Lunes , septiembre 24 2018
Inicio / Editorial / Se lo va a extrañar (II)

Se lo va a extrañar (II)

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Lo vimos –y lo escuchamos- en uno de los videos de ese carretel interminable del Facebook, que dicho sea de paso parece una calesita enloquecida que engulle todo lo que se le acerca.

Preguntaba, palabras más, palabras menos: ¿Cuál es el Gobierno más eficiente del mundo? Y se contestaba: El de Canadá. Nosotros habíamos pensado en uno de los países nórdicos que parecen un paraíso donde el seguro social, lo cubre todo pero…paradójicamente tienen la tasa de suicidios más alta del planeta. Palo porque bogas…palo porque no bogas. En fin.

El Gobierno canadiense. Daban una serie de razones, pero la más destacada era que en el gabinete no había ministros políticos de ninguna laya, todos, absolutamente todos, eran ministros técnicos, formados, especializados, para la cartera que desempeñaban.

Así el ministro de Agricultura, era un ingeniero agrónomo, el ministro de Hacienda, un economista formado en políticas públicas, el ministro de Salud obviamente, un médico con experiencia en administración de recursos en el área y así todos y cada uno.

Le daban una extraordinaria importancia a este asunto. No había clientelismo, no se contaminaban, las cosas, ni padrinazgos ni cosa por el estilo.

Por supuesto que no toda la eficiencia y transparencia se debían solamente a que eran técnicos. Tenía mucho que ver su formación en cívica y moral, su patriotismo, evidenciado en su capacidad de trabajar incansablemente al ritmo que imponía el jefe, etc.

Las “chapas presidenciales” de los partidos, eran elegidas o no, de acuerdo a su propuestas “técnicas” y humanas.

Salvando las distancias, mucho de eso hizo el gobierno de Horacio Cartes, que se está despidiendo. Casi todos sus ministros, salvo pocas excepciones, fueron técnicos calificados para la materia. Fue su famosa “selección” que anunció HC y que la cumplió.

Y los resultados de su gobierno fueron absolutamente constructivos. Como todo el mundo sabe, el mejor de los últimos 50 años por lo menos. Sus “números” batieron por goleada a los obtenidos en las administraciones inmediatamente anteriores. No hay punto de comparación.

Solamente la terrible leyenda negra que por motivos económicos tejieron en torno suyo los dos grandes conglomerados de medios, grupo ABC y Última Hora, impidieron que el pueblo reconozca esos avances  y le dieran su pleno respaldo al candidato que evidentemente iba a darle la mayor continuidad al modelo.

Por supuesto que el presidenciable colorado electo, sabrá mirar esos signos. Para trabajar, para seguir construyendo el país, técnicos calificados, honestos y trabajadores. Políticos…posiblemente un lastre, quizás no todos, que harán que la renovación y la transparencia corran más lento.

El ejemplo de HC debe ser tenido en cuenta.

Commentarios

comentarios

Mira también

Pobre Marly…

Hay temas que deben ser investigados independientemente de la poca o nula autoridad moral del …