Sábado , septiembre 22 2018
Inicio / Columnistas / Vamos con el skech “hablemos sin saber”

Vamos con el skech “hablemos sin saber”

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter
Por: Cirilo Ibarra Enciso. Periodista de ADN en Mariano Roque Alonso
Por: Cirilo Ibarra Enciso. Periodista de ADN en Mariano Roque Alonso

Decía el senador “Cale” Galavarna que la izquierda no tiene mucha gente, pero que tiene una tremenda capacidad para agitar las aguas y provocar las manifestaciones. Tal cual y aunque no esté mal que cualquier ciudadano ejerza ese derecho de reclamar, debería conocer bien el tema a cuestionar.

Pareciera que se va repitiendo aquel skech de un programa humorístico argentino “hablemos sin saber”. Por ejemplo, en el repudio a la aprobación de las notas reversales de Yacyretá, los manifestantes destacan que se asume una deuda millonaria, que deberá ser pagada por la ciudadanía con sus impuestos.

Increíble el desconocimiento y peor aun cuando eso se exterioriza públicamente y sus protagonistas son personas formadoras de opiniones, que se supone deben estar mejor informadas. No hace falta ser muy entendido en el tema, pero habría que manejar mejor lo que es Yacyretá, por lo menos en esa parte en que insisten que supuestamente la ciudadanía pagará la deuda con sus impuestos.

No hay que negar que esos de las notas reversales son complicadas y habría que dejarle a los técnicos que se refieran a las mismas. Pero hoy se les escuchan a los detractores del presidente Horacio Cartes a repetir que está mal y hasta lanzan eso de que afecta a la soberanía del país y a futuras generaciones.

Si uno dice que está mal una cosa, es lógico suponer que sabe cuál es la correcta. Pero nada de eso, la mayor parte de los que se manifiestan y protestan en este caso, no hacen otra cosa que poner en vigencia aquel término coloquial “hablar por boca de ganso”, que hace referencia a cómo los gansos repiten lo que escuchan.

Entre otros, en esa situación están los alumnos de los colegios Cristo Rey, Técnico Javier, San José, Las Teresas, Verbo Divino y algunos sectores de los universitarios, que se manifestaron la semana pasada.

Asimismo, el comunicado emitido por la Comunidad de Vida Cristiana (CVX), la Organización Internacional de Derecho Pontificio y el Movimiento Internacional de Apostolado en los Medios Sociales Independientes (MIAMSI), conformado por laicos y católicos, que entre otras cosas decía que “los más humildes serán los perjudicados, pues la deuda impactará en la recaudación impositiva que el pueblo debe pagar”.

Que absurdo, el Estado Paraguayo no debe y no pagará ninguna deuda. La que debe es la Entidad Binacional Yacyretá y para hablar de eso no hace falta ser profundo conocedor del tema. Basta leer nada más la primera parte del Tratado de Yacyretá.

Aquel que un 3 de diciembre de 1973 fue firmado en el salón Independencia del Palacio de López. Ese documento que suscribieron el entonces presidente de Paraguay, Alfredo Stroessner, y en representación de Juan Domingo Perón, presidente de Argentina, su esposa y vicepresidenta de la Nación en aquel momento, María Estela Martínez de Perón, en vista a que el jefe de Estado del vecino país se encontraba aquejado de una fuerte bronquitis.

La sugerencia es para que se lea el Art. III del Tratado, en el que se establece que Yacyretá “es una entidad binacional con capacidad jurídica, financiera y administrativa, y también responsabilidad técnica para estudiar, proyectar, dirigir y ejecutar las obras que tienen por objeto poner en funcionamiento la hidroeléctrica y explotarla como una unidad desde el punto de vista técnico económico”. Agrega que puede adquirir derechos, contraer obligaciones, independientemente de los dos estados, porque tiene autonomía y autarquía administrativa, económica y financiera.

Igualmente, se debe destacar que el Tratado indica que Yacyretá será administrada por un Consejo de Administración y un Comité Ejecutivo integrado por igual número de nacionales de ambos países.

Mientras que por el lado de los políticos de la izquierda, en su momento realmente estuvieron a punto de “rifar” Yacyretá. O ya se olvidan que el Ministerio Público abrió una investigación, en el 2010, por el presunto hecho punible en perjuicio de la Entidad Binacional Yacyretá y que habrían perpetrado “el corrupto Fernando Lugo y Efraín Alegre”, decía el padre Pedro Robadín. Fue en la época de Elba Recalde como directora de la EBY.

Existe una confirmación de la Contraloría General de la República que hubo “violación del Tratado de Yacyretá” y se arrimó a la Fiscalía los documentos, entre ellos el Decreto Nº 3.564, “por el cual se acepta el pago de las acreencias en concepto de compensación por cesión de energía por el Estado Argentino, de conformidad a lo dispuesto en el Numeral V.1 del Anexo C del Tratado de Yacyretá”.

Los fiscales René Fernández, Carlos Arregui, Claudia Criscioni y José Dos Santos, todos agentes de la Unidad de Delitos Económicos, estuvieron en la primera etapa de investigación. Sin embargo, ellos fueron denunciados ante el Jurado de Enjuiciamiento y no pudieron continuar en la causa. La carpeta quedó en la unidad del fiscal Fabián Centurión, quien también fue denunciado y nunca prosperó la investigación.

Hoy, los políticos “defensores” de la patria deberían pensar realmente en el país y saber quiénes fueron los que intentaron entregar la soberanía. Y los jóvenes, por favor, no se dejen utilizar y menos ser manipulados. Basta de hablar sin saber.

Commentarios

comentarios

Mira también

Lanzamiento de la competencia “Cabildo: patrimonio de sueños e historias”.

“Cabildo: patrimonio de sueños e historias”

ASUNCIÓN.- El lanzamiento de la competencia “Cabildo: patrimonio de sueños e historias”, primer concurso a …