Lunes , diciembre 17 2018
Inicio / Editorial / Santi Peña y HC, vs Marito y los “Dones”

Santi Peña y HC, vs Marito y los “Dones”

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Si votás por Santi Peña estarás votando por HC o por el cartismo, dicen algunos, lo cual es enteramente cierto, pues el joven aspirante a la presidencia representa la continuidad del proceso de cambios que está operando en la estructura del Estado y en diversos ámbitos de la sociedad, desde el 2013.Tan cierto como que si votás por Marito, votarás en realidad por Vierci y Zuccolillo, autores del libreto que ejecuta el candidato del neostronismo, por medio del cual pretenden restaurar el  país que ya padecimos y recuperar sus perdidos privilegios, entre ellos, el manejo de las riendas del poder político. Estas son las opciones entre las que deberán escoger los colorados en sus internas del próximo domingo, de las cuales, es casi un hecho, surgirá el próximo presidente de todos los paraguayos.

Los críticos al candidato oficialista creen desprestigiarle al sindicarlo como “más de lo mismo”, pero se equivocan de cabo a rabo. El “cargo” tendría algún fundamento si tuviera como antecesor a un gobierno fracasado, que deja al país en peores condiciones de las que había recibido. Pero, ¿ese el caso de la actual administración? Claro que no y Peña, como exministro de hacienda y articulador de políticas públicas lo sabe más que nadie. Por eso resaltó a lo largo de la campaña el orgullo de haber sido parte del gobierno y se encargó de exponer  sus logros en todos los foros a los que tuvo acceso, cerrándole la boca, con mucha educación y abundantes números, a “los periodistas pagados para atacar al gobierno”, al decir de Horacio Cartes.

Algunos pocos ejemplos. Se licitaron obras de infraestructura, muchas culminadas, otras en distintas fases de ejecución, por más de 5.000 millones de dólares, es decir, el doble de lo invertido por los gobiernos de Nicanor Duarte, Fernando Lugo y Federico Franco, juntos, con todo el movimiento económico que eso supone, empezando por la generación de puestos de trabajo. Se multiplicaron los programas sociales de asistencia a los compatriotas en situación de pobreza y pobreza extrema, al igual que las viviendas sociales; y cada vez son más los becarios que cursan sus estudios universitarios en el país y se capacitan en el exterior, entre ellos docentes, que elevarán la calidad de nuestros profesionales, así como de la enseñanza.

El discurso de Santi fue por tanto bastante sencillo y se basó en resultados palpables, a la vista de todos. “Sí, queremos hacer más de lo mismo, mucho más, lo cual es posible porque el gobierno entrante recibirá un país en ascenso, no en retroceso, como el  que heredó Cartes”

Estos son hechos muy difíciles de refutar y menos confrontar con alguna chance de éxito proponiendo reflotar a cambio el decrépito Estado clientelista y prebendario,  como plantea Marito, que solo sirvió para que un puñado de delincuentes amasaran inmensas fortunas en las últimas décadas.

Por eso “Don Acero” y “Don Antonio” centraron la poderos artillería de sus medios en pintar al Paraguay como la peor basura del planeta. Que la ruta no debía ir por ahí, que la pintura debía ser amarilla y no blanca, que en el superviaducto hay agua…cuando llueve, hasta el extremo grotesco de afirmar que “nada de eso se come”. Que Marito es “invencible” y que estaba 23,5% arriba en las encuestas. Que Santi es  “luego” liberal, que HC lo manejará por control remoto, que el oficialismo es  “golpista”. Y, cuando nada de eso funcionó, empezaron con la delirante campaña sobre el “fraude” que estaría en gestación.

Evidentemente sobre estimaron la capacidad de mentir e influir de sus respectivos medios y subestimaron la inteligencia de los paraguayos, en este caso de los colorados, porque semejante mamarracho discursivo solo puede ser fruto de mentes muy mediocres y de fanáticos que no tienen cura.

Pues bien, estas son las dos fuerzas que se medirán en la “pelea de fondo” del  domingo próximo. Es la que tiene como protagonistas a Santi y HC, de un lado, y a Marito y los “Dones” por el otro. Es entre el futuro  que se está construyendo y el pasado que nos tenía hundido en la pobreza y el atraso. Una tremenda disyuntiva sobre la que los colorados ya se expidieron en las internas del 2013 cuando eligieron a Cartes y que, según todos los datos de la realidad, lo ratificarán con su apoyo a Peña, para seguir avanzando.

Commentarios

comentarios

Mira también

Banda de irresponsables

Cualquiera que comprenda los alcances de que Paraguay  logre el grado de inversión, no podría …