Domingo , septiembre 23 2018
Inicio / Editorial / Señales opuestas

Señales opuestas

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Mientras, por un lado, los gestores del diálogo entre senadores de Honor Colorado y Añetete parecen haber perdido el empuje que tuvieron en los días iniciales de la crisis, por otro pareciera que las señales de distanciamiento de parte de Colorado Añetete respecto a Honor Colorado, parecen cada vez más notorias.

Es cierto que todavía hay sectores que alientan la posibilidad de una salida negociada, aunque desde el oficialismo el mensaje fue claro en todo momento, la única posibilidad de salvar la crisis es con el juramento de Cartes como senador. Aun así, algunos insisten con que no todo está perdido y que hay un punto de encuentro entre ambos sectores internos, en el que se destrabará el problema.

Pero las señales parecen apuntar a lo contrario. La actitud asumida por Abdo Benítez en las últimas semanas y sus últimas declaraciones a la prensa parecen dar a entender que el distanciamiento es cada vez más pronunciado. De todos modos, esta semana será clave para las negociaciones. Si algo puede cambiar, lo hará en estos últimos días, antes del sábado 30, cuando jurarán los nuevos senadores.

El conflicto se amplió en las últimas semanas y ya no se trata solamente del juramento de Cartes, sino también de la elección de las mesas directivas de ambas cámaras. Cuando ya se pensaba que las cosas estaban solucionadas, por lo menos en cuanto a este tema, porque en el Senado el cartismo apoyaría al candidato añetete y en Diputados ocurriría lo contrario, saltó un integrante de la Cámara Baja del movimiento de Abdo Benítez, a reclamar el cargo, con lo que el conflicto también afectó a esta parte del Legislativo en la que parecía no haber problemas.

Afortunadamente, esta crisis tiene una fecha de vencimiento, porque todo el conflicto terminará una vez pasado el plazo de juramento de los legisladores. Como bien decía Juan Domingo Perón, la única verdad es la realidad, y esta se develará el próximo sábado, cuando comprobemos si Cartes jura o no como senador.

En la intención de desear que el gobierno de Abdo Benítez tenga la estabilidad y gobernabilidad necesarias para iniciar con buen pie, es de esperar que las posturas, intransigentes hasta ahora, sean analizadas y se revean, buscando el bien común y el respeto al Estado de Derecho, evitando el caos jurídico e institucional con el que advertía Juan Carlos Mendonca, en el caso de que el Senado desobedezca una sentencia de la Corte Suprema de Justicia.

En realidad, no tiene por qué haber desaparecido el sentido común de la mayoría de los senadores, especialmente añetete y opositores, que en algún momento podrían recuperar la cordura y entender que un capricho personal no puede poner en vilo a toda una nación y arriesgar la vigencia de las instituciones. La única forma en que se pueda consolidar un Estado de Derecho es mostrando un absoluto respeto a la Constitución, las leyes y las sentencias judiciales, sin importar que estas nos beneficien o no.

De lo contrario seguiremos siendo una republiqueta bananera poco seria e indigna de confianza, en donde las leyes se obedecen solamente cuando no queda más remedio. Esperemos que esta sea una semana en la que prime la racionalidad por sobre todas las cosas.

Commentarios

comentarios

Mira también

Por mal camino

Lo que se logró durante el gobierno del presidente Horacio Cartes no fue casualidad. Antes …