Jueves , mayo 24 2018
Inicio / Editorial / ¿Sincericidio?

¿Sincericidio?

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

Votar cruzado significa que el elector vota por una lista para un cargo determinado y por otra para algo diferente. La campaña de ABC y su patrón pretende que la gente cruce su voto en lo que hace a las cámaras del Congreso, y eso lo deducimos fácilmente porque llevan semanas publicando la hoja de vida de los candidatos colorados, especialmente para el Senado.

O sea que lo que pretenden los medios de comunicación que se alinean como velas ante los antojos de Zuccolillo es que los electores voten cruzado a la hora de elegir a sus candidatos a senadores y diputados. Así que no es una campaña a favor de los candidatos de la alianza para la Presidencia de la República, sino en contra de los de la ANR para el Congreso.

Quiere decir que mientras Alegre se pavonea diciendo que en Uruguay vaticinan su triunfo y los medios “independientes” hablan de las encuestas truchas contratadas por la ANR, el convencimiento profundo que tienen es que el domingo los resultados irán en contra de sus deseos e intereses.

Por supuesto que es fácil imaginar que, con el poco respeto que tienen a las leyes vigentes, Zuccolillo y sus esbirros bien pueden mencionar con todas las letras su rechazo a las candidaturas coloradas. Pero en este caso ni siquiera necesitan hacerlo para notar que ellos mismos están asumiendo que el 22 la realidad les golpeará con fuerza y quedará palpable que toda la guerra absurda que iniciaron hace 5 años no les sirvió para nada.

Nosotros sí somos respetuosos de las leyes y puntillosos obedientes a lo que se dispone en el Código Electoral, cuando dispone la veda electoral. Además, consideramos que todo ya está dicho, las posiciones están tomadas y ya sea una lista de punta a punta o con voto cruzado, un alto porcentaje de los electores sabe perfectamente lo que hará el domingo en el cuarto cerrado.

Sin embargo, nos parece digno de destacar el alto nivel de desesperación en el que han caído estos sectores, que ahora se sacaron de la galera una campaña sin pies ni cabeza porque, como bien dijo el ingeniero Gustavo Pedrozo, el voto cruzado es un derecho que conoce cualquier elector, que sabe perfectamente que en el cuarto oscuro puede hacer lo que se le antoje con absoluta libertad.

Si a Zuccolillo le hace ilusión pensar que en el Parlamento del período 2018-23 habrá menos bancas coloradas, bien por él, aunque los guarismos le contradigan y el sentido común no aparezca ni por equivocación. Claro que habrá voto cruzado, como siempre, pero, también como siempre, su porcentaje no incidirá para nada en los resultados finales de las elecciones. Como siempre.

Commentarios

comentarios

Mira también

Cantos de Sirena

Halemos claro. El impuestazo al tabaco es una vendetta política. Lo denunció sin pelos en …