Miércoles , noviembre 21 2018
Inicio / Columnistas / Se le extraña a Benedicto XVI

Se le extraña a Benedicto XVI

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter
Por: Cirilo Ibarra Enciso. Periodista de ADN en Mariano Roque Alonso
Por: Cirilo Ibarra Enciso. Periodista de ADN en Mariano Roque Alonso

Tras los últimos acontecimientos, tras los nuevos escándalos que volvieron a afectar a la Iglesia Católica, para muchos feligreses era oportuno por lo menos un pronunciamiento de las autoridades eclesiales, en coincidencia con la gran celebración en Caacupé.

En diversos sectores se consideró que no es mucho pedir un reconocimiento de los errores cometidos y hasta un pedido de disculpas en nombre de quienes faltaron a sus votos, que generalmente incluyen pobreza, castidad consagrada y obediencia. O los reconocidos como “votos públicos” por la ley eclesiástica o la ley canónica.

No pasó absolutamente nada. Los últimos casos, del sacerdote Estanislao Arévalos, que fue condenado a seis años de cárcel al ser encontrado culpable del abuso sexual de dos niños y del párroco de Limpio, Silvestre Olmedo, denunciado por supuesto acoso a una joven, pasaron desapercibidos.

Sin duda fue el momento en que se le extrañó al Papa Benedicto XVI, porque fue quien tomó una drástica determinación cuando se puso al descubierto las luchas internas por el poder, malversaciones económicas y relaciones homosexuales dentro de los muros del mismo Vaticano.

Sin dudas que son hechos graves, pero no menos graves de lo que se suceden en nuestro país. Pero la diferencia está en que en nuestro medio, al parecer no le incomoda a nadie, pese a que el arzobispo y los obispos ya son también bien grandecitos para sentir lo mismo que sintió Benedicto.

Ocurre que muchos dijeron “demasiado para un anciano”, refiriéndose al entonces Papa, cuando decidió renunciar. El vocero de prensa del pontífice, padre Federico Lombardi, sostuvo: “La Iglesia necesitaba alguien con mayor energía física y espiritual que pudiera enfrentar los problemas y desafíos de gobernar la Iglesia en este cambiante mundo moderno”.

¿Que se necesitará en nuestro país para que los veteranos líderes de la Iglesia Católica sigan los pasos de Benedicto? Este sorprendió al mundo cuando se convirtió en el primero en renunciar al pontificado de la Iglesia Católica, en casi 600 años.

Pero lo que pasa en el Paraguay “nadie pierde ni gana reputación”, como diría Cecilio Báez. En realidad él se refería al comportamiento de los políticos, pero viendo lo que pasa en el ámbito católico, no dista mucho de los sucesos en el marco político.

Pero si hasta este momento no ha explotado todo, es simplemente porque gran parte de nuestra gente aún cree ciegamente en los sacerdotes. “Pa’imahe’i” (ya dijo el sacerdote) es un dicho muy latente aún en el ámbito de la Iglesia. Y en Caazapá se conoce una anécdota de antaño y que hasta ahora se recuerda, quedando también patentado en un dicho: “Ciertoooohe’i Boquerón gua oja’oramo chupekuera pa’i” (cierto dicen pobladores de Boquerón cuando les reta el sacerdote).

Sin embargo, al parecer está llegando el momento de rectificar rumbos en la Iglesia Católica. Es hora que las mismas autoridades eclesiales traten de limpiar su estamento. Basta de esconder o proteger a quienes ensucian los hábitos o a quienes están por destruir totalmente la ya deteriorada imagen de Iglesia.

Commentarios

comentarios

Mira también

Durante el acto de presentación de los equipos y los especialistas del área de la Fundación Tesãi.

Fundación Tesãi da otro salto gigante en la medicina moderna

El nuevo equipo de estimulación magnética transcraneal, único en Paraguay por sus características  para el …