la humanidad: la redención y liberación del pecado de la humanidad por el hijo de Dios.

Commentarios

comentarios

Mira también

La primera fábrica de tejidos de alambre en una cárcel

SAN PEDRO.- Los reos de la cárcel regional de San Pedro se dedican a elaborar …