Jueves , septiembre 20 2018
Inicio / Impreso / Solo con juicio político le separarían del cargo a Peralta
Humberto Peralta, ministro de la Secretaría de la Función Pública.
Humberto Peralta, ministro de la Secretaría de la Función Pública.

Solo con juicio político le separarían del cargo a Peralta

FacebookGoogle GmailOutlook.comGoogle BookmarksTwitter

ASUNCIÓN.- La interpelación al ministro de la Función Pública, Humberto Peralta, no tendrá ningún resultado más que el plagueo oficial y “por su cara” de los diputados, quienes no perdonan que haya sugerido la jubilación a los legisladores mayores de 65 años. Si quisieran que deje el cargo, deberían someterlo a juicio político, aunque pareciera una exageración por la “falta” cometida por el secretario de Estado.

La Constitución establece que las cámaras del Congreso tienen la potestad de interpelar a ministros del Ejecutivo o directores de entes descentralizados o binacionales y el funcionario tiene la obligación de asistir al encuentro y responder las preguntas. Si estas respuestas no satisfacen a la mayoría de los diputados o senadores, la cámara podrá aprobar el voto de censura, que, aunque suena grande, no es más que una recomendación al presidente para que despida a su funcionario.

En los casi 25 años de vigencia de la Constitución, hasta ahora ningún presidente ha hecho caso al voto de censura contra un funcionario suyo sino que ha archivado la recomendación legislativa, de la que nadie volvió a hablar.

En este mandato, el presidente Horacio Cartes recibió la recomendación del Senado de despedir al ministro de la Sicom, Fabrizio Caligaris, quien sigue ocupando el cargo casi dos años después del voto de censura.

Ahora es Peralta el que se sentará en el banquillo de los acusados en la Cámara de Diputados por haber sugerido la jubilación de los legisladores mayores de 65 años. Aunque el secretario de Estado pidió disculpas varias veces y admitió públicamente el error, los legisladores siguen con la sangre en el ojo y quieren hacerle pasar la humillación de una interpelación.

Aunque las respuestas que reciban del ministro de la Función Pública no les satisfaga y decidan el voto de censura, lo más probable es que Cartes ignore la sugerencia y Peralta continúe en el cargo sin ningún inconveniente.

La única forma que tiene la Cámara de Diputados para que Peralta deje el cargo es impulsar un juicio político en contra suya. Pero si la interpelación parece demasiado por algo que quedó evidente que fue un error, un juicio político ya es pasarse de la raya.

Commentarios

comentarios

Mira también

Taller de capacitación sobre “Arqueología: Ciencia, Cultura y Turismo”.

Capacitan en “Arqueología: Ciencia, cultura y turismo”

ASUNCIÓN.- Funcionarios de las Misiones Jesuíticas de Santísima Trinidad y de Jesús de Tavarangüé, en …